EFE

El Canal de Panamá dijo hoy (jueves) que sus lagos están casi llenos y que está "preparado" para afrontar la posible llegada de El Niño, un fenómeno climático que causa severas sequías y cuyos efectos en Centroamérica fueron especialmente graves entre 2015 y 2016.

El administrador de la ruta interoceánica, Jorge Quijano, indicó que los lagos Gatún y Alhajuela, que abastecen de agua al canal, están casi a su máxima capacidad y que se espera que se llenen completamente durante el próximo noviembre, que tradicionalmente es el mes más lluvioso en Panamá.

"Este año ha sido muy bueno en cuanto a lluvia, pero también se pronostica que el verano puede empezar anticipado con un Niño ligero. Esto nos pone presión porque tenemos que tener los lagos totalmente llenos para aguantar casi un mes más de sequía", alertó en declaraciones a los periodistas.

Quijano aclaró, sin embargo, que los expertos pronostican que El Niño, un fenómeno que ocurre cada dos años como consecuencia del calentamiento anormal del Océano Pacífico, será "ligero" y no se extenderá "más allá de mayo", cuando termina la temporada seca en Panamá, a diferencia de lo que ocurrió hace dos años.

El Canal de Panamá se vio obligado en abril de 2016 a anunciar limitaciones de calado porque el nivel de los lagos era muy bajo, una medida que la ruta acuática no aplicaba desde 1998, año en el que las consecuencias de El Niño fueron también muy severas.

Según los expertos, la sequía que azotó Panamá entre finales de 2015 y principios de 2016, producto de este fenómeno meteorológico, fue la peor en 100 años.

La vía interoceánica, por el que pasa cerca del 6 % del comercio mundial, opera con unos sistemas de esclusas en distintos niveles, que requieren 202.000 metros cúbicos de agua cada vez que pasa un barco.

Fuente: Telemetro

Volver al boletín

NUEVO!!!!

 

Volver