Proyectando el Turismo: Puerto Rico da un paso adelante…

… en la normalización de actividades, y apunta a EEUU para revivir su industria turística.

Puerto Rico está suavizando sus restricciones de COVID-19 a medida que los viajeros regresan a la isla, lo que permite a los visitantes dirigirse a bares, museos y más.

Puerto Rico ha eliminado recientemente sus requisitos de prueba para viajeros estadounidenses completamente vacunados, con el objetivo de impulsar los viajes a la isla caribeña. Ahora está reduciendo sus restricciones locales, permitiendo más libertad para visitar restaurantes, bares y atracciones.

Los bares han reabierto al 50% de su capacidad, mientras que los bares al aire libre y los “chinchorros” (quioscos de comida y bebida al aire libre) no tienen límite de capacidad. Sin embargo, se debe mantener una distancia física de seis pies (1,80 metros) entre personas que no pertenecen a la misma unidad familiar. Los restaurantes, centros comerciales, casinos, teatros, museos y piscinas de hoteles han aumentado su capacidad al 75%.

Las playas públicas y las reservas naturales también están abiertas, aunque los visitantes deben seguir las pautas de distanciamiento social. Sin embargo, las personas completamente vacunadas no están obligadas a usar máscaras en las playas, parques y áreas públicas al aire libre.

Puerto Rico también ofrece la oportunidad a los viajeros que no están vacunados y que llegan al Aeropuerto Internacional Luis Muñoz Marín de recibir la vacuna única Johnson and Johnson. La vacuna también está disponible para los turistas que se dirigen a las islas de Vieques y Culebra en la terminal de ferry de la Autoridad de Transporte Marítimo en Ceiba.

Si bien los estadounidenses vacunados pueden visitar sin una prueba, los viajeros que vengan de cualquier otro destino internacional deben presentar un resultado negativo de la prueba de PCR o arriesgarse a una multa de US $ 300.

Los viajeros completamente vacunados que planean visitar Puerto Rico (más de dos semanas después de su último pinchazo) deben cargar su tarjeta de vacunación COVID-19 en el portal en línea del Departamento de Salud de Puerto Rico. Una vez cargados, recibirán un código QR, que se escaneará cuando lleguen al aeropuerto.

Se han introducido pautas de distanciamiento social, requisitos de entrada específicos y límites de capacidad en las atracciones turísticas. Por ejemplo, el acceso al Viejo San Juan entre la medianoche y las 5 am está limitado a los residentes y turistas que se alojan en el área. Se recomienda a los viajeros que consulten las pautas en línea antes de reservar excursiones o visitas a atracciones turísticas.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) actualmente enumeran a Puerto Rico en el Nivel 3: Nivel alto de COVID-19, recomendando que los visitantes tomen precauciones como el uso de mascarillas (sobre la nariz y la boca) y el distanciamiento social, y sigan todos los requisitos locales cuando en Puerto Rico.

Después de un 2020 que nos sorprendió a todos, la isla del encanto poco a poco ha comenzado su regreso a la nueva normalidad.

Fuente: Lonely Planet

Alberto Aristeguieta

Volver al boletín

Artículos relacionados

Deja un comentario