Proyectando el Turismo: Reapertura de fronteras

Una semana luego de publicado este articulo, es decir el próximo 26 de septiembre, es la fecha prevista para la reapertura de la frontera colombo-venezolana y la paulatina normalización de las relaciones entre los dos países. Más allá de evidenciar la afinidad política e ideológica entre ambos gobiernos, ¿Cómo puede influir esto en el mercado turístico venezolano? Y hablamos en ambos sentidos, tanto receptivo como emisivo.


Sin duda la reanudación de vuelos entre Bogotá y Caracas conectará a nuestro país con el resto del mundo, pudiendo desde Bogotá proseguir vuelo a EEUU, Europa o algún destino suramericano.

Luego de la suspensión de facto de los vuelos de aerolíneas rusas sobre cielos europeos, como parte de las sanciones contra ese país por su invasión a Ucrania, el flujo de turistas rusos a Margarita desapareció.

Anteriormente había un numero interesante de turistas colombianos en este destino, la pregunta que cabe ahora es si dicho mercado puede recuperarse y llevar a nuestra isla el tan ansiado y necesitado flujo de visitantes. Sin embargo, la distorsionada realidad económica de nuestro país juega en contra de esa recuperación. Venezolanos que han tenido oportunidad de viajar a Colombia recientemente regresan impresionados de lo barato que son los precios en general allá, y como con $6 pueden comer algo ligero en la calle, cuando el equivalente en Caracas rondaría los $20. Ante esta contundente realidad ¿es factible y posible que un turista colombiano pague nuestros precios pudiendo obtener lo mismo en su país por menos de la mitad?

Sabemos que hay destinos costosos, como por ejemplo algunas islas del caribe donde los venezolanos solían viajar con frecuencia, pero ese elevado precio es compensado con un excelente servicio y calidad. Siendo realistas y muy honestos con nosotros mismos, a pesar de lo mucho que nos pueda gustar nuestra Isla de Margarita, sabemos que dista mucho de ser un destino de lujo y en cuanto a calidad y servicio… digamos que aun hay espacio para el crecimiento.

Dicho esto, ¿Qué posibilidades reales hay para que se empiece a generar un flujo significativo de turistas colombianos hacia Margarita? Debemos encontrar maneras de hacer la oferta suficientemente atractiva para compensar las actuales deficiencias producto del deterioro sufrido a lo largo de mas de dos décadas de socialismo bolivariano. A la distorsión económica debemos sumarle el deterioro de la infraestructura en general, la cual se ve reflejada en los constantes y frecuentes apagones eléctricos, deficiencias en el suministro de agua, aumento de la inseguridad etc.

El caso es que está por abrirse una nueva oportunidad en medio de unos retos y desafíos pocas veces visto. Estoy seguro que nuestros colegas de la Isla encontrarán la manera de sortear los obstáculos como lo han hecho en el pasado, y aprovechar esta ocasión para darle al necesitado sector turístico neoespartano el empujón revitalizador que tanta falta le hace.

Alberto Aristeguieta

Volver al boletín

Artículos relacionados

Deja un comentario