Turismo y Relaciones Públicas

El 26 de septiembre celebramos el “Día Interamericano de Relaciones Públicas”, y el 27 el “Día Mundial del Turismo”.


La actividad industrial, mercantil, recreativa, social y cultural que llamamos Turismo, requiere especialistas que con sus conocimientos, habilidades y técnicas profesionales puedan proyectar imágenes, crear necesidades, despertar interés en un producto que es tan fácil y tan difícil de ver, como lo es el “Vender un País”.

Cuando se trata el Turismo como materia de análisis, es porque ya parece que esa actividad ha dejado de ser utópica para convertirse en realidad generadora de recursos económicos. Esto llama a conciencia a muchas personas y sectores interesados en hacer más y mejores negocios. Por esa razón el turismo tiene libre entrada en los segmentos de nuestra sociedad capitalista; y al ser económicamente rentable hacer turismo, se exige de especialistas y no de aficionados, ya que lo que está en juego no es la belleza de una región sino la inversión.

“Venezuela es paraíso de cosas prodigiosas, como hermosos lugares para hacer de ellos una nueva economía. Pero tenemos el grave problema de no estar en la debida oportunidad preparados para usufructuar estos dones que la naturaleza nos brinda”.

Las Relaciones Públicas son una necesidad en el Turismo. La formación es indispensable para poder estar en este novedoso campo que no solamente exige buena presencia y buen carácter, sino que requiere de una sólida preparación profesional. Son tantas las áreas, que cualquiera de ellas necesita de un especialista para que pueda desarrollar sus actividades con el más alto sentido de profesionalismo.

El turismo es muy complejo, en este campo se juegan muchas variables; desde la humana hasta la creación de imágenes de lugares a veces desconocidos. De la Hotelería hasta la transportación automotriz, de la Política Gubernamental hasta el visado en nuestros Consulados. En fin, no se imaginan cuanta traba hay para hacer turismo, pero lo importante es buscarle una salida lógica a cada variable, presentarla, proyectarla y darle profesionalismo.

El Relacionista del Turismo no es un Guía Turístico, no es un apagador de fuego cuando las líneas aéreas no cumplen con sus itinerarios normales o cuando el hotel no presta el servicio adecuado o el Gobierno no cumple con las promesas turísticas. El Relacionista de Turismo es el experto en el manejo de la imagen preventiva de la línea aérea, de la agencia de viaje, del hotelero, del inversionista; es el preparador de proyectos realizables, creador de campañas promocionales y divulgativas favorables; es un conocedor del fenómeno turístico. Por eso es que el Relacionista de Turismo tiene que ser un Profesional Especializado.

El momento no es de lamentaciones ni de críticas, es momento de reflexión y además oportuno. Porque en este país muy pocos saben de turismo y muchos, aún no preparados, tienen la osadía de pontificar sobre lo que se deba hacer en el turismo.

El Turismo necesita de los Relacionistas; de cada uno de estos buenos profesionales capacitados. Pero para llegar hasta allá solo hay un camino: preparase, capacitarse, reciclarse; en una sola palabra, educarse. Turismo es servir y para servir hay que estar adiestrados.

Angel Lagardera
Relacionista/Fotoperiodista

Volver al boletín

Artículos relacionados

Deja un comentario