Cruceros autónomos: El futuro de la tripulación

La industria avanza hacia naves que tengan mayor autonomía.

Al igual que la industria automotriz prueba hace años la tecnología para autos no tripulados, las navieras también buscan tener sus cruceros autónomos. Es decir, que los Capitanes puedan pilotear desde tierra los Cruceros, simplemente ingresando los destinos de los barcos bajo su control y luego ir monitoreándolos.


Del mismo modo si necesitan asumir el control directo de un barco desde tierra para realizar una maniobra de atraque particularmente complicada, también podrán hacerlo.

Se cree que los primeros barcos no tripulados llegarían a los mares en los próximos años para pasar a ser, a partir del 2030, algo común.

La OMI sobre los cruceros autónomos

La Organización Marítima Internacional (OMI), ha comenzado la labor para determinar el modo de abordar en sus instrumentos la navegación de los buques marítimos autónomos de superficie (MASS) en condiciones de seguridad, protección y ambientalmente racionales.

El órgano técnico de más antigüedad de la OMI, el Comité de seguridad marítima (MSC), ha refrendado un marco de trabajo para el estudio exploratorio sobre la reglamentación. Ésta incluye la definición preliminar de los MASS y los grados de autonomía, así como la metodología para el estudio y el plan de trabajo.

A los efectos del estudio exploratorio sobre la reglamentación, se entiende por «buque marítimo autónomo de superficie (MASS)» todo buque que, en diversos grados, puede navegar sin depender de la interacción humana.

Los grados de autonomía

Buque con procesos automatizados y apoyo en la toma de decisiones. La gente de mar está a bordo para operar y controlar los sistemas y las funciones de a bordo. Algunas operaciones pueden estar automatizadas.

Nave controlada a distancia con gente de mar a bordo: El buque se controla y opera desde otro emplazamiento, pero hay gente de mar a bordo.

Buque controlado a distancia sin gente de mar a bordo: El buque se controla y opera desde otro emplazamiento. No hay gente de mar a bordo.

Buque totalmente autónomo: El sistema operativo del buque es capaz de tomar decisiones y de determinar acciones por sí mismo.

Los MASS podrían navegar con uno o más grados de autonomía durante un mismo viaje.

En el 2017 la OMI adoptó los principios estratégicos para la integración de tecnologías nuevas y avanzadas. Así como las ventajas que se derivan de las tecnologías nuevas frente a las preocupaciones en materia de seguridad y protección, sus repercusiones para el medio ambiente y la facilitación del comercio internacional. Además los costos posibles para el sector, y, por último, sus repercusiones para el personal, tanto a bordo como en tierra.

Este año se inició en Japón un programa destinado a desarrollar tecnología autónoma para embarcaciones de gran porte, no solo se busca reducir accidentes sino también superar la falta de tripulación.

Primeras pruebas

La navegación autónoma está en pleno desarrollo en Japón. El 17 de enero, el Ferry japonés Solieil, un barco de 222 metros de eslora, capaz de navegar a 26 nudos de velocidad máxima (unos 50 km/h), completó el primer viaje jamás antes realizado por un buque de manera completamente autónoma.

El trayecto que unió el barco fue 240 km, entre los puertos de Shinmoji y Iyonada. Fue realizado en 7 horas de navegación autónoma, incluyendo la salida y la entrada de muelle y fue el primer buque del mundo en hacer un viaje completamente autónomo.
La tecnología de automatización de la navegación incluye cámaras infrarrojas que detectan obstáculos aún por la noche

Para amarrar los barcos en el puerto de arribo, se utiliza un dron como complemento de la operación automatizada.

Los Prácticos presentes

El sistema no incluye la operación de entrada a puerto que generalmente está a cargo de los “Prácticos”. Estos son capitanes de puerto que se ocupan de ir a buscar los buques a mar abierto y entrarlos, como así también sacarlos hasta aguas profundas cuando salen.

Esta operación suele ser bastante peligrosa para esas personas, que deben subir y bajar de los buques a sus pequeñas embarcaciones.

Testimonios

«La idea es hacer las cosas de manera más eficiente y transportar más con menos personas a bordo«, dice Oskar Levander, vicepresidente de la división marítima de Rolls-Royce. Tales embarcaciones inteligentes podrán, por ejemplo, navegar de forma autónoma desde Londres a la ciudad de New York, haciendo frente a las tormentas y evitando colisiones sin intervención humana. Los centros de comando para monitorear estos barcos aparecerán en puertos seleccionados de todo el mundo.

Esa preocupación por la seguridad es un factor principal para los barcos autónomos. Levander señala un informe de 2012 que muestra que el error humano, en particular la fatiga, está detrás del 75 al 96 por ciento de los accidentes marítimos.

Además de salvar vidas, los barcos autónomos reducirán costes. Levander estima que un barco totalmente autónomo podría costar un 20 por ciento menos de operar que un barco con tripulación convencional. Sin la necesidad de alojamiento para la tripulación, un puente convencional, botes salvavidas y otras características familiares, los barcos pueden ser más livianos y compactos y, por lo tanto, menos costosos de operar, aunque pueden ser más costosos de construir.

Piratería y Cruceros autónomos

¿Qué pasa si piratas intentaran abordar un crucero autónomo?

En los portacontenedores como ya no hay tripulación a bordo, el potencial de secuestro y rescate es obsoleto. Pero en los Cruceros el escenario es distinto.

Difícilmente en buques de pasajeros vaya a poder reemplazarse la totalidad de la tripulación. Los sistemas van a asumir más y más responsabilidades autónomas. Pero el ser humano seguirá estando allí para brindar seguridad y control en las posiciones de mayor relevancia.

Por Mariana Barrera

NoticiasdeCruceros.com

Volver al boletín

Artículos relacionados

Deja un comentario