Entre Cielo y Tierra: “Pasaporte Sanitario para poder viajar”

Por décadas muchos fueron los países que exigieron a los visitantes internacionales presentar la libreta relativa a la vacuna contra la fiebre amarilla, como requisito indispensable para ingresar a su territorio; En Latinoamérica todavía algunos países como Bolivia, Colombia, Perú y Honduras la exigen para casos específicos de viajes a ciertas regiones del país, o a personas procedentes de países donde todavía existe tal enfermedad. En Asia, Malasia aún exige dicho certificado de vacunación, y en África, varios países lo mantienen como obligatorio.


Hoy día, como consecuencia de la denominada pandemia china identificada como COVID-19 o síndrome respiratorio agudo grave 2 (SARS-CoV-2), varios organismos internacionales y países estudian y/o proponen la implantación obligatoria de un Pasaporte Sanitario, como requisito obligatorio para poder viajar internacionalmente, con cierta resistencia de otros, europeos sobre todo, por considerar que la medida es discriminatoria ya que los planes de vacunación marchan a ritmos muy diferentes en los diferentes continentes, y que según el criterio de algunos, no se puede obligar a las personas a vacunarse.

El tema se torna complicado por varias razones:

  1. No es lo mismo que un país, como Estado Soberano, exija a sus visitantes extranjeros haber sido vacunados, a que las empresas de transporte internacional lo exijan de manera generalizada, a menos que se logre un consenso mundial y se firme un acuerdo internacional sanitario al respecto, lo cual puede tardar meses o años según la voluntad política.
  2. Las principales vacunas que están presente en el mercado (Pfizer-BioNtech, Moderna, Janssen de Johnson & Johnson y Astra Zéneca), no garantizan su efectividad contra las nuevas cepas que se han venido descubriendo en los últimos meses, por lo cual tendrían que actualizarse permanentemente las vacunas inoculadas para que el pasaporte sanitario fuese confiable, afectando la vigencia de este.
  3. No existe una estadística suficientemente validada que permita a los laboratorios fabricantes garantizar que la vacuna anti-COVID-19 genera los anticuerpos necesarios para que la persona no vuelva a contagiarse, por lo cual, juntamente con la constancia de haber sido vacunado, el viajero tendrá que seguir sometiéndose a las pruebas rápidas (RT-PCR) en los terminales internacionales de pasajeros.
  4. Los efectos secundarios que puedan resultar de la aplicación de la vacuna, según lo publicado por los diferentes laboratorios fabricantes, pueden presentarse principalmente en las cuatro semanas siguientes a la vacunación (fiebre, dolores musculares, nauseas y dolor de cabeza, entre otros), lo cual de detectarse en un aeropuerto o puerto internacional puede significar el rechazo del viajero por parte de las autoridades o la empresa transportista, independientemente que el pasajero haya sido vacunado.
  5. El propuesto pasaporte sanitario debe contar son modernos aspectos de seguridad en cuanto a la identificación biométrica del pasajero y el método de certificar que fue vacunado; esto debido a la abundancia de falsificaciones de alta calidad que existe en el mercado para otros tipos de documentos también importantes.

Como se puede apreciar, el pasaporte sanitario, su definición y aprobación, tienen todavía un largo camino por recorrer, independientemente de que consideremos que es una excelente solución para mejorar el desarrollo de los viajes internacionales. Lo ideal sería que, antes de ser aprobado el mismo, los fabricantes de vacuna efectivamente refuercen estas respecto a las nuevas cepas; que la Organización Mundial de la Salud logre consenso para la firma de un convenio internacional al respecto; y que los planes de vacunación se aceleren en todo el mundo de manera que el mercado de viajeros vacunados aumente suficientemente.

Willian J. Bracho
Abogado, MSc. Gestión del Turismo Sostenible, Esp. Derecho de la Navegación.
wjbracho@yahoo.com; willianbracho@estrategaconsulting.net
Instagram: @Estratega_Consultores_wb

Imagen: smarttravel.news

Volver al boletín

 

Artículos relacionados

Deja un comentario