La imprescindible ruta Panamericana

La ruta Panamericana es una de esas vías que se vuelven imprescindibles a la hora de enumerar los más famosos caminos de asfalto. Es la más larga del mundo, la más manejable también —según el Libro de los Récords Guinness—, y conecta los dos polos del planeta, desde Alaska (Estados Unidos) hasta la Tierra del Fuego, en Argentina, o viceversa.


No es una única obra o megaproyecto, sino que se trata de una multitud de carreteras de diversos países que vinculan a casi todo el continente Americano con un tramo unido de vía, excepto en un punto.

La suma de ramales complejiza definir una única dimensión. Páginas web y enciclopedias hablan de 32 700 km, mientras que otras refieren una longitud de 48 000. Como fuere, a 97 años de concebida, la obra está casi completa.

Para conformar la ruta se utilizaron muchas carreteras existentes que se conectaron entre sí, lo cual le otorgó su gran diversidad: la Panamericana se ensancha y angosta por tramos, se hace de tierra o pavimentada, atraviesa pueblos perdidos y bulliciosas ciudades.

También recorre todo tipo de geografías, climas y estaciones, e, incluso —como cambia de hemisferio—, invierte el verano y el invierno, el otoño y la primavera.

Conducir por ella implica llegar al Gran Cañón de Colorado; el Salar de Uyuni; los lagos de las Montañas Rocosas; el Caribe mexicano; las selvas frondosas de Costa Rica; la Patagonia…; de la costa a las montañas; del frío ártico, a las cercanías de la congelada Antártida.

Para los amantes de la naturaleza este es un trayecto definitivo, así como para quienes buscan cultura, pues atravesando más de diez fronteras y con solo dos idiomas, cambian los acentos, los platos mutan de colores, las costumbres varían.

Inicialmente, iba de Alaska a Buenos Aires, recorriendo Ciudad de México (México), San Salvador (El Salvador), Cali (Colombia), Quito (Ecuador), Lima (Perú) y Los Andes (Chile).

Al centro se encuentra su punto hueco: el Tapón de Darién,  de aproximadamente 130 km de selva montañosa, ubicado entre el extremo este de Panamá y el noroeste de Colombia. La carretera Panamericana se corta en Yaviza (Panamá), y en Lomas Aisladas (Colombia) inicia en América del Sur.

En la actualidad existen proyectos en ejecución para completarla y ampliarla: el transversal de las Américas, y las autopistas de la Montaña. Su principal obra es la construcción de la autovía o doble calzada entre Medellín y Turbo, que fusionará, definitivamente, a América.

Pero unificar la vía no es sencillo, ya que debe atravesar Darién, importante reserva de la biosfera, conocida como el Chocó biogeográfico, y para preservarlahabrá que buscar caminos alternativos.

A estose suma la necesidad de mantener el control de enfermedades tropicales, proteger la cultura de los pueblos indígenas y evitar el tráfico de drogas, la trata de personas y las guerrillas.

Oficialmente, la carretera Panamericana pasa por 14 países:

1. Estados Unidos, 2. Canadá, 3. México, 4. Guatemala, 5. El Salvador, 6. Honduras, 7. Nicaragua, 8. Costa Rica, 9. Panamá (aquí la ruta se ve interrumpida por el Tapón de Darién, que obliga a los viajeros en sus propios vehículos a trasladarlo en barco hacia Sudamérica), 10. Colombia, 11. Ecuador, 12. Perú, 13. Chile, 14. Argentina.

También se le suman los trayectos de este a oeste: Venezuela, Brasil, Guyana, Surinam, Guyana Francesa;y los troncales, que la unen con Bolivia. Otras alternativas también incluyen Paraguay y Uruguay.

Excelencias News Panamá

Volver al boletín

Artículos relacionados

Deja un comentario