Meteora, un rincón que te sorprenderá en Grecia

La región de Meteora es una de las más visitadas de Grecia, ya que ofrece una imagen sorprendente, con formaciones rocosas que albergan sorprentes monaterios.


Grecia es siempre un destino que apetece. Esa mezcla de historia, patrimonio, sol y ambiente mediterráneo es algo que no se puede dejar pasar y que siempre sorprende al viajero. El país heleno está repleto de lugares maravillosos y entre todos ellos, posiblemente destaca Meteora. El mismo nombre ya adelanta lo que vamos a encontrar allí.

Meteora significa «rocas en el aire» y eso es precisamente lo que vamos a encontrar allí. Un grupo de formaciones de roca arenisca formadas bajo el mar que quedaron en la superficie hace millones de años. Unas rocas en las que los primeros habitantes de la zona descubrieron cuevas naturales donde decidieron construir monasterios para estar bien cerca de Dios.

Un lugar cercano a Dios

Estar cerca de Dios, en un lugar de difícil acceso y en completa soledad fue un buen aliciente para que los primeros ermitaños se ubicaran en esas cuevas excavadas por el elementos en la superficie de la roca. Con el paso del tiempo comenzaron a tomar forma los monasterios y las pequeñas parcelas de tierra fueron cultivadas para obtener alimentos para los pocos monjes que ocupaban estos edificios.

El acceso a estos monasterios es muy complicada y para subir los alimentos y equipamiento que necesitaban los monjes se utlizan sistemas de poleas, cuerdas y cestas. Un sencillo mecanismo que requiere mucha complejidad, desde luego. Se llegaron a construir 24 monasterios, aunque actualmente solo quedan 13 en pie. De ellos, se pueden visitar seis.

El primer monasterio, llamado Megalo Meteoro, fue el construido en 1336 por un monje llamado Athanasios y se puede visitar. Junto al monasterio se puede ver la cueva donde vivió antes de levantar el edificio, en plan asceta. Corona una roca de 536 metros de altura y es una de las vistas más espectaculares de Meteora.

La visita a Meteora suele ser de dos días y se hace noche en la zona. Las poblaciones más cercanas son Kastraki y Kalambaka, dos ciudades bastante turísticas y que tienen mucha vida. Se encuentra a unas cinco horas en coche desde Atenas y es una de esas visitas que hay que realizar cuando se visita Grecia. Hay varias visitas guiadas que se pueden contratar desde estas ciudades y que permiten conocer mejor uno de los entornos más interesantes del país.

porconocer.com

Artículos relacionados

Deja un comentario