Derogación de ley de turismo podría afectar en la atracción de inversiones

La Asamblea Nacional de Diputados inició las audiencias para discutir la derogación de las leyes 122 de 31 de diciembre de 2019 y 314 del 20 de junio de 2022 que dictan normas de incentivos turísticos, luego que el ministro de Comercio e Industrias, Federico Alfaro Boyd presentó el pasado 1 de agosto de 2022 el proyecto de Ley el cual deroga dichas leyes.


El ministro de Turismo, Iván Eskildsen, dijo desconocer las razones específicas porque algunos grupos turísticos la habrán podido rechazar, pero que sabe que en general había unos intereses de por medio que llevaron a algunos grupos llevar el  rechazó y demás. (Ver reportaje completo aquí)

Afirmó Eskildsen que se ha dedicado a sustentar que la ley era una ley que llevaba beneficio al país, en cuanto que en el fondo y en el tiempo como estaba estructurada no le costaba en el valor neto al Gobierno porque recaudaba, gracias a los nuevos proyectos, más impuestos de los que se reconocían como proyectos fiscales.

Explicó que la ley lo que buscaba era otorgar unos créditos fiscales que se otorgaban a partir del tercer año, pero el proyecto nuevo generaba nuevo ITBMS desde que se comenzaba a construir a partir del año uno.

En tanto el abogado Reynaldo Achurra, dijo que el efecto más significativo que va a tener la derogación de estas leyes es en la reputación del Gobierno, porque si se ha tenido una ley que se creó en el 2019 y ha tenido dos modificaciones y ahora de nuevo se deroga, teniendo claro del conocimiento que se tenía, las noticias sobre los fondos de inversión que se estaban interesando en estos segmentos por el incentivo fiscal que se estaba otorgando da un mensaje muy deficiente respecto a la inversión extranjera.

“Los cambios de reglas el sector financiero lo que siempre busca es estabilidad y el sector financiero de bajo costo, es decir, con tasas de financiamientos más baja lo que necesita es estabilidad a largo plazo, si no se le da estabilidad a largo plazo, no se va a tener tasa de financiamiento bajas, sino tasa de financiamiento altas, lo cual significaría con todas estas modificaciones que va a generar el aumento de riesgo de inversión”, aseguró Achurra.

Por otro lado, Ovidio Díaz, Presidente de la Cámara Nacional de Turismo de Panamá (CAMTUR), indicó que en lo personal estaba a favor de las leyes porque daba un impacto económico de inmediato, y después de tres años cuando se activaba el crédito fiscal, en ese momento ya debería existir el proyecto funcionando por lo que ya lo que se tenía era una máquina productora de economía porque tenía gente trabajando.

“Dentro de CAMTUR había mucha oposición, ya que consideraban que el gobierno no podía asumir riesgos de que ese proyecto fracasara y ya se había cedido el crédito fiscal, pero, creo que el proyecto no se plasmó muy bien ante la sociedad de que no se iba a recibir dinero antes de”, afirmó Díaz.

Leoncio V. Berrío. M. – lberrio@anpanama.com

ANPanamá

Volver al boletín

Artículos relacionados

Deja un comentario