La ruta definitiva por la Laponia española

A través de diversas rutas en bici es posible recorrer en profundidad algunas de las provincias más golpeadas por la despoblación de la España vaciada

LUCÍA DÍAZ MADURGA


En medio de la Península Ibérica se encuentra un área que ocupa el doble de extensión de Bélgica -y, de hecho, representa el 13% del territorio español- pero cuenta con una densidad de población similar a la de las Highlands escocesas: apenas siete habitantes por kilómetro cuadrado. Se la conoce como la Laponia española.

En plena Serranía Celtibérica, comprende zonas pertenecientes a las provincias de Teruel, Guadalajara, Soria, Cuenca, Zaragoza, Burgos, La Rioja, Segovia, Castellón y Valencia. Pero su llamada ‘zona cero’ en los Montes Universales (la Sierra de Albarracín, la Serranía de Cuenca y el Alto Tajo de Guadalajara) es un auténtico desierto demográfico con 0,98 habitantes por kilómetro cuadrado. Cifras que ni si quiera se acercan a las áreas menos pobladas de la Laponia finlandesa con 2 habitantes por kilómetro cuadrado.

Con el objetivo de crear conciencia sobre este territorio, darlo a conocer y hacer comprender los enormes problemas que la despoblación trae consigo, Montañas Vacías ha creado una ruta abierta en la que cada uno decide qué hacer y cuándo entre las diferentes opciones de recorrido que existen. Una ruta que, aunque “desolada, remota y fría, esconde lugares y gentes que merecen ser conocidos”.

En bici por el mayor desierto demográfico de España. Foto: Montañas Vacías.

Del ‘mochileo’ al ‘alforjeo’ en bicicleta de montaña

Estas rutas de Bikepacking Off-road, que no son más que el alforjeo con bici de monte, toman como punto de partida y llegada Teruel. Pero, en realidad, se puede comenzar a realizar desde el lugar que se desee, porque para eso hay un mapa en el que se describe la ruta a la perfección y una leyenda para saber todo lo que hay en cada una de las paradas.

De hecho, desde Montañas Vacías hacen un aviso de que “no es estrictamente un recorrido pensado para bici de gravel, pero tampoco para bici de montaña en un sentido puro. La elección de la bici y el material adecuado es parte del juego”.

El recorrido cuenta con varios tramos de enlace o atajos para que cada uno pueda diseñar la ruta a su medida, sabiendo que van desde los 150 hasta los 700 kilómetros. “Elijas la bici que elijas, habrá puntos que te harán llegar a su límite, pero siempre por zonas de baja dificultad técnica y huyendo lo más posible del asfalto. Si vas con bici de gravel con ruedas finas, igual tienes que poner pie a tierra en algún sitio, y si vas con una bici de montaña, algunos tramos de pista rápida pueden hacerse muy largos. Es una aventura”, explica Ernesto Pastor, el ideólogo de esta ruta.

Las rutas son totalmente personalizables. Foto: Montañas Vacías.

Montañas Vacías

Para hacer este recorrido de la manera más prudente, Ernesto Pastor ha creado la Guía de Montañas Vacías, con todo lo que es necesario saber para embarcarse en esta aventura.

Lo primero es tomar conciencia de los lugares que se recorren siendo muy conscientes de la importancia que tiene el sentido de la responsabilidad para con la naturaleza. “Primero, y por encima de todo, sé autosuficiente y ten claro que no habrá nadie detrás de ti recogiendo tu basura, ¡no dejes huella!”, dice Ernesto Pastor al comenzar su guía, cuya descarga es gratuita.

En ella se explican las diferentes opciones para dormir -lugares tranquilos al aire libre con paisajes espectaculares, áreas de acampada, refugios y los alojamientos que se encuentran a lo largo del recorrido-, los puntos en los que localizar supermercados, bares y restaurantes, los consejos sobre cómo y cuánta agua llevar, los centros de salud o las tiendas de bicis que existen por si ocurre algún imprevisto.

Además consejos, como la recomendación de hacerse con un pequeño botiquín y advertencias, ya que los recorridos atraviesan varias zonas protegidas como el Paisaje de los Pinares del Ródeno, el Parque Natural del Alto Tajo o el Parque Natural de la Serranía de Cuenca, cada uno con unas reglas diferentes en cuanto a vivac y acampada que es necesario conocer antes de planificar la llegada.

A las bicis

Y, como cada ciclista tiene unas exigencias diferentes en cuanto a la ruta, Ernesto ha dividido el recorrido en diferentes tramos que van entre los 116 km y los 160 km al día además de incluir detalles sobre las zonas por las que se pasa como el nacimiento del río Tajo, la Sierra del Albarracín, la Laguna del Marquesado, la Serranía de Cuenca, La Puebla de Valverde o Zaorejas.

En cada uno de sus capítulos se explica todo lo que no te debes perder en relación a los pueblos y a los accidentes naturales que se cruzan, así como cada uno de los puntos de interés en las paradas donde hay civilización: tiendas de ultramarinos, alojamientos, campings, hoteles y bares o restaurantes.

Una aventura sobre pedales para todos aquellos amantes de la naturaleza que quieran disfrutar del verdadero interior de la España vaciada.

Cerodosbe

Volver al boletín

Artículos relacionados

Deja un comentario