Esto es lo que debes saber para visitar la única maravilla del mundo antiguo que sigue en pie

Claves que hay que tener en cuenta para planear la visita a la pirámide de Keops, quizá la obra más colosal hecha por el ser humano


Es quizá la obra más colosal, con 139 metros de alto, y perfecta en su nivelación, simetría, arquitectura y orientación del ser humano. La Gran Pirámide -según la arqueología, obra de Keops, faraón de la IV Dinastía del antiguo Egipto- sigue desafiando al tiempo y al conocimiento, como acaba de suceder con el hallazgo de una ‘cámara-pasadizo’ secreta.

Entradas y horario

La visita a la Meseta de Guiza -el recinto de las pirámides de Keops, Kefrén, Micerinos y el Templo de la Esfinge- cuesta 240 libras (7,37 euros). Para entrar en la Gran Pirámide hay que sacar una entrada aparte. Su precio es 440 libras (13,5). El horario es de 8.00 a 16.00, pero de 12.00 a 13.00 está cerrada por descanso de los guardias. La mejor hora para no encontrar una multitud de turistas es a las 8 de la mañana.

Dintel, puerta original, y los bloques de revestimiento

La entrada está en la cara norte, a veinte metros de altura. Antes de subir la escalera, formada por los propios bloques de piedra, podrá ver los pocos bloques de revestimiento que quedan. La Gran Pirámide era completamente lisa, revestida por veintisiete mil bloques. Muchos de ellos fueron reutilizados en la Edad Media para la reconstrucción de casas y mezquitas de El Cairo. A siete metros de la puerta de entrada está la entrada original, el Dintel, donde se ha descubierto la nueva ‘cámara secreta’. Está formada por cuatro grandes bloques, superpuestos de dos en dos, a dos aguas, cubre un pequeño agujero, hay marcas de rieles y un jeroglífico: Akhet, que significa ‘horizonte’ o ‘infinito’.

Túnel-Gruta de Al Mamun

Se entra a la Gran Pirámide por el Túnel-Gruta de Al Mamun, pasaje de cuarenta metros horadado en las piedras en el siglo IX por el califa Al Mamun, quien quería descubrir los tesoros que decían las leyendas que se escondían en su interior, mencionados incluso en ‘Las mil y una noches’. En las paredes se ve la huella de las herramientas de los obreros que abrieron el paso. Si las cuatro caras de la Gran Pirámide eran lisas, ¿cómo supo Al Mamun dónde tenía que picar? ¿cómo abrió el paso que conduce directamente a los canales interiores?

Intersección: Canales Ascendente y Descendente

Tras cuarenta metros llegará a un cruce de caminos, la intersección de los Canales Descendente y Ascendente. En la parte superior se observan los titánicos bloques de granito rojo que cierran el Dintel, la entrada original. En el suelo, tapado por una verja, el Canal Descendente, que baja cien metros hasta la Cámara del Caos o Inacabada, situada a cuarenta metros de profundidad, por debajo de la Gran Pirámide, paso y sala cerrados desde 2015 por las investigaciones del Proyecto Scan Pyramid.

La Gran Galería

Desde la intersección, tras recorrer cuarenta metros por el estrecho Canal Ascendente, de un metro de alto y metro y medio de ancho, se llega a la Gran Galería, de cincuenta metros de longitud, dos de ancho, diez de alto, con una inclinación de 26º, cubierta con cuarenta losas, y falsa bóveda, en siete hileras, en perfecto juego de equilibrios. A cada lado hay veintiocho huecos, unos tapados con madera y otros abiertos, cuya función es otro misterio, se suponen que fueron ocupadas con esculturas del faraón o dioses. Cuando vaya ascendiendo por la rampa central, acondicionada con maderas, recuerde que, escondida, y situada en paralelo, hay otra galería secreta de las mismas dimensiones, hallada por el Proyecto Scan Pyramid en 2017.

Cámara y Puerta de los Rastrillos

Al final de la Gran Galería, tras subir una escalera, cuatro barrotes de hierro, se accede por un hueco de un metro de alto y metro y medio de ancho a la Cámara o Pasillo de los Rastrillos. Pasaje de tres metros de longitud, que a mitad de recorrido tiene un habitáculo de cuatro metros de altura, con rieles en la piedra, que hacía las veces de puerta, donde estaban colocadas tres grandes losas de granitos cerrando la Cámara del Rey.

Cámara del Rey

Ubicada en el corazón de la Gran Pirámide, de diez metros de largo, cinco de ancho y seis de altura, está formada por losas de granito rojo de Aswan. Alberga el sarcófago, del mismo granito, de cuatro toneladas de peso, se supone que, de Keops, y del que se desconoce cómo se ubicó, al ser de mayor tamaño que la entrada y accesos. En las paredes norte y sur, al igual que en la Cámara de la Reina, hay dos pequeñas aberturas cuadrangulares. Son llamados ‘canales de ventilación’, recorren en diagonal toda la pirámide y están orientados las estrellas y constelaciones de Orión y Alfa Draconis. Sobre la Cámara del Rey, no visitables, se hallan las ‘Cámaras de Descarga’, que se supone que liberan y distribuyen el peso de la construcción.

Cerradas por investigaciones Proyecto Scan Pyramid

Cámara de la Reina. Al principio de la Gran Galería hay un pasillo de 35 m cerrado por una verja. Conduce a la Cámara de la Reina, y como descubrieron investigadores franceses en los años 80 del siglo XX, esconde un ‘pasaje secreto’ en paralelo. La Cámara de la Reina, de seis metros de largo por seis de alto y seis de ancho, alberga un nicho formado por una falsa hileras de piedras. Se desconoce si en el mismo había una estatua. En las caras norte y sur, al igual que en la Cámara del Rey, hay otras dos aperturas cuadrangulares, llamados ‘canales de ventilación’, que recorren en diagonal la Gran Pirámide, orientados a las estrellas y constelaciones de Sirio y la Osa Menor. En el norte, el ingeniero Rudolf Gantenbrink descubrió en 1993 con el robot Upuaut una losa con dos pomos que cerraba el paso. La llamada ‘Puerta de Gantenbrink’ fue abierta por National Geographic en 2002 con el robot Pyramid Rover, durante un programa especial de televisión en directo. En aquel momento hallaron la primera Cámara Secreta de la Gran Pirámide, descubriendo después otra ‘Puerta Gemela’ en el Canal Sur. Canales, descubiertos por Dixon en el siglo XIX, en los que se hallaron las denominadas ‘Reliquias de la Gran Pirámide’; una bola de granito, un garfio o arpón, y una vara de madera, que fue analizada con Carbono 14 retrasando la antigüedad de la gran Pirámide al año 3.000 a.C.

Cámara del Caos o Inacabada. Ubicada al final del Canal Descendente, de cien metros de longitud, y por debajo de la Gran Pirámide, a cuarenta metros de profundidad, se accede por un angosto pasaje, casi reptando, que conduce a la cámara-sala, de nueve metros de longitud y tres de altura, excavada en la roca, sin pulir, por lo que es llamada inacabada. Alberga un pozo en cuyo interior hay un gran bloque de granito rojo, y la apertura de un túnel, de diecisiete metros de longitud, que se supone no lleva a ninguna parte.

elmundoalinstante.com

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *