Proyectando el Turismo: El lado oscuro de la globalización

El mes de febrero es esperado con ansias por el sector turístico de Barcelona, pues es el mes en el que se celebra el Congreso Mundial de Telefonía Móvil. Es un evento que deja cerca de €500 millones en ingresos a la ciudad, los hoteles rozan el 100% de ocupación con tarifas que duplican los precios de la semana antes o después del evento. Los restaurantes, taxis, tiendas en general experimentan un aumento en torno al 30% en sus ventas. El evento además genera más de 15.000 empleos temporales, ese es el impacto de los más de 105 mil participantes que durante una semana invaden la ciudad condal.


Sin embargo, este año será recordado como el primero en el cual uno de los eventos más importantes del mundo tuvo que ser suspendido, con las consiguientes pérdidas económicas a organizadores, proveedores, expositores y por supuesto al sector turístico. ¿La razón de la suspensión? A una semana de la inauguración más del 10% de los expositores habían cancelado su participación, incluyendo a gigantes como Nokia, Ericsson, Sony, Amazon, Facebook, Intel, AT&T, Vivo, LG entre otros.

El congreso de telefonía móvil más importante del mundo esperaba recibir en esta próxima edición 110.000 visitantes de hasta 200 países, 3.000 expositores, 8.000 consejeros delegados y altos cargos y delegaciones de 170 gobiernos. 

¿Pero que llevó a estas grandes empresas a retirarse, forzando al Comité Organizador a cancelar el evento? ¡La amenaza del Coronavirus!

El domingo 23 de febrero, las autoridades italianas anunciaron la suspensión del Carnaval de Venecia.  De igual manera se han suspendido actividades deportivas, y centros educativos en Lombardía, Piemonte y Veneto han cesado sus actividades hasta el 1 de marzo. Italia tiene más de 120 casos de Coronavirus, 2 de ellos en Venecia y el número de fallecidos asciende a dos.

Hemos visto como países han cerrado sus fronteras, líneas aéreas han suspendido vuelo, cruceros en cuarentena sin poder atracar en ningún puerto pues les niegan el permiso.

Quizá nunca lleguemos a cuantificar las pérdidas directas e indirectas en el sector como consecuencia del Coronavirus, lo que nos deja claro esta experiencia es que en esta era de la globalización, absolutamente todo esta globalizado, incluso los virus.

Alberto Aristeguieta

Volver al boletín

Artículos relacionados

Deja un comentario