¿Cómo será el futuro del turismo en la era de los metaversos?

En los últimos años, la incertidumbre ha condicionado el presente del turismo, pero también su futuro. Lo que hace unos años era una quimera, ahora es una realidad. Estamos asistiendo a una auténtica revolución, donde la tecnología, la sostenibilidad y la conectividad no son solo factores indispensables para el éxito, sino también los ingredientes para un inevitable cambio de paradigma.


Un momento trascendental para el turismo

Pocos momentos en la historia han sido tan determinantes para el turismo como el actual. Tras enfrentar una pandemia global, ahora hay que dar respuesta a las consecuencias económicas y sociales derivadas de la escalada inflacionista que atraviesa el continente o el impacto de la guerra en Ucrania en algunos mercados emisores.

Pero, aunque el panorama pudiese parecer desalentador para el turismo global, lo cierto es que las oportunidades de crecimiento se están multiplicando y todas ellas pasan por la capacidad que tengan las empresas para ser competitivas en un entorno digital cada vez más exigente.

Y, es precisamente ahí, donde ponemos el foco desde Maarlab, facilitando, por ejemplo, que los alojamientos turísticos puedan ofrecer a sus clientes paquetes vacacionales con vuelo incluído a un click de distancia y desde su propia página web.

Gracias al trabajo y el talento de todo el equipo que están detrás de esta solución tecnológica que permite al alojativo convertirse en su propio operador turístico, los destinos vacacionales españoles pueden aspirar a ser más autónomos, accesibles, y competitivos con el consiguiente impacto en la sostenibilidad de nuestra industria.

Tecnología: un horizonte más allá de la realidad

El turismo se ha beneficiado de la tecnología constantemente. Desde la evolución de los medios de transporte y la consiguiente reducción de las distancias, hasta la aparición de internet, el sector turístico siempre ha sabido encontrar oportunidades de crecimiento en las innovaciones tecnológicas. Y el idilio no ha hecho más que comenzar.

En la actualidad, el avance fulgurante de la tecnología, combinado con los efectos aislantes de la pandemia, ha generado una oleada de proyectos fascinantes. Un buen ejemplo de esta tendencia es la acción acometida por Xbox en alianza con Rought Guides. Juntos crearon la primera guía turística para mundos virtuales.

Un proyecto que recopiló los entornos más detallistas jamás creados por la industria de los videojuegos y los puso a disposición del público para que pudieran viajar, durante los peores meses de la pandemia, sin moverse de casa. Pero si algo está desdibujando los límites mismos de lo palpable, eso es el metaverso.

Ya son varios gigantes tecnológicos, entre los que se encuentra Meta, los que están creando universos digitales donde, además de poder interactuar con otros usuarios, también es posible viajar, comprarse una casa con dinero real y hasta volar. ¿Significa esto que, en el futuro, las hamacas de los hoteles sólo estarán ocupadas en el metaverso?

No tiene por qué ser así. Las experiencias reales seguirán teniendo demanda, mientras sean relevantes para quien las viva ya que cualquier experiencia de ocio que no implique viajar será un nuevo competidor del sector, un competidor que además sabemos que será cada día más competitivo del anterior por lo que nos exigirá lo mejor de nosotros para hacer del componente digital un aliado de nuestra industria y no al revés.

Por el momento lo que sí parece claro es que, este tipo de iniciativas, más que una competencia, pueden llegar a ser un magnífico escaparate para la promoción turística.

El nuevo paradigma del turismo: la experiencia digital

Si con la revolución industrial los productos de consumo se convirtieron en el principal foco de deseo de la sociedad, con la revolución digital son las experiencias las que han ocupado ese puesto. Y en el turismo está pasando algo parecido.

Para los nuevos perfiles de turista, lo más importante no es el destino o el alojamiento en sí, es la experiencia que obtenga de ellos, las emociones que les generen. Desde el mismo momento de compra, la experiencia digital que el turista obtenga de la web de un establecimiento jugará un papel determinante en sus decisiones.

De manera inevitable, nos hallamos ante un nuevo paradigma. Un paradigma donde el turismo de la experiencia sustituye al turismo convencional. Pero, ¿cómo afecta esto al turismo del futuro y del presente?

Las consecuencias de este cambio de paradigma ya son notables en el sector. Para empezar, aquellos alojamientos cuya presencia digital sea incapaz de generar una experiencia satisfactoria estarán perdiendo mucha competitividad.

Es muy importante tener esto en cuenta a la hora de planificar estrategias comerciales. Por eso, desde Maarlab ofrecemos soluciones óptimas a los alojamientos que deseen adaptarse a este nuevo paradigma.

Nuestro equipo cuenta con la experiencia necesaria para impulsar el negocio digital de cualquier alojamiento que desee dar un paso hacia el futuro empezando por mejorar su capacidad de venta directa como principal palanca de rentabilidad de sus negocios y de construcción de sus marcas en el ecosistema digital.

Para nosotros, es una satisfacción poder contribuir a que este nuevo paradigma no se convierta en una amenaza constante, sino en una senda de oportunidades que ayuden a nuestros clientes a conectar con las necesidades de los nuevos perfiles de turista.

Por Raúl Domínguez Pérez, CEO & Founder at Maarlab

Smart Travel

Volver al boletín

Artículos relacionados

Deja un comentario