Cinco maneras de elevar la autoestima de tu equipo de trabajo

Por Santiago Bras Harriott, fundador de Coaching Argentina

El desánimo y la frustración merman la capacidad y productividad de los empleados, y no se resuelve con una palmadita en la espalda. Los pasos a seguir


No importa cuán inteligentes y hábiles sean tus empleados, si están desanimados, si no sienten que con su aporte pueden marcar la diferencia o no confían en que sus propuestas son escuchadas, lo más seguro es que van a rendir por debajo de su potencial.

La manera de revertir esa falta de confianza es abonar su autoestima. Y no alcanza con una palmadita en la espalda para ello, es necesario analizar la situación, conocer a cada uno y encarar una estrategia específica.

Lo primero que hay que hacer es reconocer dónde están, qué es lo que están haciendo y, sobre todas las cosas, conocer cuál es su función.

Como líder de equipo es mucho lo que podés hacer para generar autoconfianza en tu equipo de colaboradores, que se sientan bien con ellos mismos, que pongan a pleno sus capacidades únicas y que trabajen cómodos, con entusiasmo y motivación frente a cada desafío.

Estas son algunas de las herramientas para poner en práctica:

1. Beneficios

El salario no siempre es suficiente como reconocimiento a un empleado. Podés brindar distintos beneficios corporativos y que no sean de la corporación también, que agregan valor a la calidad de vida. Por ejemplo, organizar canjes de la empresa con algún lugar gastronómico o con algún lugar donde la persona pueda ir a relajarse.

2. Actividades extralaborales

Una vez por mes hacer “terapias alternativas”, actividades diferentes en donde el equipo comparta un momento fuera de lo laboral, como ir a comer afuera, un día de spa, una tarde de pileta para todos los empleados, algo distinto que permita que el empleado se pueda descontracturar.

3. Evaluaciones de desempeño

Marcarles las 3 funciones principales de cada empleado y aparte decirle que las está haciendo correctamente. Y si las está haciendo mal, con tu “mano derecha” o vos mimso, buscás la forma de que esa persona se eleve un poquito. Con el viejo método del lápiz y papel te sentás a hablar con el empleado y le das el feedback que necesita. Y a partir de ahí se sentirá contenido, con pautas y metas claras.

4. Destacar a cada uno

Recalcar los valores que tiene. Esas virtudes que tiene ese empleado fabuloso rescátaselas, ponelas al máximo, motívale, tenés que buscar la forma de que se sienta en paz y esté feliz.

5. Generar buen clima

Que se sienta cómodo, que esté tranquilo y que se sienta bien en su función. Que tenga una compañía que trabaje en equipo, que esté buena, que tenga unión. Así se va a sentir contenido.

Tiene que haber mucha comunicación para que el empleado tenga la autoestima arriba. La autoestima es el quererse, el amarse y el darse a conocer, saber escucharse, expresar como es uno mismo.

Si vos habitualmente te hacés un tiempo para resaltar todo esto y le das a tu empleado las bases principales que tiene todo ser humano para poder vivir, podés estar tranquilo: el empleado que vos tenes va a estar perfectamente y va a dar lo mejor de sí.

iProfesional

Volver al boletín

Artículos relacionados

Deja un comentario