Puertos para conocer durante un crucero por el norte de Europa

El norte de Europa tiene una infinidad de ciudades emblemáticas y paisajes famosos y la mejor forma de ver tantos de estos destinos como sea posible es pasando unas vacaciones en un crucero.


Para ello, Norwegian Cruise Line ofrece una amplia selección de opciones de crucero a ciudades como Tallin, Estocolmo, Reykjavik, etc.

Estocolmo, Suecia: se puede visitar el histórico casco antiguo fundado en el siglo 13, contemplar las hermosas vistas de las zonas más nuevas y modernas de la ciudad. En el histórico casco antiguo se encuentra el Palacio Real y el antiguo edificio de la bolsa que hoy en día alberga el Museo del Premio Nobel y la Academia Sueca. En el Nordic Hotel, se encuentra el primer bar de hielo permanente, en su interior, la temperatura es de -5 ºC (23 ºF) durante todo el año. El hielo procede del río Torne, en el norte de Suecia.

Helsinki, Finlandia: es una ciudad de lo más llamativa, con una interesante combinación de estilos arquitectónicos antiguos y nuevos. Se puede recorrer los edificios oficiales de Helsinki, los mercados y el museo al aire libre de la isla de Seurasaari. El museo expone cabañas, mansiones y granjas de estilo finlandés tradicional.

También hay excursiones a la fortaleza de la isla Suomenlinna, apodada la “Gibraltar del norte”. O escapadas a Porvoo, un centro de artesanía repleto de calles adoquinadas y maravillosas casas de madera de colores.

Tallin, Estonia: El centro medieval de Tallin es realmente pintoresco, para recorrer las murallas y torretas de esta ciudad de cuento de hadas. Visitar la Catedral de Alejandro Nevski, el Palacio Kadriorg y una farmacia del siglo 15. Otra interesante opción es hacer una excursión de un día a Rakvere, uno de los pueblos más antiguos de Estonia. Ubicado a unos 100 kilómetros (62 millas) al este de Tallin, visitar un castillo del siglo 13 donde está la cámara de la tortura, la cámara del infierno y armas antiguas. Finalizando la visita con una cata en una destilería local, donde probar los licores que se elaboran en la ciudad desde el siglo 15.

Copenhague, Dinamarca: cuenta con un amplio abanico de cosas que ver y hacer. Hacer un tour gastronómico para descubrir algunos de los mejores bocados de la ciudad o despierta al niño que llevas dentro en Tivoli Gardens, uno de los parques temáticos más antiguos del mundo. Uno de los lugares más emblemáticos y fotografiados de Copenhague es Nyhavn, el colorido canal portuario del siglo 17, con antiguos barcos de madera y altos edificios de colores.

Ámsterdam, Países Bajos: dedicar uno o dos días a descubrir los encantos históricos de la ciudad, porque hay mucho que ver y hacer. Visitar los tradicionales molinos de viento o una fábrica de quesos para conocer todos los detalles sobre la producción del queso Edam. Dar un paseo por los más de 150 canales que tiene Ámsterdam, buscar algún local que sirva platos holandeses tradicionales, hacer compras y maravillarse ante los innumerables lugares en los que hacer preciosas fotografías.

Los amantes de los museos tendrán un buen puñado de opciones entre las que elegir en Ámsterdam, como el Rijksmuseum, el Museo de Van Gogh, el Hermitage, el Museo Casa de Rembrandt o la Casa de Ana Frank, entre muchos otros.

Reikiavik, Islandia: se pueden visitar muchos de los lugares más bonitos e icónicos de Islandia, como el Círculo de Oro. Iniciar el recorrido en el Parque Nacional de Thingvellir, situado a tan solo 48 kilómetros (30 millas) de Reikiavik. Además del Círculo de Oro, también está la cascada Gullfoss, una de las más famosas del país, y la zona de géiseres, que presenta una gran actividad geotérmica. Terminar el día haciendo una parada en Perlan, que cuenta con una plataforma con mirador que ofrece unas preciosas vistas panorámicas de la ciudad.

Nuuk, Groenlandia: Nuuk es la capital más pequeña y la ciudad más grande de Groenlandia. Se encuentra en la cabecera de un fiordo y cuenta con unas vistas y unos paisajes realmente magníficos. Conocer más de la fauna que habita la zona visitando a una familia de la región. O hacer un tour en barco por el fiordo para ver a las ballenas jorobadas, que suelen avistarse en las aguas de los alrededores. Entre los lugares más interesantes que visitar allí están el Parlamento, la Universidad de Groenlandia, la catedral de Nuuk y el Museo Nacional. Visitar la zona de los alrededores para ver los barrios de las afueras, como Nuussuaq, y el distrito más moderno de Qinngorput.

Volver al boletín

 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *