Hoteles del mundo en mitad de la nada para desconectarse

Cuando se quiere desconectar se buscan destinos en plena naturaleza, ya sean en mitad del desierto o en la inmensidad del océano. Estos son cinco hoteles en destinos idílicos de Jordania, Maldivas o Kenia, entre otros.


En el desierto de Jordania

Disfrutar de una noche en el desierto tras una cena con encanto y dormir bajo una cúpula que permite observar la grandeza del cielo estrellado es posible en Bubble Luxotel Wadi Rum, un hotel situado en una zona desértica protegida del sur de Jordania.

Las cincuenta suites en forma de burbujas disponen de una sala de estar independiente del dormitorio y baño completo equipado con secador de pelo y artículos de aseo.

El «campamento base» dispone de zona de una zona de restauración donde los huéspedes donde disfrutar de comidas y cenas tipo bufet o a la carta. El Wadi Rum Bubble Luxotel cuenta, además, con una zona de barbacoa y una terraza.

Sobre el océano en las Maldivas

Situadas en el océano Índico, las Islas Maldivas son el lugar de eterno descanso donde las preocupaciones se reducen a largos paseos por la playa, bañarse en un agua cristalina, bucear por arrecifes de coral o tomar el sol en una cómoda tumbona. En este escenario idílico la cadena española RIU Hotels & Resorts tiene en el Atolón Dhaalu dos hoteles conectados por una pasarela de 800 metros sobre el agua, el Riu Atoll y el Riu Palace Maldivas con categoría 4 y 5 estrellas respectivamente.

En la isla privada de Maafushi está ubicado el Riu Atoll, un Riu Classic de 4 estrellas que cuenta con 264 habitaciones, 36 de ellas suites sobre el agua. El hotel consta de un restaurante principal, el «Dhoni», un restaurante italiano «Sophia» y el steak house «Beef Steak House»; además de un Sport Bar abierto 24 horas, el bar salón «Bodeberu» y el bar acuático «Tequila». Además, el Riu Atoll ofrece piscina y parque infantil y el club para niños RiuLand.

En la vecina isla de Kedhigandu, también privada, se sitúa el Riu Palace Maldivas, un resort de 5 estrellas y 176 habitaciones. A nivel gastronómico, los clientes del Riu Palace Maldivas podrán disfrutar de los restaurantes y bares del Riu Atoll, y además dispondrán en exclusiva del restaurante principal «Palm» con terraza, el fusión «Krystal» y el japonés «Yu hi». También ofrece a sus clientes el bar «Paradise» situado en una piscina infinity y un área Chill Out. Este resort ofrece bebidas premium en todo el hotel y servicio de habitaciones.

En un barril con vistas

En Portugal, en un entorno idílico de la región del Duero, se asienta, en la histórica bodega Quinta da Pacheca, el hotel Wine Barrels, una experiencia única galardonada con el premio «Best of Wine Tourism 2020» en la categoría de «Arquitectura y Paisaje».

El alojamiento consta de diez «barriles gigantes» diseñados por el arquitecto Henrique Pinto que permiten disfrutar del ambiente tranquilo y de impresionantes vistas de los viñedos.

Las habitaciones, de unos 25 metros cuadrados disponen de cama de matrimonio, baño completo e instalación de aire acondicionado. En el exterior los huéspedes pueden descansar en una terraza sobre el valle en el que Quinta da Pacheca produce vino desde 1738.

Este nuevo alojamiento supone una ampliación del hotel The Wine House Hotel del viñedo, un hotel convencional construido en el siglo XVIII.

Costa de los Esqueletos

En la famosa Costa de los Esqueletos, entre los ríos Hoarusib y Hoanib, en Namibia, se encuentra el Shipwreck Lodge, un peculiar alojamiento inspirado en los cientos de naufragios que pueden hallarse a lo largo de este tramo de la costa occidental de África.

Las diez cabañas -ocho dobles y dos familiares- inspiradas en los cientos de barcos encallados en este traicionero tramo de costa, se encuentran instaladas entre las dunas de arena blanca que colisionan abruptamente con el Océano Atlántico y son el hogar de varias especies de animales, incluyendo hienas marrones, leones del desierto, elefantes y jirafas que habitan en el entorno natural del Parque Nacional Skeleton Coast.

Un gran edificio alberga el salón y el restaurante con una estética similar a los alojamientos, con las paredes inclinadas y largueros curvos externos que complementa el entorno natural.

Una curiosidad de este alojamiento es que la licencia de construcción requería que se minimizara cualquier impacto medioambiental y que los edificios pudieran ser eliminados por completo al final del período de concesión de 25 años.

Dormir entre jirafas

Los amantes de las jirafas pueden vivir una experiencia única en Kenia, en concreto en el hotel Giraffe Manor de Langata, a las afueras de la ciudad de Nairobi y ubicado en cinco hectáreas de terreno privado dentro de 56 hectáreas de bosque autóctono. El lugar, un exclusivo hotel boutique que se remonta a la década de 1930 cuando los primeros visitantes europeos acudieron a África para vivir la magia de los safaris, es uno de los edificios más emblemáticos de Nairobi en el que las jirafas son las protagonistas.

El hotel puede presumir de fachada señorial, elegante interior, verdes jardines, terrazas y patios encantadores, sin embargo, lo más fascinante de Giraffe Manor es la presencia de las jirafas de Rothschild, el animal más alto sobre la Tierra, que tienen la costumbre de visitar mañana y tarde a los huéspedes del alojamiento.

Las diez habitaciones del hotel tienen cada una su propia personalidad, con muebles elegantes, características art déco y camas con dosel.

elmundoalinstante.com

Artículos relacionados

Deja un comentario