“Una vigorosa recuperación” prevé la mayor hotelera del Caribe

La Covid-19 ha impactado con fuerza en los resultados de Meliá, que pierde 425,9 millones (excluyendo deterioros) y mantiene su liquidez y resiliencia frente a una caída de ingresos de -70,7%, apostando por su capacidad digital y su liderazgo vacacional “como palancas para una vigorosa recuperación”.


Meliá, que con unos 20 mil cuartos en el Caribe es la mayor cadena de la región junto a Riu y AMResorts, logró atenuar la caída del Ebitda mediante “un eficaz plan de contingencia, logrando una reducción del 50,6% de sus gastos de explotación, excluyendo deterioros”, señala la comunicación de la hotelera a la CNMV.

El liderazgo digital en el periodo (con más de un 51% de las ventas realizadas vía melia.com desde el inicio de la pandemia) le permitió aflorar “ventajas competitivas en ocupaciones y tarifas, flexibilidad comercial, seguridad sanitaria, fidelidad y relación con el cliente”.

Meliá, la cadena líder en Cuba por encima de Sunwing e Iberostar, registra en el primer trimestre una positiva evolución de las reservas en el Caribe, que podría anticipar un verano de cierta normalidad en destinos como México y la República Dominicana.

La eficaz campaña de vacunación y la reapertura del Reino Unido a partir de mayo reactivan las reservas para el segundo semestre, evidenciando la importante demanda contenida, informa Meliá a la CNMV.

Para Gabriel Escarrer, CEO de Meliá, “2020 no se parece a nada que hayamos conocidoen nuestros 65 años de historia; no hay comparable posible”. “Tras alcanzar en 2019 unos resultados positivos y mantener la misma tendencia durante los dos primeros meses de 2020, la aparición de la pandemia a partir del mes de marzo dejó la actividad turística en un estado de práctica hibernación”, esgrime Escarrer.

La crisis sanitaria ha obligado a los hoteleros del Caribe a renegociar las hipotecas de sus inmuebles, según lo confirma a ‘Desarrollo’ Ramón Roselló, gerente de Inverotel, la asociación que agrupa a las grandes cadenas hoteleras del Caribe como Meliá, AMResorts, Riu, Bahía Príncipe, Iberostar, Bluebay, Excellence o Palladium, entre otras.

Apostar por nuevos desarrollos hoteleros en el Caribe en estos momentos es una tarea casi imposible para las grandes cadenas hoteleras de la región. Así lo confirman a ‘Desarrollo’ desde la mayor cadena española con presencia en el Caribe, que ve ralentizado el crecimiento en la región por la falta de financiación.

“A fecha de hoy, el crecimiento en el Caribe se ha visto ralentizado porque casi todo el crecimiento en esa parte del mundo normalmente es en desarrollos de suelo, y esto a día de hoy es complicado porque la financiación es bastante limitada”, ha explicado María Zarraluqui, Managing Director en Meliá Hotels Internacional.

Gabriel Escarrer Jaume aseguró en declaraciones para REPORTUR.mx que un posible desembarco de Donald Trump como propietario hotelero en Riviera Maya sería positivo por ampliaría la notoriedad del destino.

reportur.com

Volver al boletín

Artículos relacionados

Deja un comentario