Entre Cielo y Tierra: “La importancia de la limpieza en pueblos y ciudades”

Visitar la casa de un amigo o vecino y percatarse de su descuido y suciedad es decepcionante y desagradable, eso mismo pasa al visitar un pueblo o ciudad e inmediatamente darnos cuenta de que no exhiben un ambiente urbano limpio.

En la mayoría de los países las atribuciones legales relativas a aseo, limpieza, ornato, higiene y sanidad de los pueblos y ciudades están asignadas por la vía constitucional o legal a los municipios o alcaldías, por lo que en principio son dichos entes los responsables de que los visitantes se lleven una buena impresión de su territorio; sin embargo, en sus habitantes recae el deber de contribuir a que tanto su vivienda, como su frente y alrededores estén aseados.

Imagen referencial. El País. España

Para los visitantes, bien recreacionistas o turistas, la impresión sobre la limpieza y presentación de los centros urbanos visitados es muy importante, ya que de esta derivan las presunciones sobre las condiciones sanitarias de los mismos y de sus establecimientos de alojamiento, alimentación y recreación. En pueblos con basura tirada por todas partes seguramente abundan los roedores e insectos rastreros.

El esfuerzo conjunto de autoridades nacionales, municipales y sector privado puede lograr que una urbe tradicionalmente desaseada pase a convertirse en un ejemplo para otras. Tal es el caso de Guayaquil, la segunda ciudad más importante de Ecuador, la cual hasta principios de los 90´s lucía como una ciudad sucia con un rio muy contaminado (Río Guayas), y que posteriormente logró cambiar su imagen positivamente, tanto en limpieza como en ordenación urbana. Pero, la limpieza de un pueblo o ciudad es como la salud de nuestro cuerpo, hay que mantenerla permanentemente, porque su duración depende del esfuerzo del día a día.

Los aspectos que mayormente afectan el mantenimiento de un pueblo o ciudad son:

1. Educación de hogar:  Muy importante, ya que tanto padres como otras personas adultas que allí vivan deben practicar e inculcar a los niños los deberes de no ensuciar, depositar la basura en las papeleras u otros contenedores, mantener los espacios internos y externos limpios, evitar los malos olores, cultivar el aseo personal, y extrapolar ese comportamiento en todos los espacios públicos.

Imagen referencial. Pixabay.com

2. Educación formal. En esta etapa es muy importante, no solo que se enseñe y promueva la educación cívica y el comportamiento social, sino que los maestros y profesores den el ejemplo y promuevan las actividades de limpieza en todos los espacios públicos de manera de lograr crear conciencia ciudadana y convertir a esta en un valor comunitario.

3. Acción Comunitaria: Las comunidades deben promover el mantenimiento y limpieza de los espacios públicos donde conviven, motivando a los vecinos en este sentido y colaborando con las autoridades municipales y sus servicios de aseo y limpieza.

4. Acción Municipal: Las Alcaldías, además de cumplir con sus atribuciones relativas a aseo urbano y domiciliario, también deben conservar la infraestructura y espacios públicos en buen estado y promover el mantenimiento de las fachadas urbanas, paisajismo y ornato de su territorio. Las campañas de concientización y la ejecución de programas conjuntos con la comunidad mejorarán significativamente el aspecto del municipio.

5. Acción Empresarial: Las empresas privadas con sede, sucursales o intereses en los predios locales, pueden impulsar programas de limpieza y embellecimiento de estos, así como campañas educativas dirigidas a sus habitantes y a los visitantes.

En estos tiempos de pandemia hay una reducción significativa de los viajes internacionales y hasta que no se logre una vacunación masiva en los diferentes continentes y se mejoren los índices de contagio, las motivaciones de estos tenderán más a visitas familiares necesarias, turismo en destinos con bajos índices de contagio, o viajes de negocios; por su parte, la movilización interna seguirá más orientada hacia la recreación, los negocios y los viajes familiares. Lograr captar visitantes hacia destinos turísticos tradicionales o no, requerirá de tiempo y una buena combinación de oferta de servicios y atractivos, entre ellos, las condiciones sanitarias del núcleo receptor incluyendo su limpieza. La sostenibilidad ambiental de un destino incluye su limpieza, si este es percibido sucio por sus visitantes, no será repetido por ellos, ni recomendado a terceros.

Willian J. Bracho

Abogado, MSc. Gestión del Turismo Sostenible, Esp. Derecho de la Navegación.wjbracho@yahoo.com; willianbracho@estrategaconsulting.net Instagram: @Estratega_Consultores_wb

Volver al boletín

Artículos relacionados

Deja un comentario