Entre Cielo y Tierra: “Recuperación y Sostenibilidad del Transporte Aéreo en Latinoamérica y Caribe”

Este año 2020 ha sido especialmente particular, además de bisiesto, nos trajo una pandemia más grave que las denominadas gripe española de principios del siglo pasado, y peste negra del siglo XIV. La pandemia china quedará reflejada en la historia como la más globalizada y la de mayor impacto económico y social, esto debido a las graves consecuencias que ha tenido en importantes sectores como lo son la industria, el comercio, el turismo y el transporte. Cómo consecuencia de lo anterior se han perdido decenas de millones de empleos en todo el globo terrestre y han cambiado en forma radical las condiciones y formas en las cuales se prestan ahora los servicios laborales.


Quizás el turismo y el transporte aéreo han sido los más afectados, ya que a pesar de estar reactivándose los viajes después de casi nueve meses de parálisis, aún es muy temprano para hablar de su recuperación económica. Lo que hay que tener en cuenta es que los mercados ya no tienen las mismas características porque los patrones de viaje han cambiado debido al miedo al contagio, especialmente de las personas mayores de 60 las cuales siempre fueron un segmento importante de la demanda, pero que hoy en día constituyen el grupo de mayor peligro en caso de contraer el virus chino; y debido a los cambios en la capacidad de compra de muchos potenciales clientes debido al desempleo, y la reducción substancial del ingreso como empleados o como comerciantes. Por otra parte, la movilización de las personas sigue bastante restringida en muchos países, existiendo incluso prohibiciones temporales del transporte desde y hacia ciertos territorios con estadísticas muy elevadas en cuanto a número de enfermos versus número de fallecidos. Como si fuera poco, ahora viajar internacionalmente impone la necesidad de cumplir con diversos protocolos sanitarios y de bioseguridad, lo cual implica que toda la cadena logística del transporte y el turismo debe obligatoriamente organizarse para cumplir con su cuota de responsabilidad respecto a evitar la propagación de la enfermedad. Hay que recordar que la pandemia continúa y que solo retrocederá cuando las anunciadas vacunas para inmunizar a las personas estén disponibles en el mercado, y se logre aplicarlas masivamente a buena parte de la población mundial, lo cual tomará cierto tiempo.

Hablando específicamente de la recuperación del transporte aéreo, cabe hacer algunas reflexiones acerca de los cambios en la forma de como se ha venido reconduciendo el negocio.

  1. Rutas: la nueva realidad ha impuesto una evaluación de las rutas respecto a la oferta de asientos y el volumen de la demanda, ya que algunos destinos están todavía restringidos, las motivaciones de viaje han cambiado, y la economía personal también. Cómo ejemplo, la gran mayoría de las conferencias internacionales, foros, ferias y reuniones corporativas se están realizando de manera virtual, por lo que la merma de pasajeros de este segmento es evidente. La operación de rutas de larga distancia en muchos casos ha suspendida temporalmente, al menos hasta que el mercado lo justifique. La operación de rutas cortas y medias, sin escalas y de histórica alta demanda, han tenido prioridad en el reinicio de operaciones.
  2. Aeronaves: Muchas líneas aéreas están retirando de sus líneas de vuelo los aviones de cuerpo ancho de alta capacidad como estrategia para mejorar la relación entre oferta de asientos y demanda de estos. Ya varias importantes empresas han informado del retiro de los Boeing 747-400, Airbus 380, y Airbus 340, en los cuales, además de alta capacidad de asientos, también están presentes altos costos de operación. En la medida que el mercado de signos de recuperación las aerolíneas incorporarán equipos adecuados para la longitud de las rutas, de menor costo operacional y de capacidad mas acorde con el mercado. Otro aspecto relativo a las aeronaves es que las empresas que habían venido comprando aeronaves ahora están buscando cambiar a arrendamientos tipo wet lease, o dry lease, donde las erogaciones son consideradas gasto y no inversión, y son susceptibles de ser deducidas del pago de impuestos sobre la renta.
  3. Capacidad. Aspecto íntimamente asociado al tipo de aeronaves utilizado para cada ruta, así como al tamaño del mercado, está teniendo ahora una nueva limitación producto de las disposiciones sobre distancia social que han venido estableciendo los gobiernos a través de sus autoridades aeronáuticas y las que motu proprio han adoptado las líneas aéreas; el no ocupar el asiento del medio en una línea de tres asientos, y uno de dos en las filas de dos asientos, sin duda limita la capacidad ofrecida para cada vuelo, por lo que las aerolíneas están buscando utilizar aeronaves cuyo costo de operación permita un punto de equilibrio bajo.
  4. 4.Tarifas: Es indudable que el tema de las tarifas es muy sensible para el mercado, sobre todo en esta época en que el grueso de los potenciales pasajeros de clase económica e intermedias, pudiesen estar afectados en cuanto a la obtención de ingresos suficientes; sin embargo, las nuevas medidas sanitarias y protocolos de bioseguridad implican un incremento en los costos operacionales de las líneas aéreas los cuales sin duda terminarán pagando los pasajeros que requieran viajar.
  5. Programas de Lealtad: Estos programas, que son un fuerte incentivo para muchos pasajeros, sobre todos los que en condiciones normales deben viajar a menudo, seguramente están siendo revisados y adaptados a la nueva realidad económica y sanitaria.
  6. Programas de Cooperación entre líneas aéreas: Los grupos de cooperación y de alianzas estratégicas, One World, Sky Team y Star Alliance, entre otros, están haciendo esfuerzos para la recuperación del sector, ya que a través de ellos pueden producirse o mantenerse importantes reducciones de costo. Sin embargo, para las empresas más pequeñas puede no ser tan conveniente mantenerse dentro de ellas debido a los costos de membresía y otras obligaciones que deben asumir. Las figuras de Joint Venture y Códigos compartidos también están siendo reevaluadas ya que pueden ser muy importantes para optimizar el mercadeo de asientos y otros productos.
  7. Slots. A través de IATA y ALTA las aerolíneas latinoamericanas y del Caribe han venido gestionando la suspensión temporal de los espacios horarios asignados a las empresas aéreas para el arribo y salida de los aeropuertos internacionales, conocidos como Slots.

Respecto a la sostenibilidad de las empresas de transporte aéreo, hoy más que nunca es importante que este concepto sea el norte de estas. La sostenibilidad económica implica productividad, eficiencia y calidad, que les permita ser competitivas; la sostenibilidad ambiental resume todos los esfuerzos para cumplir con las normas ambientales de cada país, y con los programas internacionales que buscan reducir tanto el consumo de combustibles fósiles, como las emisiones de CO2. Por último, la sostenibilidad socio-cultural que se refiere a la positiva vinculación de las empresas a su entorno, buscando ser factor de desarrollo y preservación de los valores culturales y de la calidad de vida tanto de las comunidades subyacentes como la de su fuerza laboral. En esta época de pandemia que nos ha tocado vivir, necesitamos que las empresas de transporte aéreo, además de recuperarse, logren ser sostenibles.

Willian J. Bracho
Abogado, MSc. Gestión del Turismo Sostenible
Especialista en Derecho de la Navegación
[email protected]
Instagram: @Estratega_Consultores_wb

Volver al boletín

Related Posts

Deja un comentario