Entre Cielo y Tierra: “El Sistema Nacional de Investigación Turística”

La planificación, organización y operación del turismo supone la existencia de información estadística cuantitativa y cualitativa que coadyuve en el análisis de la problemática existente, y en el desarrollo de nuevas ideas y proyectos. Los principales problemas que presentan las estadísticas de muchos países es su reducido ámbito y alcance, así como su actualización y continuidad.


En Venezuela podemos recopilar con cierta precisión el número de visitantes internacionales que anualmente visitan nuestro país, desagregando dicha cifra en función de los meses del año en que llegaron, procedencia, edad de los viajeros, puerto de entrada, estadía promedio y medio de transporte utilizado; esto es posible porque, en teoría, todos los visitantes entran por algún punto de control migratorio; sin embargo, no contamos con un mecanismo eficaz para contabilizar los viajeros que se movilizan internamente debido a que tanto en aeropuertos, puertos y terminales de pasajeros no existe un protocolo homologado para recoger y/o procesar esta data de manera continua, y si lo lográramos, todavía faltaría definir cómo contabilizar los viajeros que viajan en su vehículos particulares o en vehículos alquilados, lo cual es de suma importancia para definir los visitantes nacionales que arriban a un destino turístico en particular, bien pueblo, ciudad, municipio, estado o región del país.

El tema estadístico es mucho más complejo cuando pasamos a la parte cualitativa. Conocer el perfil de viajeros, o el gasto promedio de un visitante en un destino requiere de un muestreo bien estructurado, ocasional o semipermanente, debido a que cada año, tanto las circunstancias económicas de los viajeros como los costos de los bienes y servicios turísticos cambian. Los muestreos requieren esfuerzos conjuntos entre diferentes entes del Estado, participación de universidades, asociaciones gremiales empresariales del turismo, y empresas en particular.

Para el sector hotelero o para un hotel en particular, elaborar una estadística cuantitativa y cualitativa de sus huéspedes es relativamente sencillo porque poseen el control de esta información, pero para una ciudad, municipio, o gobernación, es mucho más complejo.

Por otra parte, la investigación sobre otros aspectos importantes en el turismo, tales como motivaciones de viaje, frecuencia de los viajes anuales respecto a los visitantes internacionales o internos, gasto según destino, índices de preferencia, volumen de los grupos familiares, capacidad económica de los visitantes o viajeros, productos turísticos, etc., requiere una planeación anticipada que defina dónde y cómo hacerse.

Tanto la información estadística como la obtenida a partir de la investigación turística, son un insumo importante para que empresarios y nuevos emprendedores, puedan elaborar sus proyectos, darle consistencia a sus previsiones del mercado, y a los productos a ofrecer.

Una de las vías para que podamos desarrollar un Sistema Nacional de Investigación Turística sería una negociación entre el sector privado turístico y el Ministerio de Turismo -MINTUR- para su creación. Con dicho acuerdo se buscaría coordinar los siguientes aspectos:

1.- Mejora en la recopilación, homologación y procesamiento de estadísticas relacionadas con los visitantes y viajeros; realizada por los diferentes entes públicos relacionados con el transporte (INAC, INTTT, INEA, Aeropuertos, Puertos, y Terminales de Pasajeros); y las empresas de transporte y sus entes gremiales)

2.- Definición y Formulación de los objetivos y necesidades de investigación de campo; buscando sectorizar la investigación de campo con la participación de las gobernaciones de estado, las universidades públicas y privadas que posean carreras en turismo; los municipios y los entes gremiales empresariales privados.

3.- Creación de Comités Regionales de Estadísticas e Investigación, que lideren y coordinen tanto la recopilación estadística como la investigación de campo.

4.- Impulso a investigación de las denominadas cuentas satélites, en conjunto con el Banco Central de Venezuela, y de acuerdo con los 3 lineamientos y recomendaciones de la Organización Mundial del Turismo – OMT-.

5.- Financiamiento de los proyectos regionales de investigación con los fondos que recauda INATUR.

Para las universidades comprometidas con la formación de recursos humanos para el turismo, la definición de objetivos en la investigación turística les permitirá orientar los temas de los trabajos de grado de los estudiantes.

Si se logra estructurar un sistema de investigación turística, se beneficiarán por igual el sector público y el sector privado turístico; se podrán crear bancos de proyectos, estadísticas confiables en los diferentes ámbitos y se estimulará el esfuerzo profesional dentro de las universidades y colegios universitarios.

Willian J. Bracho
Abogado, MSc Gestión del Turismo Sostenible
Especialista en Dº de la Navegación
wjbracho@yahoo.com

Volver al boletín

Artículos relacionados

Deja un comentario