Estos son los puentes de Lisboa, dos iconos de la capital lusa

La ciudad de Lisboa une ambas orillas del río Tajo con dos puentes construidos en el siglo XX y que se han convertido en iconos de la capital portuguesa.


La ciudad de Lisboa es uno de los destinos más cercanos si hablamos de otro país. Así que se puede convertir en uno de los lugares elegidos por los españoles para disfrutar de las vacaciones de verano. Hay muchas cosas que visitar en Lisboa, pero si hay algo que determina la imagen de esta ciudad son sus dos puentes. El puente Vasco da Gama y el puente 25 de abril unen ambas orillas del Tajo y son parte del paisaje de la ciudad.

Puente 25 de abril

Este emblemático puente es la imagen más reconocible de Lisboa. Recuerda al puente Golden Gate de San Francisco y es bastante normal, ya que fue diseñado por los mismos responsables que aquel. Se encuentra sobre el estuario del río Tajo y permite el paso desde la ciudad de Almada y el barrio de Alcántara desde la década de los años 1960,

El puente 25 de abril mide 2,2 kilómetros de longitud y está compuesto por 14 vanos, aunque el más extenso es el central, que alcanza los 1.013 metros. El resto son bastante más cortos y permiten la circulación de coches con una velocidad máxima de 70 km/h. A partir de esa velocidad, el tráfico puede dar problemas a la estructura del puente.

Para cruzar el puente en dirección a Lisboa hay que pagar un peaje, que no alcanza los dos euros, pero en dirección contraria, de salida de la ciudad, es gratuito. Además del paso de coches, el puente 25 de abril permite la circulación de trenes por la plataforma inferior.

El puente 25 de abril forma parte de la imagen más icónica de la ciudad y mantiene su servicio de conexión entre ambas orillas del río. Esta es la ubicación del puente 25 de abril en Google Maps.

Puente Vasco da Gama

Este puente es mucho más reciente y más largo que el anterior. Se encuentra en la zona del Parque de las Naciones, donde se celebró en 1998 la Exposición Mundial de Lisboa. Conecta el Noroeste de la ciudad con la ciudad de Montijo y tiene 17,1 kilómetros, aunque solo 12 de ellos están sobre el río. Esto lo convierte en el puente más largo de Europa y el noveno del mundo.

La altura sobre el agua del río tiene su punto máximo de 155 metros. Su función es aligerar de tráfico el puente 25 de abril y desde que se inauguró a finales del siglo pasado, permitió salir y entrar de la ciudad de manera más rápida y ahorrar varios kilómetros en la conexión con el Sur de Portugal.

También es un puente de peaje y su coste es algo superior al otro, con un precio de 2,6 euros a fecha de 2020. Junto al puente 25 de abril, es uno de los símbolos de la ciudad y no solo como punto de acceso a la ciudad.

porconocer.com

Artículos relacionados

Deja un comentario