CLIA resume duro impacto del Covid-19 en el sector de cruceros, pero acentúa optimismo en el futuro

En informe de 2020 da cuenta de las medidas adoptadas para enfrentar y superar la crisis


La Asociación Internacional de Líneas de Cruceros (CLIA), publicó el informe anual “Perspectivas del sector de los cruceros para 2021” en el que ofrece tendencias y análisis que impulsan al sector, tras un 2020 que escapa a cualquier parámetro en la historia de la industria: “En un año marcado por los huracanes, los incendios forestales y la peor crisis de salud pública que el mundo ha experimentado en más de 100 años, hemos visto a nuestra industria y a nuestras comunidades enfrentarse a un desafío de una manera que nunca podríamos haber imaginado”, señala la introducción del documento.

De acuerdo con el informe de CLIA, la realidad de 2020 contrasta fuertemente con el año inmediatamente anterior. En 2019, la industria mundial de los cruceros dio la bienvenida a casi 30 millones de pasajeros, creando puestos de trabajo para 1,8 millones de personas en todo el mundo y contribuyendo con más de US$154.000 millones a la economía mundial. “Con este crecimiento llegó un mayor reconocimiento de los cruceros como una de las mejores formas de experimentar el mundo, y nuestra industria se centró en lograr hitos antes impensables para allanar el camino hacia un futuro más brillante y sostenible”.

Sin embargo, los planes del sector para 2020 dieron un vuelco ante la aparición de la pandemia de Covid-19, que culminó con la suspensión voluntaria de las operaciones de cruceros en todo el mundo a mediados de marzo de ese año.

Ya transcurrido más de un año desde el comienzo de la crisis sanitaria, su impacto en el sector que determinó la pausa en las operaciones comerciales de los cruceros ha dejado un efecto devastador en la comunidad de cruceros, donde se estima que la suspensión de las operaciones entre mediados de marzo y septiembre de 2020, significó la pérdida de US$77.000 millones, además de 518.000. puestos de trabajo y US$23.000 millones en salarios.

Otro desafío surgido en el contexto de la pandemia fue el de la repatriación de los tripulantes de cruceros, donde el sector, destaca el informe, logró sobreponerse a los pronósticos, logrando enviar a sus hogares a 100.000 personas, muchas veces por buque, debido a las restricciones del transporte aéreo comercial y otros obstáculos.

CLIA destaca en su documento la actitud asumida por el sector desde el inicio de la crisis, que le permitió no perder el tiempo y comprometerse con los principales expertos y las autoridades gubernamentales a reforzar las ya sólidas medidas de salud pública priorizando a la gente y a las comunidades en situación de riesgo.

Vuelta a la actividad

CLIA destaca que el sector de los cruceros ha buscado la opinión y la orientación de los principales científicos y expertos en salud pública para ayudar a planificar un regreso responsable al servicio de pasajeros. Esto le ha permitido planificar protocolos mejorados, mediante las recomendaciones de los expertos externos que contribuyeron a la elaboración de un conjunto de medidas obligatorias que abordan la totalidad de la experiencia de los cruceros.  Estas incluyen: Pruebas de Covid-19 al 100% de los pasajeros y a la tripulación, además de controles adicionales.

En tanto, a bordo de los buques, se requiere el uso obligatorio de mascarillas, el distanciamiento físico, y se desarrollarán una serie de estrategias de ventilación. Además, se contará con mejoras en las comunicaciones de los buques y mejor capacidad para las evaluaciones de salud y una logística de respuesta adecuada para casos positivos.

Además, desde CLIA aseguran que el sector seguirá colaborando con los principales expertos y autoridades de salud pública para realizar los ajustes oportunos a medida que cambien las condiciones y se produzcan nuevos avances en la contención de la pandemia.

“Con las medidas reforzadas, la reanudación inicial de los cruceros comenzó en Europa y algunas otras partes del mundo, lo que ha generado confianza en los nuevos protocolos del sector y ha inspirado esperanzas para el futuro”, destaca el informe que entrega algunas cifras que describen el optimismo por el futuro de la industria, donde: 74% de los cruceristas asumen como probable embarcarse en los próximos  años; 2 de cada 3 cruceristas están dispuestos a hacer un crucero en un  año y  58% de los turistas internacionales que  nunca han viajado en crucero es probable que tomen un crucero en los próximos años.

Sustentabilidad

La pandemia sin embargo no es el único foco del informe, donde también destaca el apartado de sustentabilidad, con miras al futuro de la actividad. En este campo, CLIA destaca la inversión de US$23.500 millones en buques con nuevas tecnologías y combustibles más limpios para reducir las emisiones de carbono. También el sector se ha fijado una tasa de reducción del 40% de las emisiones de carbono para 2030, respecto a 2008 y además, menciona los 24 buques en el portafolio de órdenes válido hasta 2027, los cuales estarán equipados para ser propulsados con gas natural licuado (GNL).

En este mismo ámbito, CLIA destaca que el sector de los cruceros sigue liderando la adopción de tecnologías medioambientales marítimas de vanguardia como el uso de GNL, combustible prácticamente sin emisiones de azufre y con hasta un 20% de reducción de gases de efecto invernadero, el uso de sistemas de limpieza de gases de escape (depuradores) que eliminan el 98% del contenido de azufre de los gases de escape y reduce significativamente las partículas.

También destaca el uso de tecnologías avanzadas de tratamiento de residuos que rivalizan con las mejores y más sofisticadas plantas de tratamiento en tierra y la conexión a la electricidad en tierra que permite a los cruceros “enchufarse” y apagar sus motores en 14 puertos del mundo, lo que les permite utilizar la energía limpia disponible.

Mundo Marítimo

Volver al boletín

Artículos relacionados

Deja un comentario