Japón luce con orgullo sus playas y bosques bioluminiscentes

La bioluminiscencia de los calamares luciérnaga y los hongos bioluminiscentes crean espectáculos únicos y maravillosos en Japón, que hay que descubrir.


La biolumiscencia es un fenómeno natural que permite a determinados organismos brillar con luz propia y crear un maravilloso espectáculo natural durante la noche. Japón luce con orgullo alguno de los parajes que consiguen un efecto muy curioso y agradable gracias a animales y hongos que durante las horas nocturnas producen una curiosa luz que maravilla a quien consigue verla. No, no es magia. Es naturaleza.

Hotaruika, el calamar luciérnaga

Este pequeño calamar, llamado también calamar luciérnaga, solo mide unos 8 centímetros, pero tiene la característica de que emite una luz brillante que es perceptible durante la noche. En la bahía de Toyama, situada en Japón y considerada como una de las más bellas del mundo, se dan cita millones de estos calamares durante los meses de marzo a junio.

Es la época de la reproducción y la acumulación de estos pequeños calamares hace que el agua brille gracias a la capacidad que tienen estos animales. Muchos turistas, tanto extranjeros como japoneses, se acercan esos meses a la ciudad pesquera de Namerikawa, donde se tiene al Hotaruika como algo más que un simple calamar.

En esta ciudad está el museo sobre el Hotauika, en el que se puede conocer más sobre el mismo, su presencia en la zona y más información sobre él. Además, se organizan salidas durante la madrugada para poder ver el espectáculo bioluminiscente que ofrece la alta concentración de calamares en la bahía.

Y no solo eso, porque el calamar luciérnaga está considerado como manjar y es protagonista de muchos platos típicos. Se sirve como plato principal, pero también como acompañamiento y base para otras recetas típicas de la región. Un espectáculo luminoso que va más allá de la observación y que se convierte en un deleite para los sentidos.

Bosques luminosos

Tierra adentro también se puede disfrutar del espectáculo de la bioluminiscencia. Alguno de los bosques de Japón son ricos en varias especies de hongos bioluminiscentes. Estos reciben el nombre de mycena lux-coeli, y se extienden por varios de ellos. En lugares como el bosque Tatsugo en la isla Amami, o en Mesameyama se pueden admirar sin problemas. En Mesameyama se organizan visitas guiadas durante la madrugada para poder ver este espectáculo luminoso de la naturaleza. Siempre siguiendo al guía y sin dañar el frágil ecosistema que permite que vivan los hongos bioluminiscentes.

Otro de los lugares donde se realizan visitas nocturnas para contemplar este curioso fenómeno es la isla de Chichijima. La época ideal para la observación de este espectáculo natural es de mayo a noviembre, que son los meses cuando más brillan y más luminosidad emiten.

porconocer.com

Artículos relacionados

Deja un comentario