Entre Cielo y Tierra: “La Cultura como Producto Turístico”

El turismo es una actividad heterogénea y compleja, son muchos los elementos que se manejan en su desarrollo, y muchas las formas y variantes en que se presenta esta. Cada ciudad, región o país se promueve como destino turístico en función de sus recursos naturales o artificiales, las facilidades de acceso, y los productos turísticos disponibles; otros elementos como la calidad de los servicios, la limpieza y la seguridad ayudarán a que lo visitantes valoren el atractivo de dicho destino.


La ciudad de Orlando en el estado de La Florida, USA, se promueve como destino turístico básicamente en función de los recursos artificiales representados por diversos parques de atracciones allí localizados (Disney World, Universal y otros); además, por una importante cantidad y variedad de servicios básicos y turísticos que hacen posible la estadía de millones de visitantes al año. Destinos como Aruba, Barbados, San Martin, Tobago y Los Roques, se promueven en función de sus recursos naturales (Playas) y servicios; y otros destinos combinan la oferta de recursos naturales con
recursos artificiales según la cantidad e importancia de estos.

Cayo de agua en Los Roques. Wikimedia Commons

Las manifestaciones culturales podríamos enmarcarlas dentro de los recursos artificiales y dada su gran variedad, autenticidad y belleza, también son utilizadas como producto turístico. En países como México, Guatemala, Perú, Ecuador, Italia y Egipto, el turismo se promueve con un alto contenido cultural donde la antropología, arquitectura, historia, gastronomía, música y artesanía juegan un rol fundamental; así pirámides, mariachis, iglesias, tacos y platería se destacan en lo visitado o demandado por los visitantes, quienes generalmente conocen de antemano su existencia. Muchos productos culturales permiten una sana recreación de los visitantes, y su utilización contribuye a menudo a potenciar las economías de los pueblos donde estas se ofrecen.

En Venezuela tenemos un gran potencial para el desarrollo de productos culturales ya que tenemos diferentes regiones con una interesante variedad en cuanto a folclore y tradiciones, así, la música, artesanía y gastronomía son diferentes en las regiones zuliana, andina, de los llanos, oriental, y Guayana, lo que permite deleitar a visitantes tanto con un festival de bandolas orientales como uno de gaitas zulianas; con un conejo en coco, con un pastel de morrocoy, con una pisca andina, y con muchos otros platos que se elaboran en estas. En las regiones también tenemos importantes recursos culturales como los museos Soto y Otero en Guayana, el museo Gabriel Bracho en el Zulia, y varios importantes museos y galerías en Caracas, Maracay, Valencia y Barquisimeto. Además, como país, tenemos productos culturales famosos como el sistema nacional de orquestas sinfónicas.

En algunas ciudades hemos visto que se han organizado pequeños festivales de comida local, pero tenemos el potencial para crear muchos otros productos culturales de gastronomía, bebidas, música, teatro o danzas folclóricas. La elaboración de chocolates, rones, vinos y otras bebidas alcohólicas se han venido desarrollando exitosamente, y esas actividades también se pueden convertir en un producto turístico cultural de carácter permanente.

Para podernos diferenciar como destino turístico internacional, tenemos que ser creativos y echar mano a todos nuestros tesoros culturales.

Willian J. Bracho
Abogado, Maestría en Gerencia del Turismo Sostenible
Especialista en Dº de la Navegación
[email protected]

Volver al boletín

Artículos relacionados

Deja un comentario