BW Turismo: Turismo Vs. Covid-19 II

Una vez presentados los elementos, que han convertido esta pandemia en el mayor precipicio de la actividad turística mundial en los últimos tiempos, haber expuesto algunos datos económicos que reflejan la gravedad y plantear los escenarios post Covid-19 en distintos sectores económicos y en lo particular los vinculados a la actividad turística, mantendremos la misma tónica de las recomendaciones finales presentadas en la primera entrega.


Los turistas, sin duda, tendrán un cambio marcado en sus hábitos de viaje e incluso en sus rutinas cotidianas como consecuencia del periodo de cuarentena, la cual en algunas ciudades ha sido impuesta con mayores restricciones que otras, habiendo presenciado casos de aislamiento total de ciudades enteras, toque de queda, prohibición o limitación de circulación en calles y avenidas, entre otros. Cuando hacemos referencia al cambio de costumbres del futuro viajero, nos referimos a una serie de síntomas y padecimientos que experimentamos durante el periodo de cuarentena, que le ha tocado a buena parte del mundo como medida de mitigación de contagio.

Según un estudio realizado por un equipo de psicólogos del King’s College de Londres y publicado por la revista de Lancet, a finales del mes de febrero, el cual, recopiló mas de 3100 estudios y documentos relacionados con los efectos psicológicos de la cuarentena, explora distintas facetas y síntomas que pueden experimentar las personas durante estos periodos de aislamiento, siendo conscientes de ello, o no. El principio, la cuarentena suele ser una experiencia desagradable para quienes la padecen; el aburrimiento, la separación de los seres queridos y entorno cercano, pérdida de libertad e incertidumbre sobre la epidemia y su evolución, son algunas de las consecuencias que, en ocasiones, pueden conllevar efectos dramáticos. Por tal motivo, consideran de vital importancia que autoridades sepan sopesar cuidadosamente los beneficios potenciales de la cuarentena masiva obligatoria, frente a los posibles costes psicológicos, afirmando que el uso exitoso de la cuarentena como medida de salud pública: “requiere que reduzcamos, en la medida de lo posible, los efectos negativos asociados con ella”.

Dentro de la sintomatología mas común, entre las personas que han sido puestas en cuarentena, hay un alto índice de síntomas de angustia y problemas psicológicos. Los estudios realizados reflejan como los síntomas psicológicos generales a los trastornos emocionales, insomnio, síntomas de estrés postraumático, depresión, ansiedad, estrés, bajo estado de ánimo, irritabilidad, ira y agotamiento emocional. El bajo estado de ánimo y la irritabilidad destacan por tener una elevada prevalencia.

En condiciones favorables, dichos síntomas podrían desaparecer progresivamente en un lapso de tres a seis meses como mínimo. Posterior a este periodo entran en una etapa de evitación recurrente, eludiendo el contacto con grupo o multitudes de personas, lugares masivos y espacios cerrados, los cuales, en términos de la actividad turística, supone una situación bastante precaria para muchos actores dentro del sector, desde los restaurantes, transporte público, transporte aéreo, transporte masivo, cruceros, eventos deportivos, conciertos, foros, congresos, entre otros, incluyendo incluso, al inofensivo buffet para el desayuno que sirven en cualquier hotel o alojamiento.

Actualmente, la gran mayoría de empresas y profesionales del área no llevan un ritmo normal dentro de la pandemia. Por otro lado, existen empresas, por ejemplo, de Car Rental que están apoyando con sus flotas de carga, el suministro de bienes esenciales a los centros poblados y para el traslado de personal de emergencia a los centros de salud. Asimismo, empresas de alimentos y bebidas que sirven de estos servicios al personal de emergencia, vuelos de repatriación y algunas otras empresas que ante esta circunstancia han mutado los productos y servicios que ofrecían, a fin de satisfacer necesidades propias de la situación.

Hablando de necesidades vale la pena resaltar, que existen dos grandes vertientes dentro de las opciones que pueden hacer no solo quienes hacen vida en el sector de turismo y hostelería, si no aplicables a cualquier rubro económico. Recordemos que la actividad turística es extremadamente trasversal. Volviendo a las grandes corrientes, existe una que define las crisis como el escenario ideal para el surgimiento de nuevos productos y servicios, que brinden el giro necesario para el reimpulso de la empresa o emprendimiento. La otra, considera que los esfuerzos deben estar orientados a crear nuevas necesidades en los consumidores.

En este sentido, y continuando con lo desarrollado en la Turismo Vs Covid-19 Parte I, resaltamos las siguientes propuestas genéricas para impulsar el sector:

Emprendimientos:

Si bien es cierto, que las limitaciones de movilidad en cuanto el acceso a la materia prima y los posibles compradores esta limitado, utilizar servicio de motorizados para realizar delivery resulta la solución ideal. En el caso de aquellos que producen artículos de cualquier tipo, entiéndase alimentos, postres, bisutería, ropa y artículos utilitarios deben revisar su estructura de costos previo a la pandemia. Una vez realizado el análisis, ponderar la viabilidad de mantener la operación ajustándola a la nueva realidad. Asimismo, es pertinente aprovechar el tiempo para ponerle mayor atención a los canales digitales que utilizan en su mayoría, para promocionar sus productos. Los futuros clientes tienen mas tiempo en la actualidad, consumen mayor cantidad de redes sociales y están mas orientados al ahorro y maximización de los recursos económicos que disponen. La mercadotecnia digital resulta una excelente opción para su emprendimiento a un bajo costo a través de las redes sociales o blogs. Si no posee experiencia en ese tema, lo invito a que ingrese en www.capacitateparaelempleo.org y ubique los cursos online de emprendimiento y marketing que tiene disponible sin costo alguno. En el caso de los intermediarios (revendedores) y aquellos cuyo emprendimiento esta enfocado en un servicio, deben al igual que sus pares mencionados anteriormente, evaluar y ponderar la operación bajo las nuevas reglas. Si dicha operación resulta inviable, considere empezar una nueva idea bajo las premisas plasmadas en este artículo y piense, sobre todo, en que necesitará ese publico una vez supere la cuarentena, por ejemplo, productos de limpieza y sanitización, servicios para el cuidado de mayores, actividades recreativas que puedan desarrollarse en el hogar, o, en cualquier caso, alejado de aglomeraciones.

Car Rental:

Las empresas dedicadas al alquiler de vehículos, como otros, han experimentado un frenazo de golpe en sus operaciones. Aun así, seguramente además de cuantificar los daños y perdidas en sus estructuras, se están preparando sin ninguna duda, para asumir el papel protagónico en el inicio y por un lapso prolongado como la primera y mejor opción para impulsar a la actividad turística. Tomando en cuenta el estudio psicológico reseñado, el nuevo turista, evitará a toda costa la utilización de sistemas de transporte masivo para sus viajes recreativos, negocios, salud, entre otros. La negativa de permanecer en un espacio cerrado con unas decenas de extraños que podrían contagiarlos, estará latente permanentemente. Por tal motivo, las empresas dedicadas a este rubro, deben esquematizar procesos de saneamiento y desinfección de los vehículos, a fin de ofrecerles la garantía a sus clientes que dichas unidades, se entregan completamente desinfectadas. Durante el lento inicio y normalización de la actividad, los destinos locales serán sumamente apetecibles, evitando traslados muy largos alejados de la seguridad del hogar o aquellos que requieran la utilización de otros sistemas de transporte, como el aéreo. Por otra parte, y por su dependencia de proveedor de índole automotriz y tecnológica, deberán estudiar bien el mercado a fin de garantizar la golpeada cadena de producción y suministros que inicia a paso lento. Deberá por su parte, transmitir al cliente la seguridad que requiere, adaptando procesos y creando otros tantos en todos los pasos de la operación del alquiler de vehículos, con procesos que garanticen no solo el estado de los automóviles, si no desde el preciso momento que el cliente entre a una oficina a requerir el servicio. Mientras tanto, la capacitación del personal, durante este período es fundamental, para que el nuevo inicio de operaciones, se pueda dar satisfactoriamente en todos los niveles. Sin duda veremos a empresas como Sixt, Hertz y Avis con innovaciones muy ocurrentes.

Agencias de Viajes:

Como intermediarios, han llevado en los últimos días cargas muy difíciles de sobrellevar debido a la crisis. La mitigación de las pérdidas a través de la implementación de váuchers que permitirán el disfrute del servicio o paquete programado, es obligatoriamente necesario, a fin de reducir las cancelaciones por parte de los clientes. Supeditados casi en su totalidad a la operatividad de terceros, para poder ofrecer el servicio, deben estar en este momento, replanteándose los posibles escenarios post covid-19 a fin de no extender el periodo de nula productividad. Como referimos en diversas oportunidades y en aras de ser lo mas eficientes y conscientes de que el mundo que conocíamos cambió, resulta prudente enfocarse en la dirección de la oferta de las agencias y el establecimiento de alianzas de todo tipo. Debido a su estructura familiar o pequeña, sopesar 60 o 90 días sin producir dinero, resulta muy complicado. Por tal razón, el estudio y orientación de los servicios, paquetes y otras formas, deben orientarse a los mercados locales y regionales, apoyados de los actores que hacen vida en la base de la pirámide de la actividad turística. Los aliados más apetecibles además de los Car Rental, serán las empresas de seguros, quienes seguramente trabajan en formas diversas de brindar la mayor sensación de seguridad a los viajeros del futuro próximo. Los proveedores locales, empresas de guías, opciones tecnológicas que permitan el disfrute de atracciones o destinos de manera remota y opciones de realidad virtual o aumentada, son un “must” que deben tener presente en la formulación de su nueva oferta. Los fullday personalizados y operaciones hacia destinos locales por parte de las agencias pueden brindar el tan anhelado desahogo. Ser creativo y resiliente permitirá porque no ofrecer servicio de traslado en un vehículo totalmente sanitizado hacia un hotel que, por supuesto cumpla con los requerimientos de esterilización, a fin de pasar un día tipo cuarentena, con las comodidades que brinda el hotel, con seguro de viaje incluido. Es decir, aprovechemos esa evitación que tendrá de manera automática el cliente, complementándola con un excelente Room Service, conectividad garantizada y servicios de entretenimiento dentro de la habitación. En este aspecto, a pesar de la crisis, no hay límite en la imaginación. El momento es ahora.

Además de estas propuestas, es importante considerar los nuevos rubros que dominaran la economía del futuro, por ejemplo, la salud, el higiene y sanitización. Desde el inicio de esta crisis la OMT junto a la OMS han trabajado de manera articulada a fin de minimizar el impacto de esta pandemia en el sector turístico. Han realizado incluso llamamientos a nivel mundial a fin de recopilar propuestas innovadoras para afrontar esta crisis de manera coordinada. Empresas o nichos enfocadas a los rubros mencionados serán capaces de ayudar a levantar a este sector que se niega a contagiarse y que mas temprano que tarde será el impulso esperado para vuelva arrancar la maquina renovada que hará girar al mundo nuevamente y en calma. Ha llegado el momento de trabajar todos juntos para demostrarlo. Mientras tanto les repito, #QuedateenCasa y #ViajaMañana.

www.bwturismo.com
Instagram: @BwTurismo
Twitter: @BwTurismo
Facebook: Bw Turismo
Youtube: Bw Turismo

Volver al boletín

Artículos relacionados

Deja un comentario