El encanto de la campiña panameña

Hay que hacer turismo interno para disfrutar el país y conocer sus virtudes y necesidades.

Jaime Lucar jlucar@laestrella.com.pa

El encuentro con la gente del campo, cuando visitamos sus comunidades es algo q ue alegra y da mucha fe en este amado país, pues es gente agradable y hospitalaria, pero sobre todo con una dosis de solidaridad. Llegar a un caserío a preguntar algo y que te reciban con un ‘¿desea un café? ' es algo que no tiene precio.

Esta es la experiencia que vivimos al visitar Ciricito, en el área oeste de la provincia de Panamá, comunidad en desarrollo pleno con vías en construcción y una escuela limpia, bien conservada y con el calor de quienes la aprovechan, un bullicioso grupo de niños muy curiosos. También hay campos de cultivo, potreros y un área de reforestación que se beneficiarán de las nuevas vías de acceso.

Las gallinas, caballos como principal medio de transporte y las flores silvestres que nos hacen olvidar el hacinamiento que se vive en la gran ciudad. Hay que hacer turismo interno para disfrutar el país y conocer sus virtudes y necesidades.

Fuente: La Estrella de Panamá

Volver al boletín

Artículos relacionados

Deja un comentario