Canal pide a sus clientes seguir normas de la OMI para proteger a los cetáceos

El tránsito de ballenas coincide con el periodo donde las embarcaciones deben navegar a una velocidad de 10 nudos, evitando colisionar con cetáceos

Mileika Lasso – mlasso@laestrella.com.pa


De agosto a septiembre próximo las aguas panameñas serán testigo de la temporada 2020 de la migración de cetáceos, lo que obliga a los barcos que pasan por el Canal de Panamá a extremas las medidas para proteger a estos animales.

El paso de estos gigantes de los océanos coincide con el periodo donde las embarcaciones deben transitar a 10 nudos, la velocidad de navegación de las naves por las áreas establecidas, siguiendo las recomendación anual de velocidad y tráfico marítimo de la Organización Marítima Internacional (OMI) desde el año 2014.

Mediante un comunicado de prensa, la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) informó que hasta el próximo 30 de septiembre regirá el nuevo periodo de velocidad y tráfico marítimo de la OMI, por lo que reiteró a sus clientes, “la necesidad de acatar los esquemas de separación del tráfico marítimo (TSS, por sus siglas en inglés) establecidos por la OMI en las zonas de convergencia y de gran densidad como medida para preservar las ballenas. Durante la vigencia de la normativa los buques que van a transitar el Canal deben limitar a 10 nudos la velocidad de navegación por las áreas establecidas, como menciona la norma”.

La entidad, que cumple con la recomendación de la OMI y también está comprometida con la fauna marina, recordó que “desde el 1 de diciembre de 2014, cuenta con los dispositivos de TSS ubicados en Cristóbal, en el Mar Caribe y la costa del Océano Pacífico, ambos en las rutas de navegación de las entradas al Canal”.

Mediante el documento, el administrador Ricaurte Vásquez Morales expresó ” que de esta forma el Canal de Panamá reafirma su compromiso con una sostenibilidad a largo plazo promoviendo la conservación de los cetáceos mediante un llamado al seguimiento de las recomendaciones y guías establecidas por los dispositivos de tráfico marítimo existentes”.

“Es necesario prevenir las colisiones de los cetáceos con las embarcaciones y continuar las buenas prácticas ambientales de las navieras que recorren los océanos”, dijo Vásquez.

La ACP comentó que “desde que estos dispositivos fueron puestos en práctica se ha reducido de forma considerable las colisiones de ballenas jorobadas y de otros tipos, con los buques, al tiempo que se ha mejorado la seguridad marítima y el control de las embarcaciones que transitan por las aguas jurisdiccionales de Panamá”.

“Es así como mediante el trabajo en conjunto y un enfoque integral, la Ruta Verde de Panamá, promueve la preservación de la Biodiversidad y contribuye en los esfuerzos nacionales e internacionales de conservación establecidos por la Organización Marítima Internacional y el Transporte Marítimo Internacional”, concluyó la nota.

La Estrella de Panamá

Artículos relacionados

Deja un comentario