Una mirada atrevida al turismo del año 2070

La compañía británica easyJet ha encargado un nuevo informe que ofrece predicciones sobre cómo podrían cambiar los viajes y el turismo en los próximos 50 años. Las predicciones tecnológicas y científicas sugieren algunas diferencias que los pasajeros podrían ver en el año 2070.


Se esperan avances tecnológicos, entre los que se incluyen predicciones como pasaportes biométricos por latidos cardíacos y comida impresa en 3D en los hoteles.

El informe titulado “easyJet 2070: The Future Travel Report” ha sido encargado por la aerolínea y su autoría ha corrido a cargo de un grupo de destacados académicos y futuristas, entre ellos la profesora Birgitte Andersen, de Birkbeck, Universidad de Londres y Directora General de Big Innovation Centre; la Dra. Melissa Sterry, científica del diseño y teórica de sistemas complejos; y los reputados futuristas Shivvy Jervis y el Dr. Patrick Dixon.

También son autores del informe el profesor Graham Braithwaite, Director de Sistemas de Transporte de la Universidad de Cranfield, y Nikhil Sachdeva, Director de Aeroespacial, Defensa y Aviación Sostenible de la consultora Roland Berger.

Según el informe, se prevé que los avances tecnológicos revolucionen el trayecto aeroportuario y la experiencia del viaje en avión

Pasaportes cardiacos y biométricos

Los pasaportes actuales serán sustituidos por otros nuevos que utilizarán las firmas de los latidos del corazón y los datos biométricos de los pasajeros, que se registrarán en un sistema global del mismo modo que hoy funciona la tecnología de escaneo de huellas dactilares.

También vendrían asientos de avión ergonómicos y biométricos con sensores que serán la norma en 2070, fabricados con materiales inteligentes que se amoldarán a la forma del cuerpo, la altura, el peso y la temperatura, proporcionando una experiencia de vuelo más cómoda y personalizada.

Para el entretenimiento a bordo mediante dispositivos optoelectrónicos, las opciones se transmitirán directamente a los ojos del pasajero, lo que sustituirá la necesidad de pantallas a bordo y de descargar contenidos antes de volar.

Los autobuses de enlace con el aeropuerto dejarán de serlo, al menos aparentemente, y el trayecto hasta el aeropuerto será más rápido y cómodo que nunca: el 85% de los pasajeros llegarán en taxis aéreos desde sus casas a la terminal.

¿Cómo cambiará el alojamiento?

Según el informe, se prevén avances significativos en los alojamientos, como comida impresa en 3D en los bufés de los hoteles. Los turistas podrán imprimir la comida que deseen a lo largo del día y, de paso, reducir el desperdicio de alimentos.

Todas las habitaciones de hotel serán inteligentes. Las camas ya estarán preparadas con la firmeza exacta deseada, la temperatura ambiente y la música favorita según las preferencias seleccionadas por los huéspedes antes de reservar las vacaciones.

Un conserje holográfico personal acompañará a los turistas para proporcionarles información actualizada sobre el destino y asistencia durante toda la estancia.

Y se acabaron las maletas. La ropa de vacaciones impresa en 3D y reciclable, lista a la llegada al hotel, eliminará la necesidad de maletas, ya que los viajeros podrán imprimir la ropa que necesiten en sus habitaciones de hotel, adaptada a su talla y estilo perfectos, y reciclar los materiales para que los disfrute el siguiente huésped.

¿Cómo cambiarán las experiencias y los destinos?

De acuerdo a las predicciones que recoge el informe, se ofrecerán a los viajeros innovaciones en experiencias y actividades en destino. Los turistas del mañana podrán viajar al pasado llevando trajes hápticos que les permitirán sumergirse en un entorno histórico vivo, deslumbrándose con maravillas del mundo antiguo como el Coloso de Rodas, o animando entre la multitud en los Juegos Olímpicos originales de la antigua Grecia.

Los preestrenos de Bionic y Meta, antes de irse de vacaciones, le permitirá al turista experimentar los lugares antes de reservar. Aventuras acuáticas a bordo de submarinos para que los turistas se adentren en las profundidades del mar, descubriendo la vida marina en parques subacuáticos, serán algunas de las ofertas.

Y la torre de Babel dejará de ser un obstáculo para el turista del futuro. Estos podrán llevar de vacaciones dispositivos intra-auriculares que traducen el idioma local en tiempo real y permiten, incluso, hablar la jerga local.

caribbeanewsdigital.com

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *