Construya una carrera que refleje su carácter

El contexto en el que trabajamos puede afectar nuestro desarrollo moral.


¿Qué tan a menudo considera a su trabajo como una ruta para convertirse en la versión más moral de sí mismo? Nosotros proponemos que a través de la construcción laboral – reimaginando, redefiniendo y rediseñando su trabajo – su lugar de trabajo puede convertirse en un laboratorio moral para el desarrollo de carácter. Todo comienza reencuadrando su enfoque respecto al trabajo.

De acuerdo a la forma originalmente planteada por las académicas Amy Wrzesniewski y Jane Dutton, las personas pueden darles forma a sus empleos cambiando la manera en que piensan acerca de su trabajo; el alcance y ámbito de las tareas en que se involucran y la naturaleza de sus relaciones e interacciones con otros en el trabajo. La mayoría de los académicos y practicantes han explorado la construcción del trabajo como un medio para volverlo más significativo y satisfactorio, y potencialmente incrementar el desempeño individual. Nosotros sugerimos que usted puede hacer incluso más.

Primero, use el “cognitive crafting” para cambiar desde sus fundamentos la forma en que enfoca su empleo, reconociendo que el trabajo es un camino para el desarrollo del carácter. Al final de cada día, pregúntese si es mejor persona de lo que era cuando se despertó esta mañana – debido a lo que contribuyó en el trabajo. Después, al inicio del día siguiente, pregúntese qué puede hacer para volverse incluso una mejor persona al final de ese día. ¿A quién puedo ayudar o respaldar? ¿Con qué puedo contribuir en el trabajo que haga una diferencia positiva (para los compañeros, los clientes, mi organización, la sociedad en general)?

Segundo, recurra al “task crafting” para darle forma a sus habilidades cotidianas de una manera que evite desafíos éticos y le permita ser una influencia para el bien. Integre en sus rutinas una serie de salvaguardas que lo protejan de las tentaciones. Identifique las tareas que generan la mayor diferencia positiva, y dedíquese a ellas más a menudo. Infunda amabilidad, autosacrificio u otros fines nobles a las tareas que realiza. Desarrolle el valor para expresarse regularmente ante su equipo u organización, para sugerir mejorías significativas o denunciar la inequidad, la injusticia o la discriminación

Tercero, utilice la “relational crafting” para construir una sólida red de amigos, colegas y mentores en el trabajo, que apoyen sus esfuerzos para vivir a la altura de sus valores. Señálele a sus pares y supervisores que usted está comprometido a tener un comportamiento ético en el trabajo, y encuentre un mentor que esté dispuesto a guiarlo a través de los desafíos éticos. Intente enfocar cada interacción como una oportunidad de construir, elevar, respaldar o alentar.

A todos nos forma el entorno, y a pesar del poder de la construcción laboral, el contexto en el que trabajamos puede afectar nuestro desarrollo moral. Trate de encontrar un trabajo alineado con sus valores morales personales y que le permita construirlo de forma que le ayude a desarrollar su carácter moral.

La investigación psicológica sobre la elevación — la emoción moral experimentada al ser testigos de los actos virtuosos de los demás, que lleva al deseo de convertirse en una mejor persona – sugiere que la moralidad puede ser contagiosa. Construir su trabajo de forma que lleve a un comportamiento ejemplar pudiera resultar en un contagio moral que también beneficie a otras personas en su organización.

Panamá América

Volver al boletín

Artículos relacionados

Deja un comentario