Las aerolíneas que vuelan en España cancelan 4.400 vuelos en la segunda quincena de marzo

El sector pide al Gobierno ayudas urgentes para apoyar al sector, básico para el turismo del que depende el 13% del empleo.


Las aerolíneas están al límite de su capacidad de resistencia. El coronavirus ha golpeado con una contundencia inusitada a un sector vital para el turismo, del que depende el 13% del empleo español. La escalada de restricciones para frenar la pandemia está derrumbando la demanda de vuelos, lo que ha llevado a las compañías que operan en España a suspender 4.400 operaciones en la segunda mitad de marzo, según ha advertido hoy la Asociación de Líneas Aéreas (ALA), que aglutina cerca de 80 aerolíneas que vuelan en España, incluyendo 9 de las 10 de más tráfico. Por este motivo, la asociación ha solicitado al Gobierno “medidas urgentes” para amortiguar las repercusiones del coronavirus en este sector.

En concreto, ALA ha pedido que se facilite “el aplazamiento de cuotas de la Seguridad Social y del IVA, sin coste de aplazamiento, así como la reducción de los plazos de reembolso de las liquidaciones a devolver del IVA durante, al menos, el periodo temporal en que se mantenga la actual situación de excepcionalidad. Además, solicitan la revisión de la normativa de cálculo de los pagos fraccionados del Impuesto de Sociedades para reducir su cuantía alineándolos a la liquidación real y mitigar así el impacto en la caja de las compañías.

Para garantizar la liquidez de la compañías, ALA ha solicitado la creación de líneas de crédito del ICO de rápido acceso y cuantía suficiente, “tendentes a resolver los problemas de circulante adecuándolos en plazos a la temporalidad resultante de la actual situación de recesión”. También quieren que se agilicen los reembolsos de la subvención de residentes.

Reorganización del trabajo

Asimismo, y solicitan que se facilite durante el periodo de excepcionalidad derivado del COVID–19, la implantación de medidas que ayuden a flexibilizar la distribución del trabajo a lo largo del año incluyendo jornada irregular y distribución de disfrute de vacaciones como alternativa preferente, pero no excluyente, a la de la rápida aprobación de expedientes temporales de regulación de empleo, ERTE, derivados de la caída de actividad y de duración temporal ligada al periodo en que se mantenga la excepcional situación existente. Asimismo, plantean que se facilite la optimización de los programas de vuelo (mediante cancelaciones o reducción de capacidad) en toda la red, no solo en los países afectados por el COVID-19, para que se puedan reajustar con más facilidad a la demanda.

ALA también quiere que el Gobierno flexibilice el pago atrasado sin penalización de las tasas aeroportuarias y de navegación aérea, con bonificación de ellas al menos en las referidas a las tarifas de estacionamiento de larga estancia para los aviones parados obligatoriamente por las cancelaciones debidas al COVID-19, así como implementar las medidas adoptadas por la UE en España.

larazon.es

Volver al boletín

Artículos relacionados

Deja un comentario