Entre Cielo y Tierra: “Granjas Eco-Sostenibles y Turismo Rural de Calidad”

El mercado turístico se ha venido segmentando rápidamente en los últimos 25 años, tanto en la oferta como en la demanda se han presentado muchos cambios, han surgido nuevos productos buscando consumidores no tradicionales y han crecido las tendencias hacia lo natural, lo exótico, lo ecológico, lo no contaminante y lo rural.

Si, muchos viajeros ya no están interesados en lo citadino sino en lo campestre, no desean experiencias repetidas sino originales, autóctonas; y quieren convivir en lugares donde se respete la naturaleza y se haga todo lo posible por no contaminarla. Costa Rica es una de los países latinoamericanos con más experiencia en turismo rural y en el desarrollo de granjas eco-sostenibles, en relación a estas últimas es interesante ver como pequeños y medianos empresarios han creado centros rurales capaces de auto proveerse de electricidad, agua, gas metano, calefacción y alimentos, creando una cultura ecológica en la cual todo encaja en el aprovechamiento de los recursos del sitio, complementando diferentes técnicas con gran creatividad local.

La electricidad generalmente la obtienen a través de paneles solares o mediante energía hidroeléctrica obtenida de pequeñas turbinas que se alimentan del volumen de agua de cascadas que bajan de las montañas; el agua la toman de los ríos cercanos y la tratan mediante filtros de piedra caliza y arena; el gas metano lo obtienen a partir de un “Biodigestor”, especie de tanque donde se almacenan desechos orgánicos que luego al descomponerse emiten gas metano combustible que se conduce, a través de tuberías, tanto a las cocinas como a los calentadores de agua generales o de baños; los residuos que quedan en los biodigestores también se usan para preparar abonos para plantas vegetales y árboles.

En lo relativo a alimentos, las granjas eco sostenibles, dependiendo del tamaño, producirán carne bovina, porcina y aviar, producto de sus propios rebaños y crías; los vegetales, frutas y verduras también son cultivados dentro de ellas, y todo lo demás forma parte de los suministros que se traen desde las ciudades. Las granjas eco sostenibles o autosuficientes se han convertido en interesantes productos turísticos que además de visitantes recreativos atraen también estudiantes de pre y postgrado que vienen para aprender los diferentes aspectos de la sostenibilidad y el turismo rural.

En un país como Venezuela, donde hay variedades de climas y paisajes, este tipo de granjas ayudarían a catapultar el turismo rural captando visitantes nacionales e internacionales, especialmente del Caribe vecino. Por supuesto, todo esto será posible una vez que a Venezuela retorne la democracia, la paz y la seguridad.

Willian J. Bracho

wjbracho@yahoo.com

https://plus.google.com/u/0/+WilliamBrachoTurismoSustentable/

Volver al boletín

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *