Los cinco mejores hoteles boutique del Caribe

Aclamado en el cine, la literatura y el folclore popular, el Caribe ha sido considerado durante mucho tiempo la mejor escapada tropical para cualquier viajero.


Este vasto conjunto de islas, un lugar de mares resplandecientes, playas de arena blanca, coloridos arrecifes de coral y lagunas solitarias, tiene una historia diversa que ha visto tribus indígenas, piratería de capa y espada, el auge del vudú y un crisol de razas y culturas de todo el mundo.

Mientras que islas importantes como Cuba y Jamaica presumen de una rica historia y una fuerte identidad cultural, lugares como Barbados, Santa Lucía y las Bahamas son más famosos por sus pequeñas islas solitarias, sus playas vírgenes y sus selvas tropicales vírgenes.

Cuando se busca un retiro tranquilo en una isla, los visitantes optan invariablemente por alojarse en un hotel boutique que destaque el impresionante entorno natural.

A continuación, Caribbean News Digital presenta su selección de los cinco mejores hoteles boutique del Caribe.

Amanera (República Dominicana)

Situado en lo alto de un acantilado, rodeado de exuberante vegetación tropical y con vistas a las doradas arenas de Playa Grande, el Amanera ofrece una lujosa e idílica escapada.

Las casas privadas ofrecen elegantes alojamientos con ventanales que van del suelo al techo y amplias terrazas a la sombra, con mesas de comedor y piscinas privadas, que aprovechan al máximo las espectaculares vistas de la bahía.

El spa, por su parte, ofrece tratamientos tradicionales con humo de palo santo, envolturas corporales con avena de papaya y exfoliaciones con café.

Se puede acceder fácilmente a actividades al aire libre como tenis, kayak y kitesurf, y los golfistas pueden disfrutar de los greens junto al océano del cercano Playa Grande Golf & Ocean Club.

En el restaurante, los huéspedes pueden degustar platos de inspiración local rodeados por las cascadas de la piscina infinita, o el personal puede organizar cenas íntimas a la luz de las velas directamente en la playa. Después de cenar, los huéspedes pueden tomar cócteles elaborados con rones locales y fumar puros liados a mano en el bar del hotel.

Spring Hotel Bequia (San Vicente y las Granadinas)

Con magníficas vistas de la bahía cercana desde su elevada ubicación en la ladera de una colina de Port Elizabeth, en las Granadinas, el Spring Hotel Bequia ofrece un relajado refugio tropical a un precio muy razonable, con habitaciones desde menos de 200 dólares.

El hotel está construido en un estilo rústico y tradicional, con acabados de piedra natural, carpintería pulida y coloridas obras de arte. Las suites tienen suelo de madera, camas con dosel y puertas de mosquitera que dan a balcones panorámicos. También disponen de TV por cable, equipo de música y conexión Wi-Fi.

El restaurante y bar del hotel, situado junto al frondoso patio de la piscina, cuenta con salones de mimbre, mesa de billar y una hermosa terraza sombreada con vistas a la selva y al océano.

Con un gimnasio, canchas de bádminton y baloncesto, un ajedrez gigante y equipamiento de playa como sillas, toallas y tubos, los huéspedes encontrarán abundantes actividades al aire libre en el hotel y sus alrededores.

Jade Mountain Resort (Santa Lucía)

El Jade Mountain Resort es una maravilla arquitectónica con pisos circulares y torres unidas por pasarelas flotantes. Aquí, las impresionantes suites cuentan con suelos de madera o baldosas, paredes de piedra natural y bañeras de hidromasaje.

Al no existir una cuarta pared, las suites se extienden directamente a generosos balcones donde los huéspedes pueden relajarse en tumbonas, sillas y en la piscina privada mientras contemplan las tranquilas aguas de la bahía de Santa Lucía y el espectacular telón de fondo montañoso.

Aprovechando al máximo las vistas, la piscina infinita del hotel, revestida de azulejos de vivos colores, está rodeada por el Jade Mountain Club, donde se sirve cocina galardonada.

Arriba, la Terraza Celestial es el lugar perfecto para disfrutar de libaciones al atardecer o contemplar el cielo estrellado de la noche. El hotel se enorgullece de sus credenciales ecológicas y de su inmersión en el entorno, con tranquilos estanques koi, bosques intactos y una política de tecnología limitada (no hay televisores ni teléfonos fijos, aunque se permiten móviles y Wi-Fi en las habitaciones) que anima a los huéspedes a disfrutar del impresionante entorno natural.

Amanyara (Turcas y Caicos)

El Amanyara es un amplio y verde complejo turístico en Turcas y Caicos, donde serpenteantes senderos conducen junto a apacibles estanques a los pabellones de los huéspedes, escondidos entre un vibrante follaje tropical. En este complejo familiar hay una gran variedad de actividades para todas las edades.

Se pueden organizar servicios de canguro cuando sea necesario. Los miembros de la familia con cuatro patas también pueden alojarse gratis gracias a una política que admite mascotas. Los lujosos pabellones y suites se abren a un entorno natural tranquilo, con vistas a estanques, piscinas infinitas privadas o al océano.

Los niños pueden participar en actividades supervisadas como tenis, fútbol y frisbee, mientras que toda la familia puede unirse a divertidas actividades como voleibol, billar y ping pong, o practicar submarinismo en el centro de buceo.

Por la noche, los huéspedes pueden cenar marisco fresco de la zona en la terraza de la isla del estanque u optar por hacer un picnic en la playa junto a una crepitante hoguera de leña.

The Caves Hotel (Jamaica)

En lo alto de un acantilado rocoso en Negril, Jamaica, con las olas rompiendo en las cuevas y grutas de abajo, la dramática ubicación de The Caves establece el tono para unas vacaciones seductoras e íntimas.

Todas las habitaciones, decoradas individualmente, están construidas al estilo tradicional caribeño, con paredes de madera y techos de paja, y disponen de terrazas amuebladas con vistas a diversos paisajes naturales. Los huéspedes pueden disfrutar de exfoliaciones corporales con azúcar moreno y masajes en el spa, o salir a navegar en kayak, bucear y pescar.

Lo más destacado del complejo son sus acogedoras grutas, cuevas naturales que se abren directamente a las aguas del océano.

La piedra labrada se funde a la perfección con las formaciones naturales para ofrecer una experiencia única, mientras que las velas y las hojas de palmera dan un aire romántico a las cenas privadas, seguidas de deliciosos cócteles de ron en el bar contiguo Blackwell Rum.

Otras opciones gastronómicas son la terraza mirador y el restaurante de playa Sands, donde se cuelgan farolillos entre las palmeras y la especialidad es el pollo al estilo jerk.

caribbeannewsdigital.com

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *