Entre Cielo y Tierra: “2019, 100 años de la primera regulación de la Aviación Civil Internacional”

El pasado 13 de octubre se celebraron 100 años de la firma de la primera convención sobre aviación civil internacional, se trata de la -Convención de París de 1919- elaborada con el fin de dar un soporte jurídico y técnico a una actividad que recién comenzaba: la aeronáutica, para la cual no existía ninguna regulación internacional.


Es importante destacar que a pesar de que, en el siglo XIX, habían surgido los globos aerostáticos, primero de la mano del sacerdote jesuita portugués Bartolomeu Lourenço de Gusmão, quien en 1709 hizo volar uno de ellos, y luego los hermanos Mongolfier, que también lo lograron en 1782; solo se produjeron algunas reglamentaciones locales en Francia referidas a las locaciones donde se podían autorizar dichas actividades y las restricciones a las mismas.

Ya en el siglo XX, con los vuelos de Gustave Whitehead (1901), los hermanos Wright, el 17 de diciembre de 1903, y posteriormente el de Santos Dumont (1906), la aeronáutica contaba con dos actividades diferenciadas: la de los globos aerostáticos y la de los aviones, sin embargo, no había definiciones universalmente aceptadas sobre lo que tales aparatos significaban, ni tampoco sobre espacio aéreo y soberanía de los Estados sobre el mismo, aeródromos, pilotos, mapas aeronáuticos, operaciones aeronáuticas más allá de los límites de los Estados, matrículas para identificar la nacionalidad de las aeronaves, y otros muchos aspectos necesarios para que se pudiere realizar y controlar la navegación aérea en forma coordinada por parte de las naciones.

En medio de esta situación, recién Europa terminaba una cruenta guerra, la Primera Guerra Mundial, donde había debutado con mucho éxito ese fenómeno llamado avión que fue la gran novedad de dicho evento; al terminar la guerra gran cantidad de dichas aeronaves fueron dadas en pago a pilotos mercenarios o simplemente cedidas a diversas actividades civiles realizadas por el Estado o por particulares, sin que existiera ninguna regulación, siendo precisamente estas carencias las que motivaron la convocatoria y realización de esta convención.

Con el impulso dado por la Convención de París en los años siguientes surgieron convocatorias para otras conferencias diplomáticas destinadas a tratar diversos aspectos técnicos de la aeronáutica, o ciertos aspectos mercantiles de la naciente actividad del transporte aéreo comercial de personas, mercancías y correos, entre las cuales podemos citar a la Convención de Varsovia de 1929 denominada como – Convención para la unificación de ciertas normas relativas al transporte aéreo internacional – del 13 de octubre de 1929, de la cual recién se cumplieron 90 años de su firma, y la Convención de Chicago de 1944, que se realizó en medio de mucha polémica, sin haber todavía concluido la Segunda Guerra Mundial, la cual vino a ampliar, actualizar o mejorar todos los aspectos tratados por la Convención de París, en un escenario de muchos cambios tecnológicos.

La nueva convención también desarrolló nuevos principios y creo la Organización Provisional de la Aviación Civil Internacional (OPACI), la cual en poco tiempo se transformó en la actual Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) organismo parte de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), y ente rector de todas las actividades aeronáuticas y de transporte aéreo internacional, de cuya creación recién se celebraron 75 años.

En los años posteriores a la firma de dicha convención, se firmaron la mayoría de los convenios bilaterales de transporte aéreo entre las naciones, y en las décadas siguientes muchas convenciones se modificaron y otras nuevas se aprobaron, todas bajo los auspicios de la OACI.

El siglo XXI ha sido testigo de una progresiva liberación del transporte aéreo, así como de terribles eventos que han cambiado radicalmente los paradigmas de seguridad en el transporte de personas y mercancías en aeronaves. También al siglo XXI le tocará ver la transformación de la aviación comercial y privada, en una actividad sostenible ambientalmente.

Como pueden ver, los primeros 100 años de regulación de la aviación han sido muy activos. El 7 de diciembre fue designado por la OACI como el Día Internacional de la Aviación Civil Internacional, y en este año 2019 también toca celebrar los 100 años del Convenio de París, los 90 años del Convenio de Varsovia, y los 75 años del Convenio de Chicago.

Willian J. Bracho Rojas

Abogado, Especialista en Derecho de la Navegación

MSc. en Gestión del Turismo Sostenible

willianbracho@estrategaconsulting.net

Instagram: @estratega_consultores_wb

Volver al boletín

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *