Mantenerse en la carbono negatividad, gran y dificil reto de Panamá

En marzo de este año se conoció que Panamá alcanzó un nivel privilegiado en la lucha frente al cambio climático. Somos uno de los tres países carbono negativo del mundo; si bien es cierto es una buena noticia, también representa un gran y difícil reto.


Carbono negativo significa que una actividad, proyecto, persona o país (en este caso Panamá) elimina más dióxido de carbono (Co2) del que emite. Quiere decir que las emisiones liberadas son secuestradas por los árboles, rastrojos, pastos marinos y manglares. No logran llegar a la atmósfera.

A finales del 2019, un equipo de panameños realizó el Inventario Nacional de Gases de Efecto Invernadero (INGEI), herramienta que sirve como base para cuantificar el balance de emisiones y absorciones.

Los resultados de esta actividad, arrojaron que las tierras forestales remueven más CO2 de los que emiten las demás fuentes de emisión del país (transporte público, ganado, industrias de producción, residuos sólidos, aguas residuales).

Algo muy importante en este logro es nuestra cobertura boscosa, el país tiene 4,925,789 hectáreas de bosques, estos grandes espacios forestales son captadores naturales de CO2. A su vez el territorio cuenta con más de 165,000.00 hectáreas de manglar, siendo Panamá, la nación con la mayor variedad de especies de mangle entre todos los países del continente americano. Aquí se han reportado 12 de las 65 especies puras identificadas en el mundo. Además somos el país centroamericano con la mayor cobertura de dicho humedal.

Todos estos espacios marinos y terrestres contribuyen en la lucha frente al cambio climático. He de allí el reto de conservarlos y seguir realizando actividades que permitan ampliar su cobertura.

Yoisy Belén, analista de cambio climático del Ministerio de Ambiente, afirma que mantener el estado de carbono negatividad no es tan sencillo, es necesario seguir trabajando en estrategias de reducción de emisiones. “Nos hemos puesto una vara muy alta y la carbono negatividad se puede perder tarde o temprano si seguimos con el mismo nivel de consumo”, detalla.

Como herramienta para mantener esta posición, el país se encuentra trabajando en la Política, Ley y Estrategia Nacional de Cambio Climático, las cuales deben alinearse con la estrategia de desarrollo bajo en emisiones del país.

De tener esto listo, se podrían transformar la manera en la que se lleva la economía y desarrollo en Panamá, a una manera más sostenible.

Oportunidad de financiar proyectos

Desde el 1 al 13 de noviembre se realizará la Conferencia de las Naciones Unidas sobre cambio climático (COP) es una oportunidad crítica para revisar el progreso a cinco años del Acuerdo de París, principalmente, lo que se ha logrado y qué objetivos adicionales deben alcanzarse. La delegación panameña se prepara para participar de este encuentro en su edición número 26.

La COP permite que se tomen decisiones a nivel de políticas, a nivel más macro, que permitan impulsar acciones de mitigación como por ejemplo: apalancar financiamiento climático para los países menos desarrollados, como también apoyo en materia tecnologías,  creación y fortalecimiento de capacidades.

Una de los objetivos de la delegación panameña es promover proyectos que les permitan mantenerse en la carbono negatividad y que también fortalezcan los conocimientos de más personas en materia climática.

Ligia Castro, directora nacional de cambio climático de MiAMBIENTE, ahondó sobre este tema y expresó  que el sector que más emite gases de efecto invernadero en nuestro país, es el transporte; por ende se espera evolucionar hacia vehículos eléctricos, híbridos o de hidrógeno.

En tanto, el segundo sector de mayores emisiones es el de agricultura y ganadería, por lo que se unen esfuerzos para transformar los sistemas de producción a unos con adaptación al cambio climático y bajo en emisiones.

El hecho de ser un país en vías de desarrollo y tener un logro tan importante, deja a Panamá es un buen sitial, comparado con otras naciones que tienen mayor cultura ambiental; pero requiere de gran esfuerzo e interés nacional el poder conservar esto.

Lo que muchos aspiran

Hay países que han optado por llegar a la carbono neutralidad, sobre todo aquellos que son los mayores emisores (países desarrollados).

La carbono neutralidad es el balance neto de cero emisiones; quiere decir que lo que emiten es lo mismo que su capacidad de absorción. En el caso de Panamá, Surinam y Bután, los tres países carbono negativo del mundo, sus sumideros de CO2 son mayores que sus emisiones.

Volver al boletín

Artículos relacionados

Deja un comentario