Entre Cielo y Tierra: “El Intercambio Vacacional y el Turismo Interno”

La pandemia que estamos enfrentando está trayendo muchos cambios en la conducción de las actividades económicas, por un lado, la cuarentena intermitente, por otro lado, las nuevas restricciones sanitarias y protocolos impuestos por las autoridades internacionales y los diferentes países en los terminales aéreos, marítimos y terrestres, así como en las empresas de transporte, están haciendo surgir nuevas iniciativas o desempolvando otras que fueron muy exitosas en épocas pasadas


En materia de turismo, no hay duda de que los temas de multipropiedad, tiempo compartido e intercambio vacacional representaron en las décadas de los 70´s, 80´s y 90´s una excelente e interesante modalidad de promover el turismo interno e internacional, hoy día pareciera van a tener un repunte en materia de turismo interno, ya que al existir miedo al contagio viral, a las restricciones de viaje y a las eventuales cuarentenas en los lugares de destino, muchas personas van a preferir tomar su auto y viajar dentro de su país buscando alojarse en establecimientos de baja densidad en su concurrencia tales como posadas, pequeños hoteles, apartamentos o casas de alquiler vacacional, o en resorts donde tengan un derecho de tiempo compartido, una habitación en multipropiedad, o puedan disfrutar de un intercambio vacacional.

A partir del desarrollo de la multipropiedad y tiempo compartido surgieron algunas empresas dedicadas específicamente a facilitar el intercambio de derechos de uso de una habitación o apartamento, derivados de las antes citadas figuras de tiempo compartido, o multipropiedad; siendo las más importantes Resort Condominiums International (RCI), Trading Places International (TPI), Holiday Systems International (HSI), INTERVAL, y DAE. Hoy en día estas empresas siguen haciendo su trabajo con las limitaciones impuestas por la pandemia y la significativa reducción de los vuelos internacionales, sin embargo, es probable que dediquen más esfuerzo al intercambio vacacional dentro del ámbito nacional de manera de unirse a la promoción de las nuevas tendencias en los viajes.

Una de las ideas que va a reforzar la modalidad de intercambio vacacional, es la referida a canjear apartamentos, cabañas y casas de propiedad individual, totalmente equipadas para recibir visitantes, a través de empresas de turismo debidamente autorizadas para este fin, o de clubes de propietarios. De esta forma, mi apartamento o casa vacacional podrá estar en una lista de intercambio en la cual yo como propietario, cedo temporalmente mi derecho de uso a cambio de tener un derecho recíproco sobre un inmueble ubicado en otra región de mi interés en las fechas disponibles. La empresa de intercambio vacacional o el club de propietarios se beneficiarán del cobro de una cantidad de dinero que garantice el mantenimiento y limpieza del inmueble, así como su comisión por servicio. Los clubes de propietarios pueden ser asociaciones civiles promovidas por agencias o mayoristas de viajes autorizadas, ó por empresas de servicios complementarios, buscando siempre garantizar la calidad de servicio ante el cliente, y la responsabilidad de pago puntual a los propietarios. En USA muchos de los intercambios vacacionales de propiedades inmobiliarias individuales se hacen a través de agentes inmobiliarios con licencia emitida
por los correspondientes Estados de la federación.

Es importante destacar que la actividad de tiempo compartido decayó a fines de la década de los 90´s y en lo que va del siglo XXI debido, entre otros factores, a la no regulación de esta actividad en la mayoría de los países, a la falta de transparencia en los contratos de suscripción, y a la pérdida de la calidad de servicio en muchos establecimientos; este último factor también tuvo como consecuencia que el establecimiento no calificara o fuese excluido de la posibilidad de intercambio vacacional a través de las empresas especializadas.


La recuperación de la actividad turística en Latinoamérica y Caribe tiene su principal motor en el turismo interno, por eso es importante echar mano a todas las modalidades de alojamiento que ayuden a dinamizar el sector, entre ellas el intercambio vacacional que además puede ser aprovechado con el auto-transporte, es decir, con la movilización familiar en sus propios vehículos donde siempre habrá menor riesgo de contaminación viral que en los transportes colectivos.

Willian J. Bracho
Abogado, MSc. Gestión del Turismo Sostenible
Especialista en Derecho de la Navegación wjbracho@yahoo.com; willianbracho@estrategaconsulting.net
Instagram: @Estratega_Consultores_wb

Volver al boletín

Related Posts

Deja un comentario