Machu Picchu, las ruinas que marcaron la historia turística

Hoy en día la misteriosa Machu Picchu constituye un auténtico enigma arqueológico, a pesar de que su descubrimiento se dio 1911.


Machu Picchu, la ciudad inca de Perú, fue descubierta el 24 de Julio de 1911, por una expedición de la universidad de Yale, liderada por el estudioso Hiram Bingham, cuya meta real era encontrar la capital de los descendientes de los Incas, Vilcabamba.

En medio de la expedición, un campesino llamado Melchor Arteaga, le comunicó a Bingham, la existencia de abundantes ruinas en inmediaciones del cerro Machu Picchu, para acceder a ellas se debía superar una empinada ladera cubierta totalmente de vegetación.

El estudioso decidió atravesar la selva y ascender hasta llegar a una cordillera a más de 2 mil metros sobre el nivel del mar. Allí, sobre el atronador río Urubamba, encontró una antigua ciudadela de piedra llena de puntales, terrazas y tumbas, edificios de granito y paredes pulidas cubiertas de vegetación.

Ya en la época circulaban rumores sobre una “ciudad perdida” en la ciudad del Cusco, hallada por campesinos de la zona a principios de siglo. No obstante, Bingham fue el primero que visitó Machu Picchu con interés científico quien retornó al lugar en 1912, 1914 y 1915 junto a su equipo de expedicionarios para explorar las ruinas y así crearon los primeros mapas que conducían a la Ciudad Inca de Machu Picchu.

Las excavaciones de Bingham en Machu Picchu, le permitieron reunir 555 vasijas, más de 200 objetos de bronce, cobre y plata, además de utensilios y herramientas de piedra, los que permitieron afirmar que databa de la época de esplendor del Imperio Inca.

También se encontraron 135 cuerpos, 109 pertenecían a  mujeres, 22 a varones y solo 4 a niños y se descubrieron importantes grupos arqueológicos en los alrededores, como Sayaqmarka y la fortaleza de Vitcos, entre otros.

Caribbean News Digital

Volver al boletín

Artículos relacionados

Deja un comentario