Astroturismo en Argentina

El astroturismo es una rama dedicada a la astronomía y al disfrute de la observación nocturna para expertos o curiosos del tema. Los cielos más estrellados de Argentina se pueden observar en:


Parque Nacional El Leoncito, San Juan: En el departamento de Calingasta, el Parque Nacional El Leoncito, además de brindar opciones de trekking, cascadas y senderos, es uno de los escenarios predilectos para el astroturismo. El Complejo Astronómico El Leoncito recibe a miles de turistas locales e internacionales ansiosos por embarcarse en la travesía estelar, preparados para vivenciar un encuentro único con el universo. Sus 2552 metros sobre el nivel del mar facilitan la tarea de acortar la distancia entre la Tierra y la atmósfera para presenciar la función.

Malargüe, Mendoza: tierra de vinos y  también tierra de estrellas y rayos cósmicos. Estas partículas subatómicas provienen del espacio viajando a velocidades cercanas a la luz y están repletas de energía, bombardeando constantemente la Tierra y produciendo un efecto llamado lluvia cósmica. Un misterio encerrado en la provincia mendocina donde participan 500 investigadores de 90 instituciones en 16 países (muchos ellos del CONICET). De dónde vienen las partículas y cómo se propagan todavía es una incógnita.

Parque Astronómico de La Punta, San Luis: El campus de la Universidad de La Punta, en San Luis, aloja un espacio destinado a la divulgación científica y el aprendizaje de los astros: El Parque Astronómico de La Punta. Las alternativas para conocer el imperdible puntano son muchas: un Planetario, el Solar de las Miradas, un espacio temático con réplicas de instrumentos pre-telescópicos, el muro “Del Big Bang a las Galaxias”, donde se muestra de forma sencilla y resumida los primeros minutos de la creación del universo, y el Observatorio Buenaventura Suárez, perfecto para que los usuarios se deleiten.

Parque Provincial Salto Encantado, Misiones: Una cascada de agua de 64 metros, entorno selvático propio de Misiones y una experiencia cargada de historia. Contempla 13.227 hectáreas repletas de verde y listas para ser exploradas. Durante el día el avistaje de fauna y flora local es moneda corriente, pero por la noche también despliega alternativas astronómicas, esta vez de la mano de un guía de la nación Mbya Guaraní (una rama del pueblo guaraní) que explica la mirada nativa sobre la cosmovisión y las leyendas que recorren la región.

Artículos relacionados

Deja un comentario