Entre Cielo y Tierra: “El peso de la Sostenibilidad Ambiental en el Turismo”

El ambiente es un concepto complejo, incluye en principio al entorno natural, el paisaje, los espacios acuáticos, aéreos y terrestres; también incluye el ambiente urbano que ha desarrollado el hombre y otros factores derivados como el clima, los fenómenos naturales, el aseo, y la calidad de los espacios antes citados.


El turismo, por su parte, es una actividad social del ser humano, cada día mas amplia, y que consiste en el desplazamiento desde su lugar o área de residencia hacia otros lugares por diferentes motivaciones y por diferentes períodos de tiempo. La recreación de jóvenes y adultos tiene mucha similitud con el turismo, pero no incluye pernocta, sin embargo, esta también requiere que exista un ambiente sostenible para su desarrollo. En la medida que el ambiente se degrada por la acción humana, los núcleos receptores pierden la magia que atrae a los visitantes, porque estos procuran siempre encontrar sitios limpios, con bellos paisajes, aguas prístinas, clima agradable y servicios aceptables.

Un primer ejemplo nos lleva a considerar la actitud de un grupo de personas que deciden acampar en un lugar aledaño a un rio, pero rápidamente se percatan que las aguas están contaminadas por desechos sólidos (latas, plásticos, etc.). y el entorno está afectado por la tala de árboles o la quema de estos; en este caso es muy probable que los visitantes consideren no acampar allí y buscar un sitio más agradable y limpio.

En un segundo ejemplo tenemos a un grupo de visitantes que visitan una renombrada ciudad en su país, pero tan pronto llegan se dan cuenta que el aseo de la ciudad se ha degradado, que el mantenimiento del hotel está en el suelo, y que las playas, que otrora eran limpias ahora están contaminadas por aguas cloacales que son descargadas en ellas; además, la franja de arena está muy mal conservada y llena de palos, latas, botellas, etc.

Un último ejemplo nos lleva a un monumento natural muy visitado por turistas nacionales y extranjeros en donde, todo el entorno está lleno de basura que quizás dejan los propios visitantes, y existen grandes áreas verdes destruidas por caminerías no autorizadas, e incluso, el propio monumento natural se ve afectado por intervenciones con construcciones irregulares que le restan su vistosidad, su armonía con el resto de la naturaleza, o que simplemente lo contaminan destruyéndose el paisaje.

Tanto el turismo internacional receptivo, como el interno, incluida la recreación turística, crecen cada día más; también cada día entran a la oferta nuevos destinos que quieren captar una parte de los nuevos visitantes, y de aquellos que no repetirán en los sitios anteriormente visitados, por su decepción con el núcleo receptor, muchas veces por razones ambientales. También existe una paradoja con los visitantes, y es que estos, en buena parte, son la causa de la contaminación ambiental debido a su falta de educación ambiental, a la no existencia de una buena organización del destino turístico que se visualiza en la falta de caminerías, de recipientes para depositar la basura, o de vigilancia para mantener el orden ambiental, entre otras. También la sobrepoblación de visitantes en centros históricos, playas, parques y otros recursos naturales o artificiales, genera una degradación del ambiente.

Veamos lo que está pasando en la antigua y bella ciudad de Venecia, Italia. En los últimos dos meses ha pasado de tener una situación de inundación por marea alta, a una terrible baja de las aguas en sus canales navegables que son uno de sus mayores atractivos. En este caso, pareciera que el cambio climático es el principal causante de este profundo impacto ambiental, pero lo cierto es que el ambiente de Venecia se ha venido degradando y sus autoridades están preocupadas por la sostenibilidad del destino, al extremo de estar estudiando propuestas para mejorar la calidad ambiental, las cuales incluyen restricción en el arribo de buques de cruceros, inmensas barreras para contener las inundaciones y hasta nuevas normas sobre capacidad y limitación del uso de los espacios públicos utilizados por el turismo.

Las redes sociales han aportado nuevas alternativas para que los potenciales visitantes conozcan de antemano las condiciones ambientales de los destinos que desean visitar; nuevas organizaciones de turismo ecológico recomiendan a los turistas donde ir y a donde evitar ir por las malas condiciones del ambiente.

Ciertos fenómenos naturales tales como terremotos, huracanes y erupciones volcánicas, están degradando el ambiente en un buen número de destinos, algunos de ellos famosos y muy visitados como Puerto Rico, las Bahamas, las Islas Galápagos y el archipiélago Filipino; su recuperación es lenta y muchos visitantes se alejan. Lo único que pueden hacer los núcleos receptores es prepararse mejor para resistir los embates de la naturaleza, pero aun haciéndolo, se verán afectados por dichos eventos.

Para aquellos países que están tratando de posicionarse internacionalmente y así lograr captar visitantes y divisas, la calidad del ambiente es oro en polvo, porque será uno de los factores que mas peso tendrá a la hora de que los turistas decidan donde viajar. Los recursos naturales, la estabilidad del clima, el paisaje y la conservación del ambiente, serán el verdadero contrapeso de la calidad de servicio ofrecida a los mismos.

Las autoridades, nacionales, estadales y municipales tienen la responsabilidad primaria con relación a la conservación del ambiente en general; sin embargo, son las autoridades turísticas, los prestadores de servicios turísticos, y las comunidades, las que mas tienen que luchar porque el ambiente sea preservado en beneficio del desarrollo de la actividad turística.

Willian J. Bracho Rojas Abogado, Especialista en Derecho de la Navegación
MSc. en Gestión del Turismo Sostenible
willianbracho@estrategaconsulting.net
Instagram: @estratega_consultores_wb

Volver al boletín

Artículos relacionados

Deja un comentario