Entre Cielo y Tierra: “Reflexiones y buenos deseos para el Turismo en el 2021”

Inicia el 2021 y todos estamos esperanzados con un año mejor que el anterior en el cual se logre frenar el crecimiento de la pandemia con la aplicación de las varias vacunas ya aprobadas por diferentes Estados.


En Venezuela, además oramos todos porque también acabe la pandemia política, económica y social que mantiene a este maravilloso país en un mar de problemas. El turismo ha resultado uno de los sectores mas afectados por la situación reinante, y aunque es cierto que este no ha sido históricamente uno de los mayores contribuyentes a la formación del Producto Interno Bruto e Ingreso Nacional, también es cierto que ha sido el sector que mayor número de empleos y de emprendimientos ha generado en toda la geografía nacional. Pero, haciendo una primera reflexión sobre el futuro de esta actividad en Venezuela, imaginemos por un momento que se acabó la pandemia y que la situación política y económica se recompone positivamente, entonces, ¿Que necesitamos para que el turismo pase a tener una relevancia similar a la que posee en otros países tales como República Dominicana, Costa Rica, Colombia, Ecuador o Perú?

Venezuela es un país con una geografía privilegiada donde tenemos diversidad de paisajes, recursos, fauna, flora y de monumentos naturales extraordinarios, distribuidos en selva, llanos, montañas y costas, por lo que no somos un país geográficamente inferior a ninguno de los ejemplos precitados; por tanto, nuestro problema para desarrollarnos turísticamente no está allí.

En materia de recursos culturales nuestro país concentra una gastronomía variada y muy gustosa; una amplia gama de ritmos musicales bailables; un sistema de orquestas juveniles galardonado internacionalmente; una maravillosa artesanía regional, y una buena provisión de museos, galerías y exposiciones a cielo abierto a lo largo y ancho de nuestro territorio.

Nuestra capacidad instalada en materia de alojamiento, transporte y servicios turísticos varios, no es comparable a la de varios de dicho países, porque ciertamente nunca recibimos más de un millón de visitantes extranjeros anualmente en nuestra historia, pero esto tampoco es una gran limitante para desarrollarnos, porque en pocos años podríamos llegar a esa cifra recuperando la infraestructura turística existente, y ese impulso propulsaría una acelerada construcción de hoteles, posadas y otros establecimientos receptivos aptos para el turismo interno e internacional.

Si bien es cierto que la conectividad internacional aérea y marítima están en el suelo, también lo es que, restaurarla es una tarea que requiere relativo poco tiempo.

Debemos reconocer que nuestra calidad de servicios debe mejorar sustancialmente, porque de ello dependerá que los turistas repitan el destino, o que nos recomienden con sus familiares y amigos.

Los precios y tarifas de los diferentes servicios turísticos y bienes en general deben ser racionales, porque de otra manera todo lo que ofrezcamos, por muy bueno que sea, no se venderá, a menos que sea un producto turístico exclusivo.

Los servicios públicos deben ser normalizados en cuanto a su prestación y continuidad, porque de no ser así nadie podría garantizar la prestación de servicios turísticos de calidad. Aquí no solo se incluyen el agua potable, electricidad, combustibles, comunicaciones, carreteras, puertos y aeropuertos; también hay que tomar en cuenta de manera muy especial la seguridad pública de personas e instalaciones.

Quizás hay otros aspectos sobre los cuales trabajar para hacer del Turismo una actividad muy importante, pero lo fundamental ya lo tenemos, y lo que nos falta por hacer y mejorar en poco tiempo lo podríamos alcanzar. El mejor deseo para el 2021, es que abramos el camino para ser competitivos en materia de turismo y podamos desarrollarnos como un gran sector.

Willian J. Bracho
Abogado, MSc. Gestión del Turismo Sostenible
wjbracho@yahoo.com; willianbracho@estrategaconsulting.net
Instagram: @Estratega_Consultores_wb

Volver al boletín

Artículos relacionados

Deja un comentario