Urge formalizar mercado de criptomonedas en Panamá

Panamá en el top tres en el mercado cripto por ser un país que opera con un mercado sofisticado en materia de inversiones y servicios financieros.


Más de 10 millones de dólares mueve semanalmente la economía cripto en Panamá, sin embargo, la mayor parte de estas transacciones se dan en la informalidad, lo que indica que los valores pueden ser hasta 10 veces mayor a lo que se logra visibilizar.

Comparado con países con más 50 millones de personas, Panamá están en top tres en el mercado crito por ser un país que opera con un mercado sofisticado en materia de inversiones y servicios financieros, con la operación de más de 80 bancos, lo que lo hace atractivo para la incursión de los criptoactivos, sostiene Ricardo Armenta, director comercial y marketing de Bitpoint para América Latina.

Armenta destaca a Panamá como un país con una población promedio estrechamente relacionada con los servicios financieros, altamente bancarizada y acostumbrada a productos financieros 2.0.

Sostiene que hace cinco años, los bancos en Panamá y América Latina no querían relacionarse con el mundo de los criptoactivos, y el sentimiento generalizado era que se trataba de una herramienta fraudulenta.

Actualmente, la economía de los criptoactivos cuenta con procesos de cumplimiento para controlar comportamiento irregulares, sin embargo, es necesario que se emitan regulaciones porque se está ante un mercado no vigilado que puede prestarse para que cualquier persona pueda ofrecer servicios basados en cripto sin ninguna protección para el consumidor, ni visibilidad para las actividades económicas que están detrás.

Armenta señala que para que una empresa cripto pueda abrir una cuenta en un banco debe presentar u sustentar sus actividades y someterse a la revisión de los procesos.

Igualmente, se cumple con la debida diligencia al cliente y cada dinero que pasa desde los usuarios bancarizados o desde el mundo cripto, se cuentan con herramientas para hacer estudios forenses del blockchain y determinar con qué billeteras ha estado relacionado ese usuario para bloquear operaciones sospechosas.

100

millones de personas, más de 25 veces la población entera de Panamá, tienen criptomonedas o algún tipo de criptoactivo.

800

millones a 2 trillones de dólares son lavados por año en el mundo, estima la UNODC.

Sostiene que Panamá cuenta con los principales banco del mundo, convirtiéndose en una especie de prueba piloto con miras a controlar el mercado cripto, con un volumen porcentualmente bajo, pero importante para empezar a entender el mercado, romper mitos sobre la trazabilidad y fortalecer las alianzas entre el mercado financiero y criptoactivos.

Recientemente, la Asamblea Nacional aprobó en tercer debate la iniciativa de Ley 697, que regula la comercialización y el uso de criptoactivos, que espera sanción por parte del presidente de la República, y que encamina al país hacia una economía digital legalizada, teniendo al estatal Banco Nacional como ente supervisor de la actividad.

La herramienta legar le da certeza jurídica, regulatoria y fiscal al uso, tenencia, criptoactivos, emisión de valor digital y tokenización de metales preciosos y otros bienes en la República de Panamá, incluyendo la mitigación de riesgos de uso ilícito de dichas tecnologías.

¿Quién gana?

En la economía de criptoactivos quien más tiene que ganar es el usuario, los banco mantienen un control de la economía cripto y tienen visibilidad de esas transacciones electrónicas, además de crear las bases política tributarias para que las personas que invierten en criptoactivos reporten y pagues la ganancia de capital como cualquier mercado financiero.

“El usuario sigue con su control, gana mucha autonomía con dinero seguro y libertad global para realizar sus transacciones; lo bancos tienen nuevas líneas de negocios y eficiencia en costo, más control de los usuario; el gobierno modernidad y recaudo de impuesto”, resume Armenta.

Miriam Lasso

Panamá América

Volver al boletín

Artículos relacionados

Deja un comentario