El Everest, el próximo objetivo de las Cholitas Escaladoras de Bolivia

Las Cholitas Escaladoras comenzaron a conquistar montañas en 2015. Hoy tienen en la mira llegar a la cima más alta del mundo.


Elena Quispe, de 24 años, y dos de sus hermanas mayores, llevan casi siete años escalando las montañas, demostrando el poder de las mujeres indígenas en espacios que solo eran dominados por hombres. Hoy, tras haber llegado a la cima de diferentes montañas tanto en su país como en el extranjero, tienen un nuevo objetivo en la mira: el Monte Everest.

El término “cholitas” suele utilizarse de manera despectiva para referirse a las mujeres indígenas en Bolivia. Sin embargo, la labor de un grupo de 14 mujeres que desafían los pensamientos machistas en la región ha dado un nuevo valor a esa palabra.

El grupo se creó en diciembre de 2015, cuando una de las hermanas de Elena se percató de que los hombres de su comunidad dedicados al turismo servían como guías para los turistas que llegaban a tierras bolivianas buscando explorar sus montañas, mientras que las mujeres se quedaban en espera al inicio cuidando el equipaje de los visitantes o realizando labores de cocina.

“Antes no se veía a mujeres trabajando con turismo en Bolivia, cuando hemos empezado a escalar las montañas los hombres nos decían ‘se van a congelar sus dedos, es muy peligroso, no queremos hacernos responsables’. Muchos nos criticaban, pero después de haber escalado diferentes montañas, lo hemos demostrado con hechos”, recuerda Quispe a través de una videollamada mientras está sentada con su vestimenta típica y su casco.

Desde su creación, el grupo de las Cholitas Escaladoras fue en contra de los roles que la sociedad les había impuesto y empezaron a practicar para poder llegar a la cima de las montañas, empezando con el Huayna Potosí (más de 6 mil metros de altura), y después conquistando otros espacios, como el Volcán Acotango, Parinacota, Ilimani y el Nevado Sajama, el más alto de Bolivia.

En esas cimas, las Cholitas Escaladoras subieron hasta el punto más alto y flaguearon su bandera. “La primera vez dije ‘¿dónde estoy?’, parecía otro mundo, me he sentido libre, como si estuviera volando y yo veía el avión que volaba más abajo y yo decía ‘nadie me va a alcanzar, soy libre de todo’”, dice Elena.

Viajaron a Argentina para subir la montaña Aconcagua, que alcanza los 6 mil 961 metros de altura en enero de 2019. “Y seguimos luchando”, lanza Quispe.

Se preparan haciendo ejercicio regularmente y visitando montañas cada fin de semana para “aclimatarse”, siempre practican cómo utilizar el equipo de protección de montaña como preparación para subir a la próxima cima.

El usar su vestimenta típica, que consta de amplias faldas, (llamadas polleras), chales y su cabello peinado en una trenza han sido la identidad de empoderamiento de la mujer indígena para escalar hasta lo más alto de las montañas. “Al principio ha sido un poco peligroso, por ejemplo, escalar una pared, porque cuando escalas se te complica, se engancha a veces la falda y es un poco difícil, pero después ya (aprendes)”.

La edad tampoco ha representado un obstáculo, pues actualmente el grupo tiene integrantes que van desde los 13 hasta los 55 años. “(Llevar la vestimenta típica a la montaña) es lo que nos da fuerzas, una mujer de pollera siempre es luchadora y de esa manera nos caracterizamos”, recalca Elena.

Los ojos puestos en el Everest

El objetivo que las Cholitas Escaladoras tienen en la mira es poder escalar el Monte Everest, y esperan poder hacerlo en enero o febrero del 2023.

“Ir al Everest es nuestro sueño porque es la montaña más alta del mundo  y queremos ir a flamear la bandera boliviana y que sea una mujer indígena quien llegue a la cumbre”, dice la integrante del grupo.

Actualmente, están buscando financiamiento para poder viajar y cubrir sus gastos para llegar a la montaña que alcanza casi los 9 mil metros de altura (8 mil 848.43 metros sobre el nivel del mar) y que está ubicada en la cordillera del Himalaya, en un punto de la frontera entre China y Nepal.

Para lograrlo, las Cholitas Escaladoras han mandado cartas buscando el apoyo del gobierno de Bolivia, así como de distintas compañías, como Coca-Cola, pero siguen esperando la respuesta que haga realidad su sueño.

“Las mujeres de pollera somos muy fuertes, emprendedoras, luchadoras, nada ni nadie nos puede detener, hay que seguir luchando”, dice Elena.

Si deseas emprender una aventura con Las Cholitas Escaladoras, puedes contactarlas en su cuenta de Instagram, en donde anuncian la organización de viajes y expediciones en Bolivia.

En su cuenta, anuncias que su oficina de agencia de viajes se ubica en Centro Comercial Illimani, Ceja El Alto, Av. 6 de Marzo, Calle 2, Planta baja, Isla 4.

la-lista.com

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *