Entre Cielo y Tierra: “Corredores Aéreos Sanitarios”

Desde que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró la pandemia COVID-19 a fines de febrero de 2020, varias han sido las medidas propuestas por los organismos internacionales y regionales para la reactivación de la economía mundial, en especial lo relacionado al comercio exterior,  los viajes y el turismo, actividades que fueron paralizadas o restringidas por la mayoría de los Estados en marzo de 2020 como paliativo para evitar la propagación del virus a través de la movilización de personas y mercancías. Hoy quiero enfocarme en la recomendación formulada por la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) en mayo 2020, denominada como “Corredores Aéreos Sanitarios”, con la cual se buscaba garantizar la continuidad operativa del sistema de transporte aéreo en lo relativo a mercancías, medicinas, y repatriación de pasajeros varados en países distintos al de su residencia. Dicha propuesta, si bien está en plena vigencia, no parece haber sido instrumentada todavía por algunos países, en especial, en lo relativo a los aeropuertos de uso interno.


Antes de entrar en materia es importante recordar que en el artículo 14 del Convenio de Aviación Civil Internacional se prevé la acción de los Estados miembros con relación a la prevención de la propagación de enfermedades.

Artículo 14 “Cada Estado contratante conviene en tomar medidas efectivas para impedir la propagación mediante la navegación aérea, del cólera, tifus (epidémico), viruela, fiebre amarilla, peste y cualesquiera otras enfermedades contagiosas …”

Los Corredores Aéreos Sanitarios, conocidos en el idioma inglés como Public Health Corridors (PHCs), constituyen un trazado imaginario entre aeropuertos en los cuales se puede verificar el cumplimiento de todas las medidas preventivas y protocolos sanitarios respecto a los recintos receptivos, trabajadores y funcionarios públicos que en ellos labora, tripulaciones y pasajeros, aeronaves, así como también con relación a las áreas de servicio a pasajeros, aviones y carga. Para poder lograr que un aeropuerto se integre y se mantenga en un corredor aéreo sanitario se requiere una acción mancomunada de las autoridades aeronáuticas y sanitarias, con las administraciones aeroportuarias, empresas de transporte aéreo, empresas de servicios de apoyo, agentes de carga y pasajeros.

International Health Corridors. ICAO.

Tomado de la publicación de COPAC, Código Oficial de Pilotos de Aviación Civil

Se busca la prevención y minimización de los contagios por COVID-19 en toda la cadena de servicios que permite la salida o llegada de vuelos de pasajeros o carga, de manera que se genere confianza en los pasajeros respecto al riesgo de adquirir el virus en las instalaciones receptivas aeroportuarias dedicadas a las operaciones de registro, migración, aduanas, embarque y desembarque, ó en las aeronaves una vez a bordo de éstas.

La OACI lo explica de la siguiente forma: …Para mantener abiertas las vías de suministro y garantizar el acceso a los artículos que se requieren, el Arreglo de Colaboración para la Prevención y Gestión de Sucesos que afectan a la Salud Pública en la Aviación Civil (CAPSCA) recomienda que se establezcan corredores sanitarios libres de la presencia de COVID-19, para que puedan seguir realizando su labor esencial tripulaciones “limpias”, aeronaves “limpias” y aeropuertos “limpios”, y que pueda transitar un público viajero igualmente “limpio”…

La aparición de diferentes vacunas para combatir el COVID-19, y su masiva aplicación en muchos países, mejorará la prevención, ya que el riesgo de transmisión o contagio por parte de las personas ya vacunadas es menor, y aunque, por ahora, no se ha establecido la obligatoriedad de la vacuna para poder viajar, es probable que muchos países lo exijan tal como por muchos años lo hicieron respecto a la vacuna contra la fiebre amarilla. La exigencia de vacunación a las tripulaciones de vuelo ya ha sido aprobada en un importante grupo de líneas aéreas, lo cual, juntamente con el cumplimiento de los protocolos sanitarios relativos a uso de máscaras tapabocas, desinfección de las áreas de trabajo y de estadía temporal, así como el cumplimiento de las normas de distancia social en las áreas públicas, permitirá alcanzar el objetivo de tripulaciones limpias.

El uso de nuevas tecnologías para la desinfección de cabinas de pasajeros con rayos ultravioleta, junto con la mejora en los sistemas de filtros del aire acondicionado, la exigencia a tripulantes de cabina y pasajeros del uso de máscaras tapa boca-nariz, así como las medidas de separación sanitaria entre asientos, están permitiendo mejorar el aspecto de aeronaves limpias.

La exigencia de pruebas virales moleculares como la Reacción en Cadena de la Polimerasa, conocida como PCR por sus siglas en inglés, o la de antígenos, como requisito para poder viajar, conjuntamente a la obligatoriedad de uso de máscaras tapa boca-nariz, y el cumplimiento de la separación social, y los procedimientos de desinfección en todas las áreas de los aeropuertos, están contribuyendo significativamente a alcanzar el objetivo de aeropuertos limpios. En la medida que la población se vacune para prevenir el virus, y más aún, si se establece el requisito de estar vacunado para poder viajar, a los aeropuertos les será menos complicado cumplir con tal objetivo.

El tema de los viajeros limpios si bien depende en buena parte de los controles aplicados en los aeropuertos y aviones, también es cierto que la responsabilidad de los pasajeros es lo más importante, ya que aún presentando una prueba PCR negativa, para las autoridades y para los empleados de las líneas aéreas es imposible saber si el pasajero tuvo contacto con una persona enferma el día anterior o el mismo día su viaje, por lo que es de suma importancia que los protocolos sanitarios y la distancia social hayan sido respetados por tales viajeros. La garantía  de que solo viajen personas no contagiadas vendrá a través de una combinación entre la exigencia de estar vacunados y de presentar una prueba PCR o la de antígenos por ante autoridades y línea aérea.

Aunque no existe total claridad sobre como el coronavirus puede transportarse a través de las mercancías, los aeropuertos y las líneas aéreas, así como los agentes de carga y de servicios aeroportuarios están también comprometidos en la aplicación de todas las medidas preventivas en sus áreas de operación.

La gran preocupación respecto a los corredores aéreos sanitarios es la continuidad en la aplicación de las recomendaciones internacionales, el control de calidad sobre las medidas aplicadas, y la supervisión de su cumplimiento efectivo por parte de las autoridades y personal de las empresas aéreas.

Willian J. Bracho

Abogado, MSc. Gestión del Turismo Sostenible, Esp. Derecho de la Navegación.[email protected]; [email protected] Instagram: @Estratega_Consultores_wb

Volver al boletín

Related Posts

Deja un comentario