Once carnavales que hay que vivir (que no son los de Cádiz y Canarias)

Alejados de los multitudinarios desfiles y las pegadizas chirigotas, estas fiestas populares españolas, la mayoría de ellas centenarias, cuentan con mascaradas, bailes y comparsas que recrean mitos y leyendas ancestrales

ELENA SEVILLANO


1.- Máscaras en los ‘entroidos’ gallegos

El entroido o carnaval gallego, poblado de máscaras, vive un imparable proceso de recuperación y reconocimiento del que dan fe los ocho que ya son Fiestas de Interés Turístico y los más de 175 municipios que han declarado festivo el Lunes o Martes de Carnaval, o el Miércoles de Ceniza (este año, del 14 al 26 de febrero), según informa Turismo de Galicia. Se viven especialmente en Ourense, con los entroidos de Verín y su Figura del Cigarrón, o en Laza, con los peliqueiros lanzando harina, tierra y hormigas a quienes osen no presentarse disfrazados. En la imagen, el ‘entroido’ de Santiago de Arriba, en Chantada (Lugo). 

2.- El ‘antroxu’ de Avilés (Asturias)

Junto a los disfraces, las charangas, las fanfarrias y los desfiles propios de estas fechas, el antroxu, el Carnaval en Asturias, presenta, entre otras particularidades, la degustación de frixuelos (dulces típicos de estos días) o el Jueves de Comadres, una fiesta pagana recuperada en la que las mujeres mandan. En Avilés, cuyos carnavales son Fiesta de Interés Turístico, el plato fuerte es, además, el Descenso Internacional y Fluvial de la calle Galiana, que este año tendrá lugar el sábado 22 de febrero. En él, los participantes navegan por el casco histórico sobre ríos de espuma (en la imagen), a bordo de artilugios inventados por ellos mismos. La ciudad asturiana vive también unas jornadas gastronómicas con platos típicos (este año, del 19 al 26 de febrero).

3.- Juicio y entierro de un besugo en Santoña (Cantabria) 

El sábado 29 de febrero tendrá lugar el Juicio en el Fondo del Mar, quizás la celebración más distintiva del carnaval de Santoña (Cantabria): pone en escena una letra ideada en 1934 por la murga Los Parrandistas, con el argumento, bastante loco, de un besugo enamorado que rapta a una sirena y es sometido por ello a juicio sumarísimo, presidido por Neptuno. Se repite todos los años desde 1981, y en 1985 fue declarado Fiesta de Interés Turístico Nacional. El sábado siguiente, 7 de marzo, vendrá el fin de fiestas con el Día del Trasmerano, en el que todo el mundo se disfraza de aldeano y confecciona sus propios carritos, con cocina y nevera.

CÉSAR MANSO GETTY IMAGES

4.- Mascaradas y antruejos en León 

El carnaval más tradicional y simbólico se llama antruejo en León: máscaras, pieles y cuernos, al son de cencerros y campanas, que recuperan y mantienen antiguos rituales pre-cristianos. Exaltación de la vida cuando la primavera está a las puertas, con personajes ancestrales que siguen recorriendo las calles de la provincia: el Toro y el Guirrio de Velilla de la Reina (en la imagen); los Guirrios y Madamas de Llamas de la Ribera; los Zamarrones de Riaño; los Jurrus de Alija del Infantado; La Gomia, la Tarara y el Pellejo de Carrizo de la Ribera; el Torero de Sardonedo; la Zafarronada de Omaña; los Campaneiros de La Cabrera, o los Maranfallos en Burbia.

5.- El corto reinado de Cornelio Zorrilla en Bielsa (Huesca)

 Alrededor de Cornelio Zorrilla, hecho de pajas y trapos rotos, pululan una serie de personajes que dan colorido al carnaval de Bielsa (Huesca), el más multitudinario del Alto Aragón: las trangas, con pieles, cuernos y caras pintadas con hollín negro; el onso y su domador; las madamas, jóvenes vestidas en colores claros y adornadas con cintas. Otros protagonistas de la fiesta son el Amontato (muñeco de cartón que simula a una anciana sobre cuyas espaldas cabalga un hombre), el Caballé (una especie de caballo que un mozo luce en su cintura), la Garreta (disfraz a base de pañuelos de colores) o la Hiedra, vestido de esta planta. Al término del carnaval, que este 2020 se celebra del 20 al 23 de febrero, Cornelio Zorrilla (en la imagen colgado del balcón consistorial) arderá en la hoguera, acusado de todos los males acontecidos en el valle de Bielsa durante el año.

6.- Los cucurrumachos de Navalosa (Ávila)

Los cucurrumachos son seres que ahuyentan el mal, y los personajes principales del carnaval de Navalosa, en la provincia de Ávila. El Sábado de Carnaval cortan un chopo y lo plantan en la plaza Mayor. Y el Domingo Gordo (este año el 23 de febrero) salen a imitar las labores del campo (siembran, trillan, siegan,…) con su característica indumentaria: carilla (máscara) de madera recubierta de crines de caballo o vaca y rematada con una cornamenta, mantas pingueras (de trapos), típicas de la serranía de Ávila, y un cinturón de cencerros.

7.- Las ‘comparses’ de Vilanova i la Geltrú (Barcelona)

Del 20 al 26 de febrero se celebra el carnaval de Vilanova y la Geltrú (Barcelona), que presume de sus más de 250 años de historia y de ser el único que continuó celebrándose, discretamente eso sí, durante toda la dictadura franquista. Comienza el Dijous Gras (Jueves Lardero) con merengada y xatonada (ensalada típica con escarola y otros productos de la zona, aderezada con salsa romesco). Al día siguiente llega el Rey Carnestoltes o del Carnaval. Y el domingo salen a la calle las comparses: miles de parejas (ellos con barretina, ellas con mantón de Manila) que tiran caramelos entre charangas y bandas de música al son de El Turuta, una mezcla entre pasodoble y marcha militar convertida en una de las canciones más representativas de esta fiesta.

8.- Brujas, carboneros, gigantes y bandidos en Navarra 

Brujas, osos, fantasmas de tela de saco rellenos de paja, carboneros, gigantes y bandidos. Dicen en Navarra que los rigores del invierno se compensan con el colorido y la algarabía de sus carnavales, que recrean danzas y rituales ancestrales. Los pueblos vecinos de Ituren y Zubieta comparten una fiesta declarada Bien de Interés Cultural: los desfiles de Zanpantzar o ioaldunak (cencerros), para ahuyentar los malos espíritus. Por su parte, el Carnaval de Lantz, Bien de Interés Cultural, está presidido por el bandido Miel Otxin (en el centro de la imagen), y el de Altsasu-Alsasua es Fiesta de Interés Turístico y tiene como protagonistas a los momotxorros.

9.- La mussona del carnaval de Águilas (Murcia) 

El carnaval de Águilas es Fiesta de Interés Turístico Internacional, y un espectáculo estéticamente parecido al de Santa Cruz de Tenerife. Desfiles, concurso, peñas, drag queens. Pero aquí tienen a la Mussona, un personaje autóctono mitad animal mitad humano que entronca con lo más antiguo de una celebración centenaria. Está encerrada en el Castillo de San Juan de las Águilas, de donde es soltada la noche del 20 de febrero, y conducida por las calles por el Músico-Domador. La comitiva llega a la plaza de España casi a medianoche, acompañada de cientos de personas que tocan sus caracolas. Una traca da por finalizada la tradición.

10.- ‘Txupinazo’ en el Ostegun Gizena de Tolosa (Gipuzkoa) 

Entre el 20 y el 25 de febrero se celebran en Tolosa (Gipuzkoa) los carnavales más multitudinarios del País Vasco. Arrancan el Ostegun Gizena (Jueves Gordo), con la lectura del pregón y el txupinazo, y siguen el Viernes Flaco, con un espectáculo protagonizado por los vecinos del pueblo; Zaldunita bezpera (el sábado), con tamborradas; el domingo, con todo el mundo en la calle vestido en pijama y zapatillas; y el lunes (Astelenita) y el martes (Asteartita), con desfiles de carrozas, disfraces, música y baile. Oficialmente el carnaval terminan esa medianoche, aunque al domingo siguiente, de Piñata (Piñata Igandea), las comparsas y charangas vuelven siempre a la calle.

11.- Los ‘gigantes locos’ y la colgada del burro (Solsona, Lleida) 

En vez de disfraces, el carnaval de Solsona (Lleida), recuperado a principios de la década de 1960, se viste de batas de colores, una de sus singularidades junto con los gigantes locos o la colgada del burro (de cartón-piedra) del campanario de la Torre de las Horas. La fiesta comienza a calentar motores a mediados de febrero pero será el día 20, el Jueves Lardero (jueves previo al domingo de Carnaval), cuando la localidad dé la bienvenida a Don Carnal con Música Sorda (en la que los instrumentos desafinan) y Baile Mudo en la plaza Mayor. El Domingo de Carnaval (23 de febrero) tendrá lugar la sátira del sermón. 

JORDI BOIXAREU ALAMY

ElViajero.elpais

Volver al boletín

Artículos relacionados

Deja un comentario