Nueva normalidad: cuando son los empleados los que piden volver a la oficina

Casos en los que la cultura corporativa pesó más que el home office. ¿Por qué estos empleados pidieron volver a tener espacios de encuentro?


Paula Krizanovic

Se dijo desde siempre que trabajar desde casa durante una pandemia no es teletrabajo. Tampoco volver a la oficina será literalmente “volver a la oficina” en el sentido de que los espacios y las formas de trabajo no serán las que se abandonaron en marzo de 2020.

Hasta el momento, el mercado de oficinas sigue en declive en la Argentina, y la mayoría de las grandes compañías ya están empezando a pensar en cómo reducir su uso de espacios de trabajo.

Sucede que, en general, las grandes empresas nacionales así como las multinacionales ya descartaron volver al tradicional modelo presencial de cinco días por semana, y se inclinan por esquemas híbridos que permitirán a los empleados mejor balance entre su vida personal y la laboral, mientras que a la vez la corporación puede pensar en un recorte de sus propios costos.

Mantener un par de días a la semana de trabajo presencial ayuda también a no perder el contacto personal y no quedar ajustadas por la Ley de Teletrabajo, que entró en vigencia este año en la Argentina, si bien muchas de estas compañías de gran tamaño cumplen los principales puntos que exige la normativa en lo que refiere a la prestación de tareas desde el hogar.

Por caso, el último informe de PwC Argentina mostró que el 81% de las firmas relevadas se inclinarán por el trabajo mixto –entre presencial y a distancia-; entre ellas, un 45% dará tres jornadas de trabajo desde el hogar por semana, y otro 35% dos jornadas.

Asimismo, el 81% de las empresas participantes confirmó que ya cubre un monto fijo (que promedia los 1.800 pesos) en concepto de conexión a internet para los empleados que están prestando tareas desde su hogar.

Las consecuencias de estos cambios ya se están notando en el mercado de oficinas más grande del país, el de la Ciudad de Buenos Aires. Según el informe de oficinas clase B de Cushman & Wakefield, durante el segundo trimestre de 2021 –cuando aún regían más medidas de restricción para la movilidad que en este momento-, este mercado evidenció un aumento de la vacancia, pasando del 7,7% registrado hace un año atrás, a 8,9 por ciento.

En la zona céntrica de la Ciudad, la vacancia es del 9,4%, mientras que en la zona no céntrica es del 7,5%. El Microcentro, Puerto Madero, y la zona de Catalinas-Plaza Roma son las que tienen más espacio de oficinas disponible. “En términos generales, podemos decir que, en el mercado de oficinas de Buenos Aires, si la vacancia no supera el 10%, quiere decir que mantiene indicadores saludables”, indicó Lucas Desalvo, Gerente de Investigación de Cushman & Wakefield.

Espacios de trabajo flexibles en HIT cowork Libertador

En el caso de los espacios flexibles de trabajo, la adaptación a esta nueva forma de trabajar de las empresas ya está en marcha. Según contó a iProfesional Gabriel Bucher, director comercial de la cadena HIT Cowork, sus clientes corporativos pueden tener una sede en uno de los edificios de la compañía, además de contratar la solución de home office que también provee esta empresa y dar acceso a los múltiples espacios de coworking de esta red.

“Así se ahorran mucho espacio, pero además pueden hacer en la semana dos días de trabajo presencial en la sede, dos días de home office y uno en el HIT Cowork más cercano a la casa de cada empleado”, afirmó.

Parece un claro triunfo del modelo mixto y del teletrabajo en general. Sin embargo, no todas las empresas están convencidas.

A pedido del público
A contramano de lo que ocurre en la mayoría de las corporaciones, a algunas compañías argentinas el pedido de volver a tener una oficina y recuperar el contacto presencial les llegó mucho antes de lo que esperaban. Así es que recientemente volvieron a contratar espacios de trabajo, tras la solicitud de sus propios equipos cansados de verse convertidos en cuadraditos por cámara de videollamada.

“En Shake Again siempre nos interesó crear un buen clima de trabajo, ser mucho más que un equipo. La pandemia hizo que sea difícil seguir compartiendo más que el tiempo de trabajo, no había almuerzos, afters o festejos, y los que hacíamos por videollamada no tenían el mismo clima. En el medio aparte, devolvimos el alquiler de las oficinas, y la sensación era muy rara”, relató a iProfesional Gastón Bercun, CEO de la agencia argentina especializada en growth marketing.

“Entramos en la pandemia siendo 35 personas, en diciembre de 2020 ya éramos 60 e hicimos una reunión en un espacio abierto por fin de año. Fue muy raro vernos la cara en persona, muchos por primera vez. Todo llevó a que la gente note más la falta de presencialidad y nos pidan de algún modo tener un lugar para tener reuniones de equipo, volver a tener alguna pertenencia física, un domicilio de oficina o un lugar para ir si te cansaste de estar en tu casa o se te corta internet, donde te cruces con gente con la que compartís virtual todos los días”, resumió el sentimiento Bercun.

Claro que el espacio que necesitaba Shake Again para acomodar a sus ahora 80 empleados es mayor, pero no es ese el único cambio en esta versión de oficina 2021. Hay, por supuesto, protocolos de prevención, pero también se utiliza de una manera mucho más flexible que antes de la pandemia: “Hoy la oficina tiene otra dinámica, es un cowork para nosotros mismos. Más allá de que la oficina tiene hoy sus protocolos, tiene también reglas, es no obligatoria. Es un lugar al que tenes que querer ir, no al que te va a obligar nadie a ir, y desaconsejamos el uso de transporte público para venir”, dijo el CEO.

¿Cómo cambió esto el panorama habitual en la agencia? “El uso es muy dispar, hay días que somos 4, y al día siguiente quieren venir 40. Implementamos un sistema de reservas, para asegurarnos que nunca venga más gente de la que el protocolo está listo para recibir. Por suerte la oficina es amplia y nos permite una dinámica sana y segura para trabajar para el cupo que establecimos”, afirmó Bercun.

En la post-pandemia, el modelo de trabajo seguirá siendo el mismo, según contó el CEO. “Tenemos espacios agradables, jardín, terraza con parrilla, y muchos espacios que ansiamos poder usar en la medida en que la pandemia lo permita. Así como las empresas buscan generar un buen lugar para trabajar, la oficina necesita también empezar a ser un lugar donde la gente quiera ir, para compartir, para aprender, para estar más cómodos y hasta para salir un rato de la casa”, sentenció.

Desde una agencia especializada en e-commerce comentaron a este medio que también vivieron una situación similar con sus empleados: “Apenas la situación lo permitió, abrimos la oficina de forma optativa porque muchos querían tener un espacio de encuentro o incluso porque no todos están cómodos trabajando en sus casas”.

En ese marco, en la agencia tienen decidido regresar al esquema mixto de trabajo con dos jornadas semanales de home office que ya tenían antes de la pandemia. Si bien aún no saben en qué momento la obligatoriedad del trabajo en oficina se volverá a instaurar, la decisión de la empresa es retomar ese modelo: “Tiene que ver con nuestro ADN, nuestra forma de hacer las cosas. Consideramos que la presencialidad es un factor indispensable para nuestra cultura”, le dijo el CEO a iProfesional.

La empresa tiene sedes en distintos países y según el directivo, un 60% del equipo usa las instalaciones al menos una vez por semana, pero ese porcentaje fue cambiando en los distintos momentos de la pandemia y de acuerdo a la cantidad de contagios.

Se mantendrán, por supuesto, las dos jornadas semanales de teletrabajo, “porque creemos fuertemente también en brindar el beneficio de poder trabajar desde casa”, indicó. Y a la vez se volvió necesario, según el directivo, retomar algunos días de presencialidad porque también son valores fundamentales la colaboración, la creatividad, los vínculos y la comunicación, que para este líder “no son iguales detrás de una pantalla”.

Pero claro que no se volverá a la misma oficina, sino a una renovada con menos puestos de trabajo por mesa, para garantizar la distancia social, y con herramientas e insumos de sanitización, además de señalización para continuar las medidas de cuidado. “Antes los puestos en las mesas eran fijos y ahora hay mesas asignadas para los equipos pero cada uno llega y se sienta en su mesa donde quiere”, dijo el CEO que ya nota los cambios que la pandemia dejó en los hábitos de trabajo.

Las nuevas oficinas de Simplestate en San Isidro

En otros casos, las empresas decidieron apostar a los espacios físicos por el crecimiento que tuvo la compañía y el staff durante la pandemia. Por ejemplo, la plataforma de crowdfunding inmobiliario, Simplestate, invirtió para mudar a su gente a un mejor espacio en San Isidro, Provincia de Buenos Aires (en foto principal del artículo).

“Parte del ADN de la empresa desde el comienzo, cuando éramos apenas un puñado de colaboradores, fue invertir en espacios flexibles y abiertos tanto para comer, reunirse y dispersarse”, contó a este medio Gonzalo Abalsamo, CEO y co-fundador de Simplestate.

Para la mudanza, la compañía se apoyó además en un nuevo concepto que querían crear, llamado SimpleHouse. “Los colaboradores mediante encuestas votaron sobre cómo querían que sea su propia oficina, lo que incluyó metegol, pin pon, fogonero, sala de meditación y relax y aro de basket. Se generó un concepto de hogar, con espacios abiertos al deporte, relajación y módulos movibles entre otras cosas. El concepto SimpleHouse fue inaugurado en marzo del 2021, fomentando un esquema mixto entre la presencialidad y el home office”, completó Abalsamo.

A su vez, para fomentar el trabajo interdisciplinario, la empresa creó dos sectores clave -el laboratorio de ideas y el jardín- que son punto de encuentro e interacción social, junto con livings dispersos y el comedor. Son populares en el equipo las charlas estilo TED con fogón de por medio en esas áreas.

Hoy en la firma de inversiones prima el esquema mixto. Para lidiar con la presencialidad en la etapa de pandemia, Simplestate implementó también una modalidad de burbuja y un sistema de “carpooling” donde la empresa se hace cargo de los gastos de traslado.

“En varios grupos en torno a capital humano donde participamos, hemos escuchado hablar mucho de reducción de costos en torno a generar una cultura de trabajo remoto. Nosotros desde el primer minuto intentamos priorizar una fuerte identidad que sólo se puede generar con un relacionamiento en la oficina. A diferencia de muchas empresas para nosotros el desarrollo de SimpleHouse es una inversión, no un gasto”, afirmó el CEO.

“Al día de hoy, todos quieren venir a SimpleHouse porque se dan cuenta de lo importante que es generar una interacción con sus pares. Hoy contamos con un esquema mixto con diversos horarios flexibles donde cada uno lo aplica en torno a sus objetivos. Y para los que viven fuera del área de la oficina, el equipo de Capital Humano implementa distintas iniciativas para hacerlos vivir este ADN también”, sentenció.

iProfesional

Volver al boletín

Artículos relacionados

Deja un comentario