Premio Nacional de Turismo. Por Álvaro Montenegro

La instauración del Premio Nacional de Turismo de Venezuela representa un hito en la actividad turística del país, y un gesto simbólico importantísimo de reconocimiento a esos titanes que día a día nos ayudan a viajar


Por iniciativa del Ministro de Turismo, Alí Padrón, fue creado oficialmente el 30 de mayo de este año el Premio Nacional de Turismo, “Un galardón con el que se busca reconocer la calidad, productividad, y excelencia de la labor realizada por los empresarios, emprendedores, asociaciones, y corporaciones regionales del sector, en la promoción de las bellezas y bondades naturales del país”. Este hecho no debería pasar desapercibido, porque envía una señales muy claras de aprecio a la labor que hacen miles de héroes que trabajan muy duro por el turismo, pese a todas las dificultades, y sueñan con una Venezuela mejor.

Para ponernos en contexto, viviendo nosotros en un país con actividad económica principalmente minera, el sector turismo tradicionalmente ha ocupado en Venezuela, a diferencia de otros países en el Caribe, un puesto muy secundario en la mente de gobernantes y gobernados. Toda la vida hemos menospreciado, por omisión, a la actividad turística como un factor clave de bienestar social y desarrollo. Otros países se han dado cuenta de que el turismo es un formidable generador de empleos dignos, y de divisas. Por cada unidad monetaria invertida, el sector turístico genera más empleos que cualquier otra actividad porque se traduce en gente atendiendo a otra gente.

Sin embargo, no existe desarrollo del turismo sin el concurso del sector privado. La única manera de aumentar la actividad turística en cualquier destino, es uniendo en una sola dirección estratégica a las autoridades, regionales o nacionales, con el sector privado. Los particulares son una pieza clave e indispensable en el desarrollo del turismo. Eso lo podemos comprobar empíricamente con tan solo darle un vistazo a los países que tienen al turismo en un puesto privilegiado de su economía como España, México, Francia, Aruba, República Dominicana, y Cuba, por solo mencionar algunos.

Al sector privado, a esos particulares que invierten su vida, tiempo y dinero dedicándose al turismo, le corresponde desarrollar su creatividad y tomar la iniciativa para desarrollar algún negocio de servicio turístico en un lugar donde crea que pueda ser atractivo para los viajeros. En Venezuela, esas personas han demostrado una capacidad de trabajo heroica, y sobre todo una asombrosa actitud optimista que desafía a todas las dificultades. Son unos héroes soñadores, que se vieron obligados a cerrar sus hoteles y posadas por la pandemia, a dejar sus aviones en tierra, o a pedirle a los empleados de su agencia de viajes que no fueran a trabajar durante meses. También sufrieron los embates que una severa crisis economía les trajo, sumado a la carencia de servicios públicos confiables y adecuados para los viajeros.

Por eso, no debe pasar inadvertido el hecho de que por primera vez alguien les reconozca esa actitud casi épica, esa capacidad de resistencia y esas ganas de trabajar por Venezuela. La instauración del Premio Nacional de Turismo de Venezuela representa un hito en la actividad turística del país, y un gesto simbólico importantísimo de reconocimiento a esos titanes que día a día nos ayudan a viajar, para conocer los paisajes y destinos más bellos de Venezuela. Confiamos en que se reconozca ese premio como una institución, y que año tras año todos los prestatarios de servicios turísticos venezolanos sigan trabajando duro para ganarse su galardón algún día.

En el acto de presentación del Premio Nacional de Turismo, vimos junto al ministro y otras autoridades a representantes muy importantes del sector privado. Entre otros estaba el presidente de la Asociación Venezolana de Agencias de Viajes (AVAVIT). También vimos al director ejecutivo del Consejo Superior de Turismo (CONSETURISMO), Jesús Morales. CONSETURISMO es organismo cúpula del sector privado organizado del turismo en Venezuela. Allí se reúnen los hoteleros, posaderos, líneas aéreas, agencias de viajes, cámaras de turismo, y otras asociaciones que representan a la gran mayoría de los prestatarios de servicios turísticos en el país.

La presencia de la en ese acto de la directora ejecutiva de la Asociación Venezolana de Hoteles Cinco Estrellas (AVECINTEL), María Angelina Velázquez, y del presidente de la Cámara de Multipropiedad y Tiempo Compartido (CATMYCOM), Jesús Laurentin, le agregaron categoría al evento, y además mostraron que el sector privado y las autoridades están trabajando en conjunto por el desarrollo del turismo en el país.

El Premio Nacional de Turismo será otorgado anualmente a los prestatarios de servicios turísticos que se hayan destacado, el Día Internacional del Turismo, o sea todos los 27 de septiembre. Las categorías que se establecieron para el premio fueron: Mención calidad de servicio, mención promotor turístico, mención destino turístico, y una mención honorífica a algún prestador de servicios turísticos con al menos 20 años ininterrumpidos de calidad en su servicio. Reconozcamos la iniciativa del Ministro de Turismo, Alí Padrón, y de todo su equipo, como un distinguido acto de estímulo al sector privado del turismo en Venezuela. Nobleza obliga. Chapeau ministro.

alvaromont@gmail.com

El Universal

Volver al boletín

Artículos relacionados

Deja un comentario