Proyectando el Turismo: Vacaciones Heladas

Para el grueso de los viajeros, las vacaciones ideales serian en alguna playa paradisiaca, disfrutando de la calidez del trópico, transparentes aguas, palmeras y suave brisa. Sin embargo y aunque pueda parecernos extraño hay viajeros que, muy por el contrario, buscan los lugares más fríos del planeta para vacacionar.


Ahora que nos aproximamos al invierno boreal, vamos a ver algunos de esos destinos que harían las delicias de quienes disfrutan de las bajas temperaturas.

Laponia, Esta región de Finlandia y parte de Suecia es famosa por los renos y las auroras boreales y el famoso Hotel de Hielo o Ice Hotel 365… y es que contemplar la aurora boreal es una de esas experiencias únicas que solo es posible ver en latitudes cercanas al círculo polar ártico. En el verano, con el sol de medianoche y claridad casi las 24 horas del dia es imposible apreciar este fenómeno electromagnético, solo es apreciable por las noches y cerca del polo esto solo se da desde finales del otoño hasta comienzos de primavera.

Groenlandia

Muchos visitantes de Groenlandia se dirigen directamente a la bahía de Disko repleta de icebergs y, más concretamente, a Ilulissat, el centro de la industria turística del país. La ciudad alberga la atracción estrella Ilulissat Kangerlua (Jakobshavn Icefjord), el glaciar mareomotriz más prolífico del hemisferio norte. La enorme extensión obstruida por el hielo arroja gigantescos icebergs, algunos con un peso de hasta siete millones de toneladas, en la bahía de Disko, una vista realmente impresionante.

Iceberg en la bahía de Disko.

Carretera Dempster de Canadá

Partiendo de Dawson, el último vestigio de la fiebre del oro de Yukon, el Dempster serpentea a través de una naturaleza virgen flanqueada por picos escarpados y tundra ondulada antes de llegar al centro ártico de Inuvik, puerta de entrada a las comunidades remotas del Ártico occidental.

Uno de los mejores viajes por carretera de Canadá, la Dempster Highway es una de las dos únicas carreteras en América del Norte que cruzan el Círculo Polar Ártico. Es un camino lleno de historia, con paisajes impresionantes y una miríada de oportunidades para ver la vida silvestre. Puede ver alces y lobos, así como halcones peregrinos, águilas reales y gaviotines árticos, todo sin salir de la carretera.

Yakutsk, Rusia

Yakutsk, la ciudad más fría del mundo se levanta sobre pilotes (el permafrost cambiante colapsa los edificios) y, aunque hay un aeropuerto allí, todavía se siente aislada del ya remoto Lejano Oriente. Sin embargo, a diferencia de tantas ciudades rusas remotas, Yakutsk ruge con optimismo y entusiasmo. A pesar de su clima extremo, a los lugareños les encanta el invierno e incluso tienen el Museo Permafrost.

En los meses fríos, la temperatura puede llegar por debajo de los -40° C.

Térmometro exterior en una calle de Yakustk

Ulanbator, Mongolia

A menudo descrita como la capital más fría del mundo, Ulanbator es una enorme ciudad de comercio palpitante, tráfico intenso, vida nocturna pecaminosa y contracultura bohemia. Como centro cultural, político, económico y social de Mongolia, es la base lógica para realizar excursiones al campo. Primero, sin embargo, tómese el tiempo para explorar sus excelentes lugares de interés y museos, llénese en algunos excelentes restaurantes y empápese del ambiente ecléctico. Pero abríguese; Temperaturas que congelarían las fosas nasales son la norma entre diciembre y febrero, las máximas durante el dia no superan los -15°C mientras que por las noches puede llegar a 30°C bajo cero.

Luego de este breve recorrido, es fácil entender porque en esta época del año, son tan populares los cruceros por el Caribe.

Alberto Aristeguieta

Volver al boletín

Related Posts

Deja un comentario