Ecuador cuenta con dos nuevos ‘Pueblos Mágicos’ para turismo

La lista de Pueblos Mágicos de Ecuador aumentó con la inclusión de otras dos localidades merecedoras de esa condición por su potencial en el sector turístico.


Pimampiro, en la provincia de Imbabura, y la Isla Floreana, perteneciente al archipiélago de Galápagos, son las nuevas localidades que obtuvieron el galardón.

‘La vocación turística de esta localidad y el cumplimiento de todos los requisitos establecidos por el Programa Pueblos Mágicos del Ecuador, que impulsa el Ministerio de Turismo, le hace acreedora de este título, que sin duda será un impulso para que más viajeros visiten Pimampiro’, señaló la titular de esa cartera de estado, Rosi Prado.

Conocido como la ‘Tierra del Sol’, Pimampiro cuenta con un gran potencial paisajístico y etnocultural y manifestaciones como el ‘Trueque del Sol’, costumbre milenaria que consiste el intercambio de bienes y productos, sin el uso de dinero, devenida en patrimonio inmaterial del Ecuador.

Por otra parte, Isla Floreana, primer territorio de las Galápagos en ganar la distinción, resaltó por su riqueza histórica, la calidez de la gente y encantos naturales.

Sobre ella, Prado señaló que la declaratoria permitirá brindar acompañamiento por parte de los técnicos del Ministerio de Turismo para incentivar emprendimientos, promoción y otros beneficios en la zona.

La isla fue una de las primeras en ser habitadas en el archipiélago y actualmente cuenta con una población aproximada de 188 habitantes.

Con las dos recientes denominaciones suman 15 los cantones de Ecuador que ostentan el reconocimiento,entre ellos: Shushufindi, Lago Agrio, Patate, Alausí, Cotacachi, Zaruma, San Gabriel, Guano, San Antonio de Ibarra, Portoviejo, Rumiñahui, Azogues y Chordeleg.

Atributos simbólicos, leyendas, historia, hechos trascendentes, cotidianidad, son algunas de las características que pueden llevar a una urbe a convertirse en destino turístico y por consiguiente en un Pueblo Mágico.

prensa-latina.cu

Artículos relacionados

Deja un comentario