Llega la tecnología para poder embarcar sin abrir la maleta

No habrá que sacar ni los líquidos ni los ordenadores, porque serán vistos sin tener que mostrarlos
En 2022 será obligatorio que todos los aeropuertos británicos usen técnicas 3D para que el pasajero no haya de desmontar su equipaje de mano


Pocas cosas más molestas que tener que sacar los dentífricos, champús y maquillajes en un aeropuerto para poder embarcar sin suponer un riesgo para la seguridad. Desde 2006, con diferente rigor, los aeropuertos no tienen otra forma de garantizar la seguridad que prohibiendo el paso de más de 100 milímetros cúbicos de estos productos, siempre que se muestren en seguridad.

Pero esto está a punto de acabar. Incluso tiene fecha: 2022.

Heathrow ya ha adquirido por unos 60 millones de euros la tecnología en tres dimensiones para eliminar este engorroso trámite mediante rayos x. Y el gobierno británico ha ordenado a todos los aeropuertos a que para 2022 hayan acabado con estos controles, introduciendo la tecnología que empieza a usarse en Londres Heathrow.

No crean siquiera que este es un invento actual. No, desde 2017 se está comprobando si la tecnología funciona adecuadamente. También en el aeropuerto de Chicago O’Hare y en el de Atlanta Harsfield-Jackson se han llevado a cabo pruebas.

El ministro de Transportes británico, Grant Shapps, dijo que “ya no será necesario sacar los calcetines y la ropa interior para encontrar los líquidos o los ordenadores”. Los nuevos escáneres son tridimensionales y resuelven este problema en un instante.

John Holland-Kaye, el director general de Heathrow, el mayor aeropuerto de Europa, dijo que esto haría que los viajes fueran mucho menos engorrosos e incómodos porque se podrá pasar por los controles sin este trámite.

Lo más interesante es que probablemente este no sea el último paso en la mejora de la tecnología.

En Estados Unidos, funciona un sistema un tanto diferente: si se paga una cierta cantidad, un funcionario de seguridad del aeropuerto hace una entrevista en profundidad al pasajero, lo identifica como fiable y sin riesgo en el sistema TSA Pre-Check, y el pasajero entonces puede volar sin mostrar su equipaje porque se conoce su historial, su identidad, y se supone que es fiable.

Pero el sistema europeo, desde luego, tiene muchas más posibilidades de generalizarse en todo el mundo.

preferente.com

Volver al boletín

Artículos relacionados

Deja un comentario