Perú: Derrame de petróleo ocasionará pérdidas en turismo de S/ 200 millones

El ministro de Comercio exterior y turismo señaló que la cadena de turismo se ha visto dañada letalmente.


El derrame de petróleo ocasionado por la refinería La Pampilla de Repsol continúa generando perjuicios para una enorme cantidad de ciudadanos, esta vez en aquellas personas cuyos negocios dependen de manera directa e indirecta del turismo. Según el ministro de Comercio exterior y turismo, Roberto Sánchez, el impacto económico del desastre ambiental en este sector bordearía los S/ 200 millones.

“En una temporada normal, entre enero y marzo, se movilizaban 5 millones de personas a las playas afectadas. La pérdida económica es inmensa y bordearía alrededor de los S/ 200 millones, sin contar la afectación en la pesca artesanal”, explicó.

El ministro Sánchez se presentó en el distrito de Ancón y distritos de Lima Provincias, como es el caso de Aucallama y Chancay,  donde se reunió con autoridades, dirigentes y operadores de turismo, entre otros, para planificar acciones de apoyo a favor de las familias afectadas del sector. También, se están coordinando acciones conjuntas entre Mincetur,  Ministerio de Producción, Ministerio del Ambiente y gremios.

“La cadena del turismo ha sido dañada letalmente. Estamos hablando de una serie de negocios que lo están perdiendo todo. Es el caso de hoteles, restaurantes, agencias de viaje, operadores turísticos, sombrilleros y otros. Miles de empleos se están afectando”, sostuvo el titular del Mincetur. Sánchez también resaltó que el gobierno buscará que las indemnizaciones a los afectados sean justas y a la altura del daño que han causado. “Existe un daño ambiental, ecológico y económico colosal. Deben efectuarse las acciones de investigación de manear inmediata”, recalcó.

¿ES SEGURO CONSUMIR PESCADO?

Tras el derrame ocurrido en Ventanilla y su posterior expansión a más de 20 playas, el gremio pesquero de la zona se vio fuertemente afectada y también aquellos que no se encuentran tan cerca del área del desastre ya que mucho ciudadanos desconfían si es seguro consumir pescado hasta que se resuelva el problema. Al respecto, el Organismo Nacional de Sanidad Pesquera (Sanipes), entidad adscrita al Ministerio de la Producción, anunció las medidas que vienen tomando.

Sanipes señaló en un comunicado que se ha inspeccionado los puntos de desembarque cercanos a la zona de derrame (Callao y Ancón) en los últimos días y que estos siguen en evaluaciones para considerar qué se puede consumir y qué no.

“Si son recursos como el perico que se captura en altamar, no hay problema, con la anchoveta, el jurel, la caballa, tampoco. Ahora, sí hay problemas con la cojinova, mariscos, la pintadilla”, comentó Daniel Cáceres, representante de Sustainable Ocean Alliance (SOA). El especialista recalcó que no es recomendable consumir mariscos obtenidos de la zona de Ventanilla, Santa Rosa y Ancón.

Otro comunicado de Sanipes recomendó parar la extracción de moluscos bivalvos en el área de producción de San Lorenzo (Callao), Palomino (Callao), Isla Grande (Ancón) y La Isleta (Ancón). Además, se recomienda estar al tanto de las publicaciones de Sanipes para conocer cuáles son los productos que están ingresando a los terminales. Por el momento, la pesca del día llega de puertos del sur como Pucusana.

El ingeniero pesquero Alfredo Armendáriz, señaló que los pescadores artesanales han detenido sus labores por lo que los peces afectados no estarían llegando a los mercados. “El abastecimiento de productos hidrobiológicos en Lima, se realiza principalmente en dos mercados mayoristas ubicados en Villa María y en Ventanilla, ambos mercados son abastecidos desde los puertos y caletas fuera de Lima, por lo que los productos que ahí se expenden están libres de una posible contaminación de petróleo”, concluyó.

infobae.com

Artículos relacionados

Deja un comentario