Este será el avión más grande jamás construido

La start-up estadounidense Radia ha presentado sus planes para que este gigante pueda levantar el vuelo en 4 años


El título del avión más grande del mundo correspondía hasta hace muy poco al avión de carga ucraniano Antonov An-225 con sus 84 metros de longitud, 88 de envergadura y capacidad de carga de hasta 250 toneladas. Dejó de serlo tras un ataque ruso al comienzo de la invasión de Ucrania en el aeropuerto de Gostomel, cerca de Kiev, donde se encontraba en un período de mantenimiento el único fabricado. Ucrania ha asegurado que lo está reconstruyendo, pero pronto perderá ese título en pos de otro avión no un poco más grande sino bastante más, el WindRunner.

La start-up estadounidense del sector de energía Radia ha presentado sus planes para construir este avión que pretende revolucionar el de las energías renovables. El WindRunner mide 108 metros de largo, tiene una altura de 24 metros y una envergadura de 90 m.

Su longitud equivale a la de un campo de fútbol americano de la NFL y es 32 metros más largo que el Boeing 747-8, el avión de pasajeros más largo del mundo. Con una capacidad de carga de 80 toneladas, también podrá transportar 12 veces más que aquel. Estas dimensiones le permiten dar cabida a aspas de turbinas eólicas de hasta 105 metros de largo y 35 toneladas de peso.

Actualmente, debido a su tamaño y dificultades para manejarlas, estas aspas extraordinariamente grandes deben ser transportadas por alta mar en embarcaciones marinas especializadas, lo que limita su uso en tierra.

“Las turbinas eólicas más grandes de hoy y las aún más grandes del futuro no pueden ser transportadas a los mejores parques eólicos en tierra a través de infraestructuras terrestres”, explica Radia en su página web. Por carretera es posible transportar hoy en día aspas de hasta 70 metros de largo y con no pocas dificultades. WindRunner permitirá que puedan construirse parques eólicos terrestres con turbinas más grandes que las actuales y que podrán aprovechar al máximo el potencial de la energía eólica, según Mark Lundstrom, fundador de Radia y científico de cohetes proveniente del MIT.

Recreación del WindRunner.Radia.

Lundstrom y su equipo han estado refinando el diseño del WindRunner durante los últimos siete años. Entre las prioridades de los ingenieros, estaba asegurar la integridad estructural de la colosal aeronave durante el aterrizaje y el despegue, para lo que necesitará la construcción de pistas ad hoc de 1.800 metros de longitud tanto donde se producen las aspas como en los parques eólicos donde se van a emplazar.

El WindRunner tiene una velocidad de crucero de Mach 0.6 y puede transportar aspas con una altura y anchura máxima de 7,3 metros en ambos casos. Su techo de vuelo es de 12.525 metros y su alcance de 2.000 kilómetros.

WindRunner.Radia.

Radia estima que los aerogeneradores de tamaño gigante en tierra podrían aumentar la consistencia de la generación de energía en un 20% y reducir los costos hasta un 35%. La compañía cree que WindRunner podría estar en el aire en solo 4 años y podría tener otros usos, además del transporte de aspas gigantes para turbinas eólicas, como por ejemplo el de maquinaria militar pesada.

elmundoalinstante.com

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *